Los españoles interesados en sistemas de seguridad del coche, pero no en pagarlos:

Los españoles interesados en sistemas de seguridad del coche, pero no en pagarlos 1
Agencia EFE16 dic 2013
Los conductores españoles expresan un alto interés por los sistemas de seguridad que se incorporan como equipamiento del automóvil, pero reconocen que están poco dispuestos a pagar por los mismos.

Esta es una de las conclusiones de un Estudio sobre Sistemas de Asistencia al Conductor y Conducción Automatizada, elaborado por el fabricante de componentes Bosch.

El conductor español expone un alto conocimiento de estos sistemas, sobre todo en lo referente a los sensores automáticos de conexión de faros y de limpiaparabrisas, así como el asistente al aparcamiento con registros que superan el 90 %.

Entre los sistemas preferidos figuran el detector de ángulo muerto (92 %) y las distintas variantes de frenada de emergencia, este último basado en que un 63 % del muestreo de este informe se ha visto obligado a realizar, por lo menos, una frenada brusca al año.

La percepción mayoritaria por parte de los conductores, un 73 %, es que estos sistemas electrónicos de seguridad incide positivamente en la seguridad del coche, si bien otro alto porcentaje, un 43 %, estima que los automatismos pueden llevar a situaciones de olvido en una conducción estándar.

En segundo término aparecen los factores relacionados con el confort de marcha.

En cuanto a la influencia de los precios, el conductor español percibe que este viene influenciado más que por las prestaciones de seguridad, por la complejidad técnica.

Responsables de Bosch señalan que para el cliente es factor disuasorio pagar aparte el equipamiento de estos sistemas y que acepta mejor su integración como equipamiento de serie en el coche.

La afinidad tecnológica hacia el coche dibuja el retrato robot de un joven, conductor rápido, con registros de alto kilometraje y que llevan berlinas grandes.

Una buena parte, un 58 % de los conductores españoles, admite que disfruta de la conducción, un 54 % que le resulta una tarea sencilla, pero un 15 % dice que ponerse al volante le produce estrés y un 7 % se distrae con facilidad.

Las situaciones más estresantes para el conductor son la búsqueda de aparcamiento (52 %), padecer los atascos (45 %) y las maniobras repentinas de frenada brusca (44 %).

Un dato a tener en cuenta es que los conductores de vehículos más pequeños son los más propensos a las situaciones de estrés a bordo del vehículo.

El conductor español, en un 66 % de los casos utiliza el coche a diario y en un 40 % para ir de compras, mientras que un 42 % está acostumbrado a conducir de noche y un 36 % en situaciones de tráfico muy denso.

Entre los errores reconocidos, el no calcular bien el tamaño de la plaza de aparcamiento es el dominante, seguido por sobrepasar los límites de velocidad.

A la hora de recabar información, siete de cada diez consultados dicen que no valora los canales informativos tradicionales y, en este apartado, las revistas especializadas y los test de seguridad EuroNCAP reciben bajas valoraciones.