Lexus GS 300h Hybrid: Garantía de confort y lujo

lexusgsportada_91e025028bac4ec1a532e7428.jpg
Raúl Toledano17 mar 2015
Probamos el Lexus GS 300h, una eficiente berlina de 223 CV híbridos que destaca por la suavidad de funcionamiento y un confort de marcha sobresaliente. Los equipamientos de serie del acabado Hybrid, incluida una pantalla central de 12,3" en el salpicadero, acentúan su carácter lujoso, casi presidencial.
Lexus posiciona este GS 300h como la versión más económica y menos potente de su gama GS (4,85 metros de longitud), la berlina del segmento E de la casa japonesa a mitad de camino entre los IS y LS. De los 70.700 euros y 345 CV de potencia del GS 450h más básico se pasa a los 45.900 euros y 223 CV, una rebaja estatutaria para presentar al GS 300h como una alternativa más racional y accesible frente a rivales como los Audi A6 Hybrid (245 CV) o Mercedes E 300 BlueTEC HYBRID (231 CV) y más alejada de los Infiniti Q50 Hybrid (364 CV) o BMW ActiveHybrid 5 (340 CV).
a favor- Precio competitivo- Lujoso interior- Confort de marchaen contra- Cambio automático- Sin opción a equipamientos de seguridad avanzados- Autonomía eléctrica
El conjunto motriz del GS 300h es idéntico al del IS 300h, esto es, un motor gasolina de 2.5 litros de 181 CV y 221 Nm de par y una unidad eléctrica de 143 CV y 300 Nm, todo transmitido por un cambio de variador continuo al eje posterior, homologando un consumo mixto de 4,7 l/100 km que en una situación de conducción real se fija en el entorno de los 7,5 litros (neumáticos 235/45 R18 de nuestra unidad). La autonomía en modo eléctrico es testimonial, pudiendo arrancar en absoluto silencio y a los pocos segundos, ante una pequeña rampa o la demanda de par por parte del conductor, saltar el motor térmico.El consumo real se fija en el entorno de los 7,5 litros, lejos de los 4,7 l que promete
Eso sí, por ejemplo en ciudad, el motor eléctrico es claro protagonista. Ante desaceleraciones o frenadas, el motor de combustión actúa como regenerador de energía para las baterías de níquel, situadas tras los asientos traseros (ya no forman un escalón en el maletero, que ahora es de 375 litros y tiene una geometría más aprovechable), y el GS 300h puede circular en el más absoluto de los silencios durante periodos de tiempo significativos.En ciudad el protagonismo del motor eléctrico es mayor, propiciando una conducción altamente silenciosa
El tránsito entre un motor y otro es muy suave. Únicamente ante una intensa aceleración, el GS 300h emite mayor ruido al habitáculo, con una transmisión que no guarda relación con el régimen de revoluciones del propio motor de gasolina. Por lo demás, es un coche confortable, con unas suspensiones que aíslan muy bien el habitáculo y al mismo tiempo que aportan una calidad de rodadura suprema.
Nuestro GS 300h acabado Hybrid (52.100 euros) monta una especie de chasis adaptativo que, a través de programas predefinidos (Eco, Normal y Sport S), varía diferentes parámetros dinámicos del vehículo. Con ninguno de ellos el GS se transforma en una berlina incómoda; con el setting más dinámico (Sport S), la respuesta del conjunto motor/acelerador es más inmediata, la dirección eléctrica ofrece mayor resistencia y un tacto más directo, la amortiguación es más firme y en el cuadro de instrumentos un cuentarrevoluciones sustituye a un potenciómetro.
Con 1.735 kg de peso en vacío y un sistema híbrido rebajado respecto al 450h, este GS 300h no es un misil pero sí que tiene unas prestaciones acordes a sus 223 CV de potencia conjunta. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos y, aunque como buen híbrido que es su velocidad máxima queda restringida a 192 km/h, la sensación de empuje y agilidad está siempre presente. Sin ser un misil, el GS 300h se caracteriza por una sensación de empuje notable
Por supuesto la otra seña de identidad del GS es su personalidad presidencial, tanto por las proporciones y líneas de su diseño exterior como por la presentación y el refinamiento de su habitáculo. Con una quinta plaza de emergencia por el abultado túnel central, el GS es un coche ideal para cuatro pasajeros adultos. La enorme pantalla de 12,3" que preside el salpicadero pone el colofón a una consola central ancha y prominente y unos asientos en tela/Alcántara con 10 reglajes eléctricos y memoria.
Ambos elementos son de serie con este acabado Hybrid, que además incluye esos pequeños detalles –pijerías para muchos- made in Lexus que hacen la vida a bordo más placentera: acceso y arranque sin llave, freno de mano electromecánico, climatizador bizona con filtro purificador de aire, volante con doble ajuste eléctrico o las funciones Easy Access para desplazar el asiento y el volante haciendo el acceso del conductor más cómodo y Follow Me que deja las luces encendidas (faros bixenón y LED diurno) cuando nos bajamos del coche para facilitar la salida de éste en un aparcamiento oscuro o nocturno.

lexusapoyo_46ff69a5179149c40780df6f7.jpg

Por supuesto no faltan en los 52.100 euros del GS 300h Hybrid equipamientos más convencionales para una marca premium como, el control crucero, la cámara trasera, los sensores de lluvia y luces o la conexión bluetooth. Eso sí para poder acceder a los elementos más avanzados de seguridad activa hay que escalar en la gama hasta los acabado superiores F-Sport (67.000 euros) o Hybrid Plus (71.200 euros), que cuentan de serie con los sistemas de visión nocturna, alerta por cambio de carril involuntario y del tráfico transversal, detector del ángulo muerto o Head-Up Display, sin olvidarnos del equipo de sonido Premium Mark Levinson de 17 altavoces (el de nuestra unidad se tenía que conformar con 12).

lexusgsapoyo_59b67ac8d94f56c121c633304.jpg