Los vendedores de automóviles no creen en un plan de ayudas aislado:

Los vendedores de automóviles no creen en un plan de ayudas aislado 1
Agencia EFE20 ago 2012
El presidente de la asociación de vendedores de automóviles Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, dijo hoy a Efe que un plan de ayudas para la compra de coches aislado, tipo Renove o 2000E, 'dadas las actuales circunstancia de desconfianza del consumidor, no es la solución para hacer crecer las ventas'.

Sánchez Torres señaló como argumentos de su opinión el escaso eco que han tenido estas ayudas en Cantabria, única comunidad que por ahora las aplica, y el plan francés que se aplica solo a eléctricos y a híbridos y que ya existe en España sin que las ventas de este tipo de coches hayan repuntado, siguiendo bajo mínimos.

El presidente de Ganvam abogó para intentar cambiar la coyuntura por 'un conjunto de medidas bien coordinadas, que no todas supongan carga económica para las arcas del Estado'.

Así se postuló en favor de un Plan 2000E o similar, pero acompañado de otras acciones como los controles rigurosos en las ITV, 'necesario cuando un 20 %- 25 % del parque las eluden', medidas fiscales, 'como suprimir el Impuesto de Matriculación', acabar con 'la demonización del automóvil desde determinados ámbitos de la Administración' y terminar con la venta fraudulenta en las calles y las redes ilegales de talleres.

Otro marco de actuación demandado por el presidente de Ganvam en sus declaraciones a Efe se centra en una mayor vigilancia en las transferencias de vehículos entre particulares, que crecen de forma significativa en los vehículos de más de diez años, sin las garantías de buen estado y reparación que ofrecen las redes de distribución oficiales o el comercio independiente especializado.

Sánchez Torres puntualizó que 'no basta sólo con un plan, pero como no se tomen un conjunto de medidas perfectamente coordinadas, no sé donde vamos a terminar'.

Apeló también a concienciar a las autoridades públicas sobre la necesidad de renovar el parque automovilístico, cuya antigüedad creciente echa abajo los objetivos de seguridad vial y de protección medioambiental y se escudó en unas recientes declaraciones de la directora General de Tráfico, María Seguí, sobre el factor de riesgo que implica un coche viejo.