Las grandes marcas de vehículos adaptan sus modelos al consumidor chino:

Las grandes marcas de vehículos adaptan sus modelos al consumidor chino 1
Agencia EFE22 abr 2014
Aunque ha habido varias presentaciones de nuevos modelos a escala mundial, las grandes marcas internacionales que participan en el Salón del Automóvil de Pekín no se han olvidado del mercado chino, el mayor del mundo, y han adaptado algunos de sus vehículos 'al gusto' de los consumidores del país asiático.

La alemana Volkswagen, que ha presentado una variación del conocido Golf, la estadounidense Ford, que ha hecho lo propio con el modelo Escort o General Motors, con un Cadillac 'diseñado especialmente para los chinos', son algunas de las compañías que han decidido modificar las prestaciones de sus vehículos que venden en todo el mundo.

Así, por ejemplo, el Escort 'chino' incluye un nuevo equipo para conectar los terminales móviles debido a la afición de los consumidores del país asiático a los teléfonos inteligentes, mientras que el fabricante alemán Daimler AG, cuya matriz es Mercedes-Benz, está rehaciendo sus modelos para que cuenten con un mayor espacio en los asientos traseros.

Todo ello para ganarse el favor de un mercado que desde 2009 superó a Estados Unidos y se convirtió en el primer consumidor y productor de automóviles del mundo, con más de 20 millones de unidades -tanto fabricadas como vendidas- a cierre de 2013.

Así, el Salón del Automóvil de China, que dura una semana y se alterna cada año entre las ciudades de Pekín y Shanghái, se ha convertido en uno de los eventos comerciales más importantes de la industria de la automoción.

Prueba de ello es que en esta edición se exponen 1.130 vehículos, 118 de los cuales son nuevos modelos, entre ellos el prototipo del Hyundai ix25, el Mégane R.S. de Renault, el nuevo crossover NX de Lexus o las versiones GTS de los modelos Boxster y Cayman de Porsche.

Uno de los pabellones del recinto, de hecho, se dedicó exclusivamente a la marcas de lujo, que a pesar de la ralentización económica de la segunda potencia mundial y las 'medidas de austeridad' impuestas por el Gobierno, siguen aumentando sus ventas en China año tras año.

Así, modelos de marcas como Bentley, Lamborghini, Bugatti, Ferrari, Maserati, Aston Martin, Porsche o Rolls-Royce hicieron las delicias del público asistente, que se estima en 120.000 personas diarias.

'Aunque la presencia de las marcas extranjeras en China -siempre en colaboración con socios locales- es cada vez más destacada, la competencia empieza a ser feroz', explicó hoy a Efe Yu Yongli, analista que trabaja para un fabricante de automóviles chino.

En cuanto a los fabricantes locales, algunas marcas como BYD o FAW presentaron modelos de vehículos eléctricos e híbridos cuyo lanzamiento al mercado se espera para este mismo año, unos modelos llamados a combatir la contaminación del aire presente en la mayoría de las grandes ciudades del país.

El presidente y fundador de BYD, Wang Chuanfu, aseguró con respecto a la presentación de estos modelos que la empresa 'está diseñando vehículos eléctricos e híbridos más eficientes y fáciles de usar', por lo que espera que las ventas se incrementen durante los próximos años.

Los flashes, sin embargo, se concentraron en los automóviles de lujo y en los deportivos, con el permiso de las azafatas que los presentaban.

Por Xavier Fontdeglòria