Lexus GS 300: El silencio de la tecnología

Raúl de San Antonio01 nov 2006
Conducir un Lexus aporta la sensación de llevar un coche que no tiene nadie. Su poderoso motor V6 de 249 cv sólo confirma, aún más, esta sospecha.
Conducir un Lexus es algo completamente diferente a llevar entre manos el volante de un coche europeo. No porque su comportamiento sea radicalmente opuesto al de cualquier modelo con los que compite dentro de su segmento; la razón es la sensación de llevar un coche que no tiene nadie. Y así es, ya que la mayoría de los compradores suelen preferir las opciones alemanas.

a fondo :: Lexus GS 300 1

Tenemos que reconocer que el diseño del GS posee la receta perfecta. Une elegancia y deportividad sin perder un ápice de actractivo, ni para los más clásicos, ni para los que buscan líneas dinámicas o deportivas. Un coche que no deja indiferente y que se alza como la alternativa perfecta a los alemanes Mercedes Clase E y CLS, BMW Serie 5 y Audi A6, y otros modelos del segmento premium como el Jaguar S-Type o el Volvo S80 -con gran calidad de terminación-.
El modelo japonés se caracteriza por combinar los últimos adelantos tecnológicos -tanto en ayuda a la conducción como en confort de sus ocupantes- con la máxima exquisitez en acabados interiores y de realización. Ningún elemento de todos los que encontramos, desde que vamos a sentarnos en su habitáculo hasta que nos ponemos a conducir, está elegido por casualidad. El interior de gran habitabilidad, en el que atrás hay espacio suficiente para tres adultos, está perfectamente rematado con materiales de primera calidad -tanto a la vista como al tacto- haciendo que sus ocupantes se sientan los más dichosos de la carretera.
Por si esto fuera poco, su comportamiento es intachable vayamos al ritmo que vayamos. El poderoso motor V6, encargado de propulsar esta obra de arte sobre cuatro ruedas, tiene una cilindrada de 3.0 litros y ofrece una potencia de 249 cv que le permiten llegar a los 100 km/h en 7,2 segundos, y alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h.

.ofertanormalpeq {font-family: Verdana;font-size: 9 px;font-style: normal;font-weight: normal;color: #000000;}.verficha {font-family: Verdana;font-size: 8 px;font-style: normal;font-weight: normal;color: blue;}.ofertanormalgrande {font-family: Verdana;font-size: 11 px;font-style: normal;font-weight: normal;color: #000000;}.ofertanormalpeqrojo {font-family: Verdana;font-size: 9 px;font-style: normal;font-weight: normal;color: #aa2d2d;}.ofertapeqrojo {font-family: Verdana;font-size: 9 px;font-style: normal;font-weight: bold;color: #aa2d2d;}.ofertagranderojo {font-family: Verdana;font-size: 12 px;font-style: normal;font-weight: bold;color: red;}.oferta {font-family: Arial, Helvetica, sans-serif;font-size: 11px;font-style: normal;font-weight: bold;color: #000000;}.ofertanormalblanco {font-family: Arial, Helvetica, sans-serif;font-size: 11px;font-style: normal;font-weight: normal;color: #FFFFFF;}.ofertanormalblancogr {font-family: Arial, Helvetica, sans-serif;font-size: 11px;font-style: normal;font-weight: normal;color: #FFFFFF;}.ofertanormal {font-family: Arial, Helvetica, sans-serif;font-size: 11px;font-style: normal;font-weight: normal;color: #000000;}.Estilo4 {font-family: Verdana; font-size: 12 px; font-style: normal; font-weight: bold; color: #CC0000; } LEXUS GS 300
Motor: V6 / 2.995 c.c VVT-i Potencia máx: 249 cv a 6.200 rpm Par máx: 310 Nm a 3.500 rpm Combustible: Gasolina iny. directa Tracción/cambio: Tras. / Aut. 6 vel. Frenos (del/tras): Discos ventilados Neumáticos (del/tras): 245/40R18-245/40R18 Carroceria: 4 puertas Larg-Anch-Alt (mm): 4.825-1.820-1.430 Peso en vacio: 1620 kg Maletero (min/max): 430 l. Nº plazas: 5 Velocidad máx.: 240 km/h Aceler. 0-100: 7,2 segundos Consumo mixto: 9,8 litros EuroNCAP: PRECIO: 63.700
Ver ficha completa
Todo ello acompañado de una insonorización envidiable, que sólo se ve alterada cuando pisamos a fondo el acelerador, momento en el que el GS 300 reduce dos velocidades de su caja automática de 6 y saca pecho, demostrando -a pesar de su tamaño- agilidad para alcanzar velocidades de crucero realmente altas. Por eso la pregunta que más hemos escuchado al realizar esta prueba ha sido: ¿Ya has arrancado?

Para los que no estén seguros de lo que estamos hablando, les invitamos a conocer de primera mano una de las berlinas de lujo más exclusivas del segmento de los coches que rondan los cinco metros de longitud.


