Los nuevos límites de velocidad no entrarán en vigor hasta el otoño:

Los nuevos límites de velocidad no entrarán en vigor hasta el otoño 1
Agencia EFE12 jun 2014
Los nuevos límites de velocidad en las vías urbanas e interurbanas no entrarán en vigor hasta el otoño, ya que el Reglamento de Circulación que los regulará no se aprobará al menos hasta finales de este mes y tendrán que transcurrir tres meses más hasta su aplicación.

Así lo ha manifestado a los periodistas la directora general de Tráfico, María Seguí, durante su asistencia a las jornadas organizadas por su departamento que, bajo el nombre de 'Políticas europeas de movilidad urbana. Hacia una ciudad inteligente y segura', se celebran hoy y mañana en Madrid.

El texto del futuro Reglamento está en fase de alegaciones y no será hasta después del verano cuando entre en vigor, aunque Seguí ha dicho que algunas de sus medidas pueden ser aplicadas de forma voluntaria por los usuarios porque, como ha dicho, cada uno tiene el poder de levantar el pie del acelerador.

Según prevé Tráfico, los nuevos límites permitirían subir la velocidad máxima en autovías y autopistas de 120 a 130 kilómetros por hora, pero solo en determinados tramos y con unas condiciones específicas aún no concretadas.

Mientras, se reducirá de la velocidad máxima a 90 kilómetros por hora en las carreteras convencionales con arcén de 1,5 metros, establecida actualmente en 100.

El borrador del Reglamento plantea situar la velocidad máxima en 70 km/h en las carreteras convencionales de 6,5 metros de ancho y con línea longitudinal que separa ambos sentidos y si la línea no existe, el límite será de 50.

Por su parte, en vías urbanas y travesías la velocidad máxima seguirá siendo de 50 km/h, pero el documento rebaja hasta 30 km/h en aquellas vías con un solo carril y sentido único de circulación o con un carril por sentido, y a 20 km/h en las calles con plataforma única de calzada y acera.

Seguí ha dejado claro que la reducción en muchas calles de las ciudades de los límites máximos mejorará la convivencia en ellas de ciclistas, peatones, motoristas y vehículos y reducirá la siniestralidad.

Ha recordado que el 25 por ciento de los fallecidos y el 60 por ciento de los accidentes de tráfico en los que hay al menos un herido se registran en las ciudades, donde mueren además la mayoría de los 280 peatones que pierden la vida por atropello.

Las medidas, ha subrayado la responsable de la DGT, redundarán en un mayor uso de la bicicleta, que podrán usar de forma más segura la calzada allí donde existan carriles-bici.