Los fabricantes de automóviles mantienen el optimismo pese a la caída de ventas en enero:

Los fabricantes de automóviles mantienen el optimismo pese a la caída de ventas en enero 1
Agencia EFE04 feb 2014
Los tres principales fabricantes de automóviles en Estados Unidos, General Motors, Ford y Toyota, achacaron al mal tiempo la caída de sus ventas en el primer mes de 2014, mientras que el resto de sus competidores disfrutaron de aumentos de la demanda.

A pesar del mal inicio del año para los principales fabricantes en Estados Unidos, todos coincidieron en señalar que las cifras de enero no son indicativas de lo que va a ser 2014.

'Nuestra guía de ventas para el año sigue entre 16 y 17 millones de vehículos. El año pasado terminamos con ventas de 15,9 millones así que vamos a ver crecimiento este año pero no será la misma tasa de aumento que vimos en 2013 y 2012', dijo durante una teleconferencia Erich Merkle, analista de ventas de Ford.

General Motors (GM) también predijo unas ventas este año de entre 16 y 16,5 millones de vehículos en Estados Unidos, que de confirmarse serían los mejores números del sector desde 2007.

Pero ha sido General Motors (GM), quien estrenó el 15 de enero nueva dirección de la mano de Mary Barra, quien más perdió, un 14%, en los primeros 31 días de 2014. Por detrás, las ventas de Ford y Toyota cayeron un 7%.

'Las extremas condiciones invernales este enero en el sur, medio oeste y noreste abatió aún más las ventas de GM y el sector', dijo General Motors al presentar hoy los resultados.

'Dadas las malas condiciones meteorológicas en nuestras principales regiones de ventas, hemos tenido suerte de retener las ventas a particulares tan bien como lo hicimos', dijo por su parte John Felice, vicepresidente de Ventas de Ford en Estados Unidos.

Y Toyota no se quedó atrás en su explicación de los malos resultados.

'Enero empezó bien pero las condiciones meteorológicas ralentizaron las ventas del sector y mercados clave a finales de mes', dijo Bill Fay, gerente general de la división Toyota.

Las fortunas de los tres principales fabricantes en Estados Unidos sirvieron para que el Grupo Chrysler, que acaba de fusionarse con Fiat para formar Fiat Chrysler Automobile (FCA), se divirtiese a su costa.

'El mal tiempo parece que sólo afectó a los concesionarios de nuestros competidores, ya que tuvimos un gran mes de enero con el aumento de las ventas del 8% y logramos nuestro 46 mes consecutivo de aumentos de ventas', dijo Reid Bigland, responsable de ventas del grupo en Estados Unidos.

Pero las condiciones meteorológicas de enero, con fuertes nevadas, sí parece que tuvieron efecto sobre los consumidores estadounidenses, ya que el crecimiento de las ventas del Grupo Chrysler estuvo impulsado por la alta demanda de los vehículos todoterreno de la marca Jeep.

No en vano, los anuncios de televisión de Jeep en Estados Unidos muestran sus vehículos superando con facilidad paredes de nieve.

Por detrás de los cuatro principales fabricantes de automóviles, las ganancias y las pérdidas se alternaron.

Mientras que el grupo Honda (formado por las marcas Honda y Acura) registró ventas de 91.631 vehículos, una reducción del 2,1%, Nissan (que incluye la marca de lujo Infiniti) consiguió aumentar sus ventas un 11,8% hasta 90.470 vehículos.

Las dos marcas surcoreanas, Hyundai y Kia, tuvieron ventas récord para enero de 44.005 y 37.011 vehículos, respectivamente.

Y entre las marcas alemanas, Volkswagen siguió su declive en Estados Unidos con la venta de 23.494 vehículos, una caída del 19%, aunque el fabricante dijo que era lo esperado, ya que está a la espera del lanzamiento de las nuevas versiones de su veterana gama.

Entre las marcas de lujo europeas, BMW ganó un 3% con la venta de 20.796 vehículos, Audi un 0,8% con 10.101 vehículos y Mercedes-Benz vendió 24.413 unidades, su mejor cifra de ventas en enero y un 1,5% más que hace un año.