Lorinser LV8: Para el circuito y para la calle

a fondo Lorinser LV8 1
David Ordás18 ago 2009
Los aficionados al tuning y a la competición están de enhorabuena. El nuevo y potentísimo Lorinser LV8, presentado en Hockenheimring, está listo y es apto para circular también por las carreteras.
Para el circuito y para la calle
No es algo muy usual que un vehículo de carreras, pensado y presentado en competición, como este LV8, que se dio a conocer en la carrera de Hockenheimring celebrada el 26 y 27 de Junio, pueda ser visto circulando con total naturalidad, inmerso en el tráfico por las calles de cualquier ciudad. Con la última preparación de Lorinser que aquí os presentamos, este auténtico coche de circuito, salta literalmente de las pistas a la carretera, al estar homologado y ser apto al 100% para circular por cualquier carretera, siendo esta versión de calle, idéntica a la versión de competición.

Prestaciones de competición

Para llegar al flamante LV8, el preparador germano ha partido del Mercedes C63 AMG, un coche ya extraordinariamente rápido, pero que los ingenieros de Lorinser han convertido en una máquina de competición, cuyo propulsor desarrolla ahora 500cv, y un impresionante par de 630Nm.

Con esa potencia, no resulta extraño que el Lorinser LV8 sea capaz de pasar de 0 a 100 en tan solo 4.2 segundos, y de alcanzar los 320 kilómetros por hora. Una velocidad solo apta para ser disfrutada en las autopistas de velocidad libre en Alemania, o en nuestro caso, en las rectas de algún circuito de velocidad cerrado al tráfico.

Un juguete para mayores

¿Por qué un coche de carreras puede convertirse en un objeto de deseo capaz de atraer a quien seguramente nunca van a utilizar este coche en competición? Los chicos de Lorinser tienen toda la razón cuando dicen que se trata de juguetes grandes, para chicos grandes .

Con el aroma de la competición rezumando por los cuatro costados, la preparación estéticamente ligera con aire racing, podría parecer demasiado purista para los tuners más atrevidos. Sin embarbo resulta ideal para quien quiera tener el placer de conducir un verdadero superturismo, al que solo le faltaría calzar neumáticos tipo slicks en sus llantas de 19 pulgadas, para irnos a correr a Alemania en la clase C3.

En resumen, un coche de carreras fascinante, que también puede ser un coche apto para el día a día, lo que hará las delicias de los aficionados al tuning y a la competición, que tengan el poder adquisitivo necesario para meter una de estas máquinas en su garaje.