Lotus Elise Eco: ¡Con placas solares!

Enrique Marco21 jul 2008
Lotus lleva al Salón del Automóvil de Londres un prototipo ecológico del Elise, compuesto por materiales reciclables y placas solares para alimentar la electrónica. ¿Quién dijo que ecología y deportividad eran incompatibles?
Desde que este año entrara en vigor la nueva normativa que determina una tasa para el impuesto de matriculación mayor o menor dependiendo de la cifra de emisiones de CO2, la inmensa mayoría las marcas se afanan en reducir dicha cifra y, tras lograrlo, basan sus campañas de comunicación y publicidad en contar al público lo respetuosos con el medio ambiente que son sus nuevos vehículos. Bien es cierto que todos los estudios coinciden en que cuanto menos CO2 emitan los vehículos menos se agravará el problema del cambio climático, pero también es cierto que el concepto de ecología en la fabricación de automóvil no ha de reducirse a tan simple cifra, pues en realidad es mucho más amplio.

a fondo Lotus Elise Eco 1

La marca Lotus, que siempre ha tenido una personalidad propia, así lo entiende, y presentará la próxima semana en el Salón del Automóvil de Londres un prototipo que basa su conciencia ecológica en el uso de materiales reciclables, en la reducción de peso y en el montaje de placas solares en el techo para alimentar los sistemas electrónicos del coche principalmente. Con todas estas medidas se logra contaminar menos en el proceso de montaje, además de provocar un menor impacto a largo plazo cuando la vida del vehículo llegue a su fin.
Como norma principal en Lotus, el peso siempre ha sido un aspecto de vital importancia. Si ya de por sí todos los modelos de la marca británica son muy ligeros, el Elise Eco lo es todavía más (828 kilos, 32 kilos menos que el Elise S, modelo del que deriva). Elementos como las llantas de aleación que son ultraligeras, o incluso un equipo de sonido que con los modernos sistemas iPod logra reducir 1,5 kilos el peso total del equipo, son algunos de los apartados por lo que se logra un peso final tan ajustado.
Con todo lo visto en estas medidas ecológicas no se perjudica en absoluto la deportividad del coche. De hecho, este pequeño biplaza, con su motor de origen Toyota de 1,8 litros y 134 cv, es capaz de superar los 200 km/h con facilidad y de acelerar de 0 a 100 km/h en un brillante tiempo de 6,1 segundos. Eso sí, esta versión Eco ha añadido en el panel de instrumentos un testigo verde que se ilumina para recomendar el cambio de marcha a una velocidad superior, con el fin de no hacer trabajar en exceso al motor y contener tanto las emisiones como el consumo de combustible.