Land Rover en París: Más prestaciones y lujo

Diego Zotes29 sep 2006
Land Rover presenta en el Salón de París dos importantes novedades, el nuevo todoterreno Defender, con mejores acabados y prestaciones, y el Range Rover Sport TDV8, con un nuevo diesel V8 biturbo con 272 cv.
El Salón Internacional del Automóvil de París 2006 será testigo directo de importantes novedades de la legendaria marca de todoterrenos Land Rover. La primera y más destacada es la edición 2007 del Defender, el icono más representativo de la marca, desde que naciera allá por 1948. Este todoterreno sin concesiones mejora notablemente muchos de sus aspectos menos destacados, como las prestaciones finales, el comportamiento en carretera o el confort y refinamiento interiores, mientras que sus reconocidas virtudes se optimizan manteniéndolo entre los mejores Off-Road.

a fondo Land Rover en París 1

Un nuevo motor diesel de 2.4 litros retocado por Ford desarrolla un par motor más alto con la consiguiente mejora de comportamiento. El par motor máximo es de 360 Nm a 2.000 rpm, mientras 315 Nm están disponibles entre las 1.500 y las 2.750 rpm. La potencia total son los mismos 122 cv, pero entregando ahora el 90% de la misma entre las 2.200 y las 4.350 rpm, un 60% del régimen total. Todas estas mejoras combinadas con el nuevo cambio de 6 velocidades, incrementan el confort de marcha y optimiza los consumos, mediante una primera marcha más corta que proporciona más fuerza en conducción todoterreno y una sexta de largo desarrollo que optimiza los consumos y aumenta las prestaciones en carretera.
En el habitáculo, el nuevo salpicadero mejora su diseño y ergonomía, mientras que los nuevos asientos ofrecen mayor confort a todos los ocupantes, ya sea en el Defender 90 de 4 asientos o en los modelos 110 y 130 de 5 plazas. Está disponible, asimismo, un Defender 110 de 7 plazas. Opcionalmente, los asientos de la 3ª fila que antes iban colocados lateralmente, ahora se pueden colocar en el sentido de la marcha.
Al Defender de 2007 le acompañará el Range Rover Sport con el nuevo motor TDV8 de con doble turbocompresor que entrega 272 cv, un propulsor ya presentado en el Range Rover, el cuarto motor de altas prestaciones de la gama más deportiva de Land Rover. Con este motor, el Range Rover Sport combina unas espectaculares prestaciones con un consumo de 11,1 litros en ciclo combinado, exactamente a los mismos niveles que el más pequeño diesel TDV6 del grupo, mientras que aumenta en un 40% la potencia y el par motor del mismo. Las cualidades de capacidad de marcha, comportamiento y potencia de frenado son similares a los que ostenta el más potente Range Rover Sport Supercharged de 400 cv.