Lancia Ypsilon 1.3 Multijet Platino: Ciudadano con clase

Enrique Marco01 mar 2007
El pasado invierno Lancia renovó su modelo Ypsilon, de forma bastante ligera, todo hay que decirlo, pero es que cuando se logra un vehículo de marcada personalidad que funciona ¿para qué cambiarlo mucho?
Ciudadano con clase
El pasado invierno Lancia renovó su modelo Ypsilon, de forma bastante ligera, todo hay que decirlo, pero es que cuando se logra un vehículo de marcada personalidad que funciona ¿para qué cambiarlo mucho? Además, el Ypsilon se ha quedado ahora en un punto intermedio entre utilitarios y urbanos; pues con sus 3,81 metros de largo está claramente por detrás en tamaño de los nuevos Corsa, Clio, 207, etc (todos ellos sobre los cuatro metros) y por encima de los eminentemente urbanos, como los 107, C1 y Aygo (que no llegan a los 3,5 metros).

a fondo :: Lancia Ypsilon 1.3 Multijet Platino 1

De esta forma, el Lancia Ypsilon se mantiene como un coche pequeño para manejarse por ciudad, pero con el que no da ninguna pereza salir a carretera. Pero no sólo por tamaño y diseño se posiciona el Ypsilon casi en solitario, también lo hace por su cuidadísimo equipamiento y original estilo, un conjunto estético que le sitúa a la par de, por ejemplo, un Mini.
Para la prueba, dispusimos de la unidad más completa y con mejor motor: el Ypsilon 1.3 Multijet 90 cv Platino, cuyo precio en principio puede parecer algo elevado (17.726 euros) pero que luego, tras observar bien sus acabados y analizar su comportamiento, lo podemos calificar de razonable. Este coche, y en concreto en esta versión probada, es por tanto la opción ideal para quien no desee renunciar a los lujos y detalles de categorías superiores, pero lo quiera todo en pequeño formato.
Es evidente que el Ypsilon tiene personalidad. Podrá gustar o no, pero en ningún caso se le puede acusar de ser parecido a otros. Es de esos coches -como antes hemos citado también al Mini- que hacen gala de una estética original. Por lo que se refiere a los cambios introducidos el pasado mes de noviembre, apenas una parrilla frontal rediseñada y nuevas combinaciones de colores le identifican; junto a una estructura de niveles de equipamiento revisada.

a fondo :: Lancia Ypsilon 1.3 Multijet Platino 2

El tamaño es idéntico antes y después del restyling, y en todos los casos se trata de modelos de tres puertas. En el habitáculo hay espacio suficiente para cuatro personas, porque además el Ypsilon es bastante alto (1,53 metros); aunque en el maletero pierde bastante terreno frente a los utilitarios actuales más grandes: 215 litros de capacidad.
De equipamiento, el modelo Platino trae de serie los airbags frontales y de cortina, climatizador, volante de cuero, una bonita tapicería en combinación cuero y alcántara, llantas de aleación de 15 pulgadas y radio-cd entre otras cosas. Sin embargo, Lancia pone a disposición del cliente una selecta gama de artículos extra, muy apetecibles pero nada baratos, de forma que, por ejemplo, la unidad que aparece en las fotos, superaba ampliamente los 20.000 euros, quizá demasiado para un coche de su segmento. Por citar alguno de los extras, el techo panorámico cuesta 840 euros, el navegador 2.100 euros, la pintura bicolor 700 euros y el ESP 630 euros, por nombrar algunos de los elementos más importantes.
Del motor diesel 1,3 litros que montan diversos modelos de los Grupos Fiat y GM hemos hablado ya en varias ocasiones. Si anteriormente ya probamos el Ypsilon en versión 1.3 Multijet 70 cv, esta vez nos ha tocado conducir el más potente, el de 90 cv, unido al cambio manual de cinco velocidades.

a fondo :: Lancia Ypsilon 1.3 Multijet Platino 3

Nada más subir al puesto de conducción del Lancia Ypsilon, se respira ese aire de calidad y lujo que describíamos en el anterior apartado, lo que contribuye a una conducción muy agradable. Al igual que otros utilitarios del Grupo Fiat, la dirección asistida con dos grados de dureza permite que, con el botón en modo City, un tacto extrasuave, muy de agradecer en los atascos y maniobras de aparcamiento, aunque para carretera es conveniente volver al modo normal.
En cuanto a comportamiento dinámico este Ypsilon es bastante ágil, con unas suspensiones cómodas aunque no blandas en exceso. El motor empuja muy bien, ya no sólo para ser rápido en ciudad, sino también para subir puertos en carretera con suficientes garantías. Y es que este modelo pesa poco más de una tonelada, lo que le confiere una ventajosa relación peso potencia y por tanto una rápida respuesta combinada con una excelente cifra de consumo medio: de 0 a 100 km/h en 11 segundos justos y 4,5 l/100 km.