Los Citroën más limpios: Prestaciones ecológicas

Diego Zotes02 oct 2007
Tras varios años de intensa preocupación por el medioambiente, Citroën presenta en el incomparable marco de La Toja sus modelos ecológicos C2 y C3 Stop & Start y el SUV C-Crosser HDI de 160 cv con filtro de partículas de serie.
En un marco de lo más ecológico por tierras gallegas, Citroën ha transmitido a la prensa un importante mensaje de conservación del medioambiente que ellos están llevando plasmando en cada nuevo modelo que lanzan al mercado. De hecho allí aprovecharon para recordar a la prensa que tanto su nuevo SUV C-Crosser, con su mecánica diésel de 160 cv y filtro de partículas FAP, es bastante respetuoso con el medioambiente, y que presumen de ser los primeros que lanzaron al mercado dos modelos utilitarios, el C2 y el C3, con el sistema de reducción de emisiones contaminantes Stop & Start, una solución realmente eficaz frente a la contaminación convencional.

a fondo :: Los Citroën más limpios 1

En esta línea, recientemente en el Salón del Automóvil de Frankfurt, ha hecho público su interés por el respeto al medioambiente creando la línea Airdream, un apellido que llevarán sus futuros modelos con una baja cantidad de emisiones contaminantes. Para entrar a formar parte de esta nueva familia de Citroën, el modelo en cuestión debe cumplir una serie de requisitos:

-El que respecta a la cantidad de emisiones contaminantes, que dependiendo de los modelos podrán ser de 130 gr/km de CO2 si emplean carburantes fósiles, de cero emisiones mientras se paran los motores Stop & Start, o de un 20% de CO2 inferior a los motores de gasolina equivalentes si se trata de motorizaciones GNV (Gas Natural Vehicle).

-El que se fabrique en una planta con la certificación ISO 14001.

-Estar diseñado para que el 95% del vehículo tenga valor (de reciclaje o de valorización energética) al final de su vida útil.
En cuanto a su novedad más reciente, el C-Crosser, tuvimos la oportunidad de probarlo en todos sus ámbitos, tanto por carretera o ciudad como por caminos de tierra, y así podemos constatar que la incursión de la marca gala en el terreno SUV 4x4 ha sido todo un éxito, con un vehículo que se mueve a su antojo tanto por carretera como fuera de ella. Para ello emplea un único motor HDI de PSA con 2.2 litros de cilindrada y filtro de partículas sin mantenimiento (FAP) de serie, heredado del que montan los C5 y C6 con 173 cv, que para la ocasión desarrolla 160 cv a 4.000 rpm y un par motor de 380 Nm a tan sólo 2.000 rpm, lo que unido a una caja manual de 6 velocidades permite unas prestaciones sorprendentes para tratarse de un vehículo de tan grandes dimensiones. La aceleración de 0 a 100 km/h se realiza en 9,9 segundos mientras que la velocidad máxima es de 200 km/h, mostrando una gran agilidad y vigorosidad.

