Lorenzo, en busca de retrasar el título mundial de Stoner:

Agencia EFE13 oct 2011
El español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) tiene ante sí este fin de semana, con la disputa del Gran Premio de Australia en el circuito de Philip Island, el difícil objetivo de intentar retrasar al máximo el segundo título mundial de MotoGP del australiano Casey Stoner (Honda RV 212 V).

Stoner, que cumple años el 16 de octubre, busca hacerse el mejor regalo posible y ante su afición, pero para lograrlo de manera matemática necesita obtener una diferencia de diez puntos al final de la carrera "de casa" y parece un objetivo que se antoja complicado salvo que se produzca un pleno de los pilotos de Honda sobre el podio de Philip Island o un error del español.

En cinco ocasiones a lo largo de la presente temporada Stoner ha conseguido sumar más de diez puntos que su rival.

La primera de ellas fue en el Gran Premio de Francia, en donde el australiano se impuso y Jorge Lorenzo se tuvo que conformar con la cuarta plaza, lo mismo que en la República Checa e Indianápolis, mientras que en Inglaterra una caída del español no evitó la victoria del australiano y en Holanda, un nuevo percance del campeón del mundo de MotoGP de 2010, que pudo continuar en carrera, le relegó a la sexta posición final tras una bonita remontada.

La de 2011 no ha sido una temporada demasiado halagüeña para el campeón del mundo español, quien en la campaña de su título mundial logró nueve victorias y en la presente apenas lleva tres, por las ocho que acumula Casey Stoner, quien lo cierto es que tiene todos los datos a favor para reeditar el título que ya consiguiese en 2007, entonces a lomos de la Ducati Desmosedici.

No en la pelea por el título mundial, en la que ninguno de los dos pilotos aspirantes se puede permitir el lujo de cometer errores, pero si por la victoria en los grandes premios que faltan por disputarse, lo más normal es que inmiscuyan otra serie de pilotos.

El español Dani Pedrosa (Honda RC 212 V), ávido de sensaciones de victoria que le devuelvan la moral tras una temporada demasiado complicada, es el más claro y "potente" de todos ellos, aunque sin olvidarnos del italiano Andrea Dovizioso, quien ya aclaró a principios de semana su futuro al confirmar el fichaje por la escudería Yamaha Tech 3 del francés Hervé Poncharal.

En esa escuadra comenzó su singladura en MotoGP el estadounidense Ben Spies (Yamaha YZR M 1), antes de dar el salto al equipo oficial de fábrica, lo que seguramente también busca el italiano, aunque primero tendrá que ganarse los galones y ello pasa por obtener la victoria, que sólo ha logrado en una ocasión en MotoGP, en el Gran Premio de Inglaterra de 2009.

Será interesante saber hasta donde pueden llegar los pilotos de Ducati en esta nueva cita del campeonato.

El italiano Valentino Rossi lo ha intentado todo con la Ducati Desmosedici pero sus resultados no han dejado de ser mediocres y ello después de agotar absolutamente todos los entrenamientos de los que legalmente disponía para probar y evolucionar la moto de 2012 y a eso se une también el hecho de haber sufrido una fractura en un dedo de una mano en la carrera de Japón.

Otro italiano, Marco Simoncelli (Honda RC 212 V) llegará a Australia con ganas de conseguir un buen resultado que "regalarle" al equipo de Fausto Gresini, por el que ha renovado una temporada más y también como piloto de Honda, lo que le hizo acreedor a probar la nueva moto de mil del fabricante del Ala dorada, la RC 213 V tras la carrera de Motegi.

Entre las ausencias, no podrá estar en Australia el español Héctor Barberá (Ducati Desmosedici), que se fracturó la clavícula en Japón y será sustituido por el australiano Damian Cudlin, que ya rodó con la Ducati del italiano Loris Capirossi en Japón.

Juan Antonio Lladós