Mapamundi de berlinas premium: El poderoso triunvirato alemán

berlinaslujoportada_f1502a84b78b353ca31729fe0.jpg
Raúl Toledano19 abr 2013
Repasamos el mapamundi de las berlinas premium, segmento dominado históricamente en España por las poderosas marcas alemanas, que apenas cuentan con la oposición de la sueca Volvo y la británica Jaguar, la presencia testimonial de las japonesas, y el desplome paulatino del resto: Citroën, Renault, Lancia, Opel…
A pesar de la irrupción de los lujosos todocaminos, las berlinas siempre han sido los modelos distintivos de todo fabricante que busque exclusividad. Tanto firmas premium como generalistas han posicionado sus berlinas como los modelos más representativos (de estatus) de sus respectivas gamas, con precios no al alcance de todos los bolsillos. En España, en los últimos 30 años, los alemanes de Mercedes, BMW y Audi se han ido repartiendo el liderazgo en este segmento, con la marca de los cuatro aros ocupando habitualmente posiciones de privilegio dentro del ‘Top 10’ de superventas.
Dejando de lado las incipientes berlinas de diseño deportivo o coupeizado, las tres marcas germanas ofrecen cada una tres berlinas, por un lado las de tamaño medio (segmento D) con unas ventas más que aceptables que superan incluso a las de algunos rivales generalistas; y por otro, las de tamaño grande (segmento E) y de representación (segmento F). Con esta diversificada oferta, Mercedes, BMW y Audi salvaguardan, no sólo sus intereses comerciales, sino su imagen de marcas lujosas, sofisticadas y a la vanguardia del sector. Tan bien lo hacen que los también alemanes de Opel han desistido en la batalla del lujo (su última gran berlina fue el Omega, ahora el Insignia lo posicionan como el sucesor del Vectra) y otros, fuera de las fronteras germanas, están empequeñeciendo.Estas berlinas lujosas no buscan volumen de ventas, sino consolidar la imagen estatutaria del fabricante
Especialmente alarmante es el caso francés. Tres marcas: Renault, Citroën y Peugeot, estas dos últimas pertenecientes al Grupo PSA, viven cada vez más alejadas del lujo. La firma del rombo pelea a duras penas en el segmento E con el Latitude, con ventas testimoniales y con los arriesgados diseños de sus antecesores (Safrane, Vel Satis) cayendo como una pesada losa sobre sus hombros. La firma del doble chevrón anunciaba a finales de 2012 que dejaba de producir el Citroën C6, una berlina que perpetuó la tradición de la marca con la suspensión neumática en el segmento (antes con el CX o XM) y que con su desaparición se agarra al lujo con la nueva gama DS que tiene al DS5 como su máximo exponente. De las tres, Peugeot ha sido siempre la más conservadora y actualmente cubre los huecos dejados por el 407 (segmento D) y 607 (segmento E) con un único modelo: Peugeot 508.Ante el dominante triunvirato alemán, Opel ha desistido; las francesas empequeñecen; y Lancia resucita a la desesperada
Desde Italia, el asunto de las berlinas de lujo se reduce a dos marcas: Maserati y Lancia. La primera se posiciona por precio y exclusividad incluso por encima del trío alemán con su Quattroporte (segmento F) y es por ello que en 2014 lanzará una berlina más modesta, con motores diésel por primera vez en la historia de la marca, y de nombre Ghibli. Por su parte, Lancia nunca ha tenido gran repercusión comercial en España con sus berlinas (Thesis y Thema) y ahora aprovechando el acuerdo en Europa entre el Grupo Fiat y el Grupo Chrysler resucita el Lancia Thema, que no es más que un Chrysler 300C adaptado a los gustos del cliente europeo.

apoyolujo_e8df8c49855f6a62006f545f8.jpg

Antes de cambiar de continente, Gran Bretaña, la cuna del gran lujo con Rolls Royce y Bentley como principales baluartes. Dejando fuera la producción artesanal, casi barroca, de ambas firmas, Jaguar (del grupo indio TATA) es una de las últimas alternativas vivas con posibilidades reales frente al imperio alemán: Jaguar XF y Jaguar XJ. Subiendo de latitudes, la sueca Volvo es otra de las marcas que mínimamente da la cara entre las berlinas de lujo con S60 y S80. Saab, en un interminable proceso de pujas por su titularidad, tuvo (o tiene) en el 9-5 una alternativa premium de altísima sofisticación y personalidad.Jaguar y Volvo son las alternativas más solidas
Fuera de Europa, las berlinas japonesas y estadounidense. En el primer caso, las deportivas Honda y Mazda tienen en el Accord y Mazda6 dos notabilísimos productos principalmente por sus cualidades dinámicas, aunque ambas alejadas de la fastuosidad de la que hoy hablamos. Y de la que sí hacen gala dos competidores muy jovenzuelos (1989) creados por los dos gigantes nipones Nissan (Infiniti) y Toyota (Lexus). Ésta última con la propulsión híbrida por bandera y tres berlinas de tamaño escalonado como las marcas alemanas (IS, GS y LS). Infiniti, por su parte, está en plena remodelación de la nomenclatura de su gama. Mientras, las berlinas ‘yankees’ de lujo implantadas en España han perdido paulatinamente presencia, quedándose el Cadillac CTS (con motores V8 de hasta 564 cv) como uno de los últimos reductos (ya lejos en el tiempo, 1997, queda el Scorpio con el que Ford competía en el segmento E).Las marcas de lujo más jóvenes llegan desde Japón, Lexus e Infiniti, ambas con varias berlinas en sus respectivas gamas