a fondo :: Los Citroën más limpios 2

A pesar de estas prestaciones sobresalientes, se ha puesto especial hincapié en la reducción de los consumos y, consecuentemente, de las emisiones de CO2, dejando en ciclo mixto el consumo de combustible en 7,2 litros a los 100 km con llanta de 16 pulgadas (7,3 litros con llanta de 18 pulgadas), obteniendo unas cifras de emisiones muy reducidas proporcionalmente a su tamaño y prestaciones de 191 gr/km y 194 gr/km respectivamente.
Se convierte así en uno de los vehículos de la marca más polivalentes, puesto que comparte carrocería con su primo hermano Outlander de Mitsubishi, lo que brinda un comportamiento campero más que testado, al tiempo que ofrece una gran capacidad de carga, similar a la de un monovolumen, gracias a sus 4,645 metros de longitud y una configuración interior de serie de 5 + 2 plazas con posibilidad de abatir las dos últimas filas, y un confort de rodadura por asfalto muy similar al de un turismo. El diseño es uno de los factores que más llama la atención. Ofrece una imagen 4x4 poderosa al tiempo que contenida en cuanto a dimensiones, resultando finalmente un SUV compacto con 7 plazas. El espacio destinado al maletero es realmente grande, con 510 litros cuando todos los asientos están habilitados y hasta 1.680 litros con las dos filas traseras abatidas.
En cuanto al chasis, la configuración es como el de un turismo, con una carrocería autoportante y un sistema de suspensión pseudo-McPherson delantero y multibrazo trasero, lo que brinda un gran confort en circulación por asfalto, ofreciendo también unas cualidades ruteras más que dignas, ayudado sobremanera por un selector electrónico de modos de tracción inteligente, que permite elegir entre tracción simple a las ruedas delanteras, tracción total o tracción total con bloqueo del diferencial central. Los frenos ofrecen la máxima seguridad activa, con discos ventilados delante de 294 mm con pinzas de doble pistón y traseros macizos de 302 mm con pinzas de pistón simple. A esta seguridad activa se unen elementos tecnológicos interconectados con la tracción inteligente como el control de estabilidad ESP de serie o el sistema antipatinamiento ASR, que se completan con el ABS y el repartidor de frenada.
Todo este equipamiento se reparte en dos niveles de equipamiento, el VTR y Exclusive, el primero con un enfoque algo más deportivo y el segundo buscando más el lujo y confort. El VTR monta llantas de serie de 16 pulgadas con neumático 215/70 mientras el Exclusive ofrece llantas de 18 pulgadas con neumáticos 225/55. Asimismo, la versión más alta de gama incluye de serie elementos como los asientos de cuero o los faros de xenón, mientras que deja en opción sistemas como el de navegación con pantalla táctil de 7 pulgadas y disco duro para almacenar hasta 30 gigabytes de información o música en MP3, así como un innovador sistema de ayuda al aparcamiento trasero con cámara. El precio base de la versión VTR es de 34.500 euros, mientras que para la versión Exclusive hay que desembolsar 38.400 euros.
Utilitarios limpios
Los vehículos respetuosos con el medioambiente cada vez son más protagonistas en nuestro mercado, por lo que Citroën, pionero en la materia, quiere recordar que dispone en su gama desde hace más de un año de dos vehículos utilitarios con el sistema Stop & Start que minimizan notablemente las emisiones nocivas al medioambiente, gracias a un sistema de parada del motor en detenciones prolongadas, habitualmente cuando se circula por zonas urbanas. Este sistema reduce el consumo alrededor de un 10% en conducción por ciudad, pudiendo llegar a un 15% cuando la circulación es densa. Esto representa una reducción aproximada de unos 15 gramos de CO2 por kilómetro.

a fondo :: Los Citroën más limpios 3

Los modelos son exactamente el C2 y el C3, combinados con la caja de cambios SensoDrive y el motor 1.4 16v de 90 cv, que en estas versiones especiales son exactamente iguales que sus homónimos con motorizaciones convencionales de gasolina y diésel, con las únicas diferencias de que mecánicamente monta un alternador reversible que hace las funciones de alternador y motor de arranque y que en el interior muestran un botón en la consola que indica “ECO off”, con el que se puede desactivar el sistema.
El funcionamiento del sistema es muy sencillo. Cuando se frena para detener el vehículo, el motor se para justo antes de la detención total (a una velocidad inferior a 6 km/h), encendiéndose el testigo verde “Eco” en el cuadro de instrumentos. El embrague se queda desacoplado. El motor se queda apagado mientras se mantenga el apoyo sobre el pedal de freno. En cuanto se suelta el pedal, el motor arranca automáticamente y el testigo “Eco” se apaga.
Este sistema supone un claro ahorro de combustible, sobre todo en circulación por ciudad donde puede llegar al 15%, siendo del 6% en ciclo mixto; una evidente reducción de emisiones contaminantes; y un gran confort para los pasajeros en cuanto a nivel de rumorosidad, puesto que incluso la puesta en marcha es absolutamente silenciosa y ausente de vibraciones.
Los precios para estos dos modelos ecológicos son de 12.700 euros para el C3 Stop & Start y de 11.920 euros para el C2 Stop & Start, unas cifras que apenas alcanzan 1.000 euros de suplemento por un sistema de preservación del medioambiente tan innovador.