Lancia Ypsilon Sport: 150 caballos diesel

Diego Zotes23 feb 2005
El protagonista del stand Lancia en Ginebra será el Ypsilon Sport. Un prototipo realizado en colaboración con Zagato con el que Lancia reivindica su lugar entre los coches de altas prestaciones. Tiene el objetivo de ser un automóvil para todos los días, pero capaz en el momento oportuno de ofrecer comportamiento y sensaciones de deportivo.
Inicio
CON 150 CABALLOS DIESEL

a fondo Lancia Ypsilon Sport 1

El protagonista absoluto del stand Lancia en el Salón de Ginebra será el Lancia Ypsilon Sport. Un prototipo realizado en colaboración con Zagato con el que la marca quiere reivindicar su lugar entre los coches de altas prestaciones. De hecho el modelo ha nacido con el objetivo de ser un automóvil para todos los días, pero capaz en el momento oportuno de ofrecer al conductor comportamientos y sensaciones de auténtico deportivo.
p>   El Ypsilon Sport cuenta con accesorios exteriores que acentúan discretamente su agresividad, pero en el interior los cambios logran un ambiente decididamente "racing". Sin embargo es bajo el capó donde se encuentra el elemento más sorprendente de este prototipo. El Multijet 1.9 litros y 16 válvulas que entrega 150 cv y 306 Nm de par a 2.000 rpm. supone una apuesta por la deportividad, pero basada en la potencia de un motor diesel de última generación, sin complejos frente a los motores de gasolina que impulsan habitualmente las versiones más deportivas. Las prestaciones son tan estimulantes como cabe esperar: 7,9 segundos en pasar de 0 a 100 km/h, 28,9 segundos para cubrir 1.000 con salida parada y 212 km/h de punta.
p>Zagato ha incorporado algunas de sus premisas estilísticas al diseño base del Ypsilon, como por ejemplo las formas hexagonales de las tomas de refrigeración incorporadas en el parachoques delantero, o el terminal doble de escape. Los laterales también se han modificado mediante molduras que ensanchan los pasos de rueda y logran una agresividad intencionadamente ausente del Ypsilon de producción, permitiendo acomodar los neumáticos Pirelli PZero Nero en medida 205/40 montados sobre llantas de 17 pulgadas.
p>Si se observa el coche desde arriba llama la atención el techo completamente realizado en cristal, desde el parabrisas hasta la luneta; y por si no resultase suficientemente llamativo, la carrocería bitono combina un color naranja de dos capas y efecto mica con el negro mate del techo y el portón trasero, que remite al mítico Lancia Fulvia HF. En el interior se han modificado muchos elementos por otros más llamativos. Por ejemplo, el volante realizado por Momo deja a la vista la armadura de acero, sobre la que surge una corona forrada de piel que alberga el airbag. Además la instrumentación analógica está iluminación en rojo. Los asientos, realizados por Lear, ofrecen unos laterales bastante abultados para ofrecer una excelente sujeción lateral y su estructura es de carbono y vitroresina, tanto en los delanteros como en los traseros.
p>La consola central del modelo de partida no ha sobrevivido a la cura de deportividad aplicada en este prototipo, lo mismo que el propio salpicadero y los paneles de las puertas. En todos los casos se añaden detalles cromados cuyo acabado parece salido de las afiliadas cuchillas de un torno. Y para remate, un par de toques de lujo y glamour propios de Lancia en sus mejores tiempos: el recubrimiento del techo realizado en fina ebanistería y la moqueta de un material técnico de piel vuelta y goma.
p>El comportamiento dinámico debe ser de primera a juzgar por los exquisitos componentes empleados. Las suspensiones se han endurecido y rebajado tanto en muelles y amortiguadores como en la barra de torsión trasera, reduciendo la altura 15 milímetros. Además se ha mejorado la rigidez torsional con la adopción de una barra de refuerzo entre las torretas delanteras. El equipo de frenos se ha encargado al especialista TRW y está compuesto por cuatro discos, de 320 mm de diámetro los delanteros y 240 mm. los traseros. También se ha endurecido el tacto de la dirección electrohidráulica y el control de estabilidad desconectable está programado con una premisa más deportiva.
Carlos Lera, Autocity
22 de Febrero de 2005