Lancia Ypsilon: Ciudadano muy refinado

Diego Zotes30 jun 2003
Exclusivo, elegante, lujoso... son algunos de los calificativos que se pueden emplear para referirse al nuevo utilitario de Lancia, modelo que llegará en octubre, el Ypsilon.
Inicio
CIUDADANO REFINADO

a fondo Lancia Ypsilon 1

Exclusivo, elegante, lujoso... son algunos de los calificativos que se pueden emplear para referirse al nuevo utilitario de Lancia, modelo que llegará en octubre, el Ypsilon. El pequeño italiano continúa con la moda de ofrecer vehículos altos, pues su "estatura" llega ahora hasta los 1,53 metros, casi diez centímetros más que su predecesor. Sin embargo, para darle la mayor agilidad posible en ciudad -su hábitat natural- las cotas de anchura y largura apenas han aumentado, quedándose éstas en 3,78 metros y 1,70 metros respectivamente. El maletero, como era de esperar no es de los más grandes: entre 215 y 290 litros.

a fondo Lancia Ypsilon 2

Pero lo que más llama la atención del nuevo Ypsilon es su imagen coqueta y sus refinados detalles, tanto en el interior como en el exterior. Su frontal destaca por la gran cantidad de chapa existente entre los grupos ópticos y la calandra central, adoptando un claro aire de familia que recuerda al Phedra y al Thesis. La terminación trasera, con sus faros altos y verticales, nos recuerda algo a la del nuevo Nissan Micra, resultando esta parte más redondeada que la del anteror Lancia Y. En el interior, el salpicadero forrado en piel Alcantara y el cuadro de relojes situado en el centro son las principales características, aunque también cabe reseñar el buen gusto y la calidad de los materiales empleados.
Acorde con su estilo, el equipamiento resulta ser de los más completos de su categoría. De serie el nuevo Ypsilon incluye elementos propios de segmentos muy superiores, como los airbags laterales y de cortina, el control de estabilidad, el climatizador con zonas independientes de temperatura, la dirección "dualdrive", el control de velocidad de crucero o el sensor de lluvia entre otras cosas.
Destaca también la posibilidad de montar el techo practicable Skydome, un ventanal de cristal que ocupa el 70% del techo y que se abre de forma electrónica en dos mitades, a su vez con cortinas parasol, todo con el objetivo de lograr un efecto similar a al de un cabrio. Otro de los extras destacables es el sistema de sonido Bose. Existen tantas combinaciones de tonalidades y equipamientos, que podemos hablar de 555 posibilidades distintas, por lo que el Ypsilon se convierte en un automóvil con múltiples posibilidades de personalización.
Mecánicamente se ofrecen cuatro motores: los dos que ya existían en el anterior Y (1.2 8v de 60 cv y 1.2 16v de 80 cv) y dos nuevos (1.4 16v de 95 cv y 1.3 Multijet de 70 cv). El primero de ellos es la opción más potente y consigue unas prestaciones ya respetables, como lo demuestran los 175 km/h de velocidad máxima, o los 10,9 segundos que emplea en pasar de 0 a 100 km/h. Su consumo es de 6,6 l/100 km como media.
Y la opción más revolucionaria es la que hace referencia al turbodiesel 1.3 Multijet 16v, una mecánica muy evolucionada, de bajo consumo, reducidas vibraciones y nivel sonoro, y prestaciones notables. Estará disponible con dos tipos de cambio, uno manual de cinco velocidades y otro denominado D.FN System con dos modalidades de funcionamiento: semiautomática y automática. Con un par motor de 180 Nm a sólo 1.750 rpm, el Ypsilon 1.3 Multijet manual acelera de 0 a 100 km/h en 15,1 segundos y llega a los 165 km/h, mientras que el consumo medio es de 4,6 l/100 km. Al contrario que sucede en la inmensa mayoría de los casos, con la caja automatizada se mejoran las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h en 14,2 segundos y consumo medio de 4,5 l/100 km).
Enrique Marco, Autocity.
27 de junio de 2003.