M3 cabrio

0

Inicio

DESCAPOTABLE DE CARRERAS

BMW ya tiene su M3 Cabrio en el mercado español. Un descapotable -para 4 auténticas plazas- con el impresionante motor del último M3, el 6 cilindros de 3.246 cc y 343 CV y con el que estrena la nueva caja de cambios secuencial SMG II.
El nuevo M3 Cabrio es una de las pocas opciones de descapotables de 4 plazas de muy altas prestaciones y no menos alto precio (casi 11 millones), que como sus antecesores se orienta a un nicho muy exclusivo de mercado de una clientela exigente que quiere combinar la carrocería sin techo, las altas prestaciones y a la vez, la capacidad normal de un turismo.

Diseño

DISEÑO

La capota es de accionamiento eléctrico, dotada de luneta térmica de vidrio, los asientos son regulables eléctricamente y con el diseño especial M, y el maletero dispone del mismo sistema de los demás descapotables de la Serie 3 para obtener un óptimo aprovechamiento del volumen, con una palanca lateral que sube hacia arriba el vano para la capota cuando ésta está echada, con lo que la capacidad puede llegar hasta los 300 litros (40 más que a coche descapotado).
En cuanto a la línea, hasta el marco del parabrisas no varía sobre sus hermanos cerrados, luego la línea de cintura se mantiene, desapareciendo el techo, lo que reduce su altura total con capota (1,4 cm menos) sobre el techo de chapa.

El conjunto resulta bastante sobrio y discreto, aunque no puede ocultar la indudable fuerza que emana de sus pasos de rueda y salidas gemelas de escape doble. Pero siempre bajo un aire elegante y armonioso, demostrando que el toque ‘racing’ no tiene porqué ser hortera, como no podía ser menos en un coche de su precio.

Mecánica

MECANICA

El M3 Cabrio presenta el mismo bastidor de la berlina M3, ligeramente reforzado (el peso total sube a 1.655 kg), con una estructura antivuelco integrada, entre el marco del parabrisas y los apoyacabezas traseros, cuyos arcos sobresalen automáticamente en caso de vuelco.
Además, el control dinámico de estabilidad de BMW (el DSC) forma parte del equipo de serie, lo mismo que las impresionantes llantas de aleación, de 18 pulgadas de diámetro y 8 de ancho delante por 9 detrás, con neumáticos de 225/45 ZR 18 y 245/40 ZR 18, respectivamente. Y en opción, pueden llegar a 19 pulgadas, como las del M3 cerrado. El motor es el mismo de su hermano, el explosivo 3.246 cc de 343 CV a 7.900 rpm, con casi 38 mkg de par a 4.900 rpm, capaz de permitirle unas prestaciones realmente de competición: acelera de 0 a 100 km/h en sólo 5,5 segundos y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h.

Pero lo más original de este M3 Cabrio es sin duda su cambio, el automático secuencial SMG, que en esta segunda generación recibe el nombre de Drivelogic y estrena levas de accionamiento al volante (ver recuadro). Y en cuanto a los frenos son los mismos del M3 coupé, realizados en material compuesto, con discos de gran diámetro ventilados en las 4 ruedas y pinzas delanteras de 6 pistones.

Drivelogic

EL NO VA MAS EN CAMBIO SECUENCIAL – SGM DRIVELOGIC

El BMW M3 Cabrio estrena la segunda generación del cambio secuencial sin pedal de embrague SMG (porque en realidad no es un cambio automático y no dispone de convertidor de par), desarrollado en colaboración con Getrag y Sachs, y con un ‘software’ electrónico modificado, bajo el nombre de Drivelogic, que permite adaptar los estilos de cambio según once programas diferentes.

Ahora, y además de la palanca manual, que en modo secuencial reduce marchas al impulsarla hacia adelante, y sube cuando se tira hacia atrás (el modo más intuitivo), posee dos levas al volante, la de la derecha para subir de marcha y la de la izquierda para bajar, igual que en un Fórmula 1.
Como en el primer SMG se trata de un cambio manual de 6 marchas totalmente robotizado, donde todos los elementos de mando de la caja funcionan ‘by wire’, sin conexiones mecánicas, accionados los cambios por un servomando hidráulico, con una bomba que acciona automáticamente el embrague, hasta realizar los cambios en 8 centésimas de segundo, algo muy difícil de lograr con un cambio manual (un conductor rápido suele tardar como mínimo 3 décimas de segundo) sobre todo en reducciones, si se practica el doble embrague, que por cierto realiza automáticamente este SMG al bajar de marcha cuando es necesario.
Con todas las ventajas de un cambio manual (incluido el menor consumo, inferior al obtenido con un cambio manual) y del automático (que también puede utilizarse de modo total, situando la palanca en ‘A’), este SGM Drivelogic representa el cambio de automóvil más sofisticado y perfecto en estos momentos, con seis relaciones, uso secuencial y transmisión directa (sin convertidor de par). Además, posee seis programas de actuación, que van desde el más reposado (S1) al más deportivo (S5), y con uno (S6) de pura competición, en el que se desconecta el DSC (control dinámico de estabilidad). En resumen, el no va más del cambio secuencial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.