¡Señoras y señores con ustedes el Lexus GS 300, el coche de los detalles!
Elegante y deportivo
Los nuevos modelos de la marca japonesa han roto con el pasado aportando el plus de imagen que les faltaba a los anteriores. En el caso del GS el diseño exterior "L-Finesse" refinado y fluído conserva la elegancia de la anterior generación, pero con una línea de cintura dinámica que aporta deportividad y huye del aburrimiento.

a fondo :: Lexus GS 300 2

La parte delantera gana presencia gracias a unos faros de mayor tamaño, y a otros más pequeños y ovalados que dan personalidad junto con las rejillas -inferior y superior- de una parrilla que destaca por su limpieza de formas y conserva cierto aire clásico, dentro de la innovación.
La trasera rezuma deportividad con unos faros agresivos y la caída de la luneta trasera muy suave, a modo de coupé, con el perfil camuflado. Los faldones laterales y los spoilers -delantero y trasero-, junto con unas llantas de 18 pulgadas y cinco brazos montadas sobre neumáticos de 245 mm de sección, completan el conjunto pegando la carrocería al suelo.
Nos llamó la atención la contenida altura del coche que, de un vistazo, nos recuerda al CLS de Mercedes. Visto de lado parece un coupé de cuatro puertas, como el modelo alemán, aunque juntos el Lexus le gana en altura. Cogiendo como referencia a la marca de la estrella el GS estaría a medio camino entre un Clase E y un CLS.
La originalidad del diseño de la berlina de lujo nipona no deja impasible a nadie, pero los que más la aprecian son aquellos que buscan elegancia y deportividad en la misma medida, además de un punto superior de exclusividad para distinguirse del resto.
Detalles que enamoran
Se dice que en la vida lo más importante son los pequeños detalles que le dan sentido. Pues el Lexus GS 300 sin duda es todo un detallazo. Desde la apertura y el cierre de puertas sin llave hasta los leds de las luces de cortesía y de la guantera, todo son elementos exclusivos que harán que más de uno pierda el juicio.

a fondo :: Lexus GS 300 3

Como no podía ser de otra manera en una berlina japonesa de lujo el equipamiento es de lo más completo. Todas las ayudas a la conducción están integradas con todos los dispositivos electrónicos interconectados, como el vanguardista Sistema de Seguridad Pre-Colisión (PCS) que optimiza con antelación el sistema de frenado y los cinturones de seguridad. El Control de Crucero Adaptativo (ACC) con radar, que mantiene la velocidad de crucero establecida a la distancia deseada del vehículo que nos precede -frenando o acelerando por nosotros-. Además e l VDIM, también, lleva asociado el ABS, el EBD, el Control Electrónico de Tracción (TRC), el de Estabilidad (VSC) y la Suspensión Variable Adaptativa (AVS). Todo este equipamiento de seguridad se completa con nada menos que 10 airbags: delanteros, de rodillas para conductor y acompañante, laterales delanteros y traseros y laterales de cortina.
Uno de los automatismos que más nos sorprendió, junto con la apertura de puertas sin llave, fue la regulación en altura -eléctricamente- del reposacabezas del conductor, dependiendo de la proximidad del asiento con los mandos de conducción. Otro equipamiento muy útil para el día a día en un coche de su tamaño es la cámara trasera de ayuda al aparcamiento, de serie con el acabado President -protagonista de nuestra prueba- y en opción para el Premium y Luxury.
Los materiales del interior presumen de una calidad extraordinaria y de unos ajustes perfectos. El diseño del cuadro de mandos es muy deportivo, dividido en tres grandes relojes que dan información de todo tipo. A su izquierda un botón destapa una consola para abrir el depósito, activar el lavafaros y demás gadgets. La consola central, muy moderna, integra los mandos del ordenador de viaje y del radio-CD, y llega hasta el reposabrazos central que se mueve para acceder a los controles de tracción y pre-colisión.
Dentro del Lexus todo está concebido con el máximo cuidado y enfocado hacia el lujo y el confort. Y es que viajar en este automóvil se convierte en un placer para los sentidos, pero en especial para uno: el oído. El gran trabajo de insonorización llevado a cabo en el habitáculo sorprende, incluso cuando exigimos potencia inmediata con el pie derecho. El precio del GS 300 es de 48.650 euros con acabado Premium, 53.890 para el Luxury y 63.700 euros para la versión President.
Viajes de placer
Al volante las sensaciones son inmejorables gracias a su mecánica V6 de 3 litros de cilindrada e inyección directa con tecnología de distribución variable inteligente, para un mayor rendimiento del motor y ahorro de combustible -9,8 litros de consumo mixto a los 100 km-, que desarrolla 249 cv y 310 Nm de par motor a 3.500 rpm.

a fondo :: Lexus GS 300 4

Las prestaciones para un coche de 1.620 kg son muy buenas: sus 240 km/h de velocidad punta y los 7,2 segundos que tarda en acelerar de 0 a 100 km/h así lo atestiguan. Todo esto unido a una transmisión automática (de serie) de 6 velocidades muy suave, pero poco eficaz en modo secuencial, hacen de él un modelo para disfrutar en carretera abierta a altas velocidades de crucero sin esfuerzo, ya que el Sistema de Suspensión Variable Adaptable (AVS) hace su trabajo a la perfección sea cual sea el tipo de firme por el que circulemos, ajustando automáticamente el rendimiento de la suspensión en cada rueda independientemente, controlando la fuerza de cada amortiguador, la velocidad de las ruedas delanteras y las revoluciones del motor mediante sensores. Así el AVS actuará en función de la conducción que realicemos, del estado de la vía y del movimiento del coche. De esta forma la berlina japonesa ofrece a su conductor una conducción cómoda y segura con unas prestaciones dinámicas excelentes.
Para ello el papel del VDIM, o Sistema de Control de Estabilidad Avanzado del Vehículo es fundamental, ocupándose de integrar todos los sistemas electrónicos (ABS, ECB, EBD, TRC, VSC) vinculados al movimiento del coche -optimizando su funcionamiento- con la posibilidad de que se interrelacionen entre sí. En definitiva un coche de ensueño, en el que el lujo y la útima tecnológia aplicada a la conducción van de la mano para que el conductor sólo tenga que hacer una cosa: disfrutar del coche con todos los sentidos.