Lancia Voyager Gold: Viaje de placer

voyager_portada_8057144b4436be9f5c4ed541c.jpg
Enrique Marco10 sep 2012
Probamos Lancia Voyager, el vehículo en el que no importa cuanto tiempo cuesta llegar al destino, ya que el propio viaje resulta un placer. Con su lujoso equipamiento Gold el Voyager cuesta 41.750 €, un precio muy razonable para lo que ofrece.
Hay muchas formas de viajar, pero hacerlo a bordo de un Lancia Voyager es, sin duda, una de las formas más cómodas y placenteras. Estamos ante un monovolumen que prácticamente no tiene rival, ya que por tamaño únicamente las versiones de carrocería larga de los Volkswagen Multivan y Mercedes Viano le pueden igualar, aunque si elegimos cualquiera de estos dos con el mismo equipamiento que nuestro protagonista de hoy el precio de los alemanes resulta significativamente superior. En el lado opuesto encontramos al coreano SsangYong Rodius, un enorme y económico vehículo que, sin embargo, no se puede comparar al italoamericano Lancia Voyager en cuanto a equipamiento, diseño y lujos se refiere.
a favor-Exclusividad, calidad y comodidad-Relación entre espacio, precio y equipamiento-Calidad de rodadura y consumo contenidoen contra-Maniobrabilidad en ciudad-Espacio justo para tres en la tercera fila
Para centrar este análisis vamos a fijarnos en el modelo que Autocity tuvo la oportunidad de probar, el Lancia Voyager Gold 2.8 CRD de 163 cv, que a día de hoy cuesta 41.750 €. Este es precio de septiembre, mes en el que Lancia, por ahora, no ha repercutido el incremento del IVA. Así las cosas, el precio final actual del completísimo Voyager Gold es el anteriormente descrito, el cual se puede quedar en 38.400 € con el descuento adicional para familias numerosas. La verdad es que otros monovolúmenes más conocidos pero no tan espaciosos, como un Ford Galaxy, un Renault Grand Espace o un VW Sharan, ya cuestan tanto o más que el Voyager si intentamos equiparar niveles de equipamiento.
Todos sabrán que la base de este Lancia es el anterior Chrysler Grand Voyager, aunque salta a la vista que el “toque italiano” le ha aportado un plus de estilo y refinamiento, que se aprecia en los nuevos detalles de diseño. La base era buena, ya que estamos hablando del precursor de los monovolúmenes, pero la puesta a punto del Grupo Fiat le ha permitido ganar algunos puntos. Vamos a ver cuales son sus características y como funciona.

voyager_xtras_c433383a4d8e47b412f460770.jpg

Son nada menos que 5,22 metros de largo, 2 metros de ancho y 1,75 metros de alto; unas dimensiones que por una parte proporcionan un habitáculo extraordinario pero por otra le limitan en el tráfico urbano. Y es que el Lancia Voyager es el vehículo ideal para un estilo de vida concreto en el que priman los grandes viajes de placer en familia y una utilización diaria entre urbanizaciones y cómodos espacios de aparcamiento; ya que si lo nuestro es el casco urbano y la necesidad de utilizar angostas plazas de garaje lo vamos a tener crudo. Avisados de esta evidencia, dado su tamaño, vamos a adentrarnos en la placentera utilización de un vehículo como éste.Es enorme y gracias a ello dispone de un espacio interior extraordinario.
La versión Gold de nuestra unidad de pruebas contaba con elementos que ayudan a la vida diaria, como las puertas laterales correderas y el portón de accionamiento eléctrico, el sistema de entrada y arranque sin llaves, el sistema multimedia con pantalla táctil de 6,4”, o la cámara de visión trasera entre otras cosas. No obstante, quien piense que puede prescindir de estas exquisiteces puede ahorrarse casi 4.000 euros y optar por la Voyager Silver (37.800 €), la cual, sorprendentemente para un nivel de acabados inicial, incluye de serie la tapicería de piel, el climatizador trizona, los cristales tintados, los sensores de aparcamiento, etc.

voyager_xsalp_a9034da14e18de2dbe6f327e4.jpg

En cualquier caso la configuración de siete plazas con el práctico sistema “Stow’n Go” (hace que sea muy fácil y rápido manipular los asientos) y el enorme maletero de 934 litros ampliables a 3.912 litros es para todos los niveles de Voyager. La configuración de asientos es de 2+2+3. Los delanteros son buenos, como los de cualquier otro rival, los últimos bastante correctos para dos y un poco justos para tres; pero la fila central, la de los dos butacones reclinables y con reposabrazos, es la que tiene las plazas más cotizadas ¡todos querríamos viajar ahí! Quien tenga el placer de ir sentado en las dos plazas independientes de la fila central no tendrá prisa por llegar al destino ni pereza por hacer muchos kilómetros, ya que es lo más parecido a viajar en la primera clase de un tren AVE o de un vuelo intercontinental.Los dos butacones centrales son las plazas más cómodas para viajar
Mecánicamente el Lancia Voyager conserva la base del anterior Chrysler, con su motor diésel de cuatro cilindros de 2,8 litros y 163 cv asociado a un cambio automático Autosctick. Dicho propulsor tiene un buen par de 360 Nm a partir de 1.800 rpm, lo cual resulta suficiente para mover con bastante soltura las más de dos toneladas de peso. Los datos de prestaciones demuestran que el Lancia Voyager se puede mover con rapidez (193 km/h y 11,9 segundos de 0 a 100 km/h), y además no consume mucho (7,9 l/100 km de media). No es uno de los motores más innovadores, pero desde luego que aprueba con buena nota y obtiene unos resultados que se encuentran en la media de la categoría.

En marcha el Lancia Voyager se mueve con total aplomo y seguridad. Al volante se tiene rápidamente la sensación de ir en un vehículo de gama alta, tanto por la buena apariencia del salpicadero y el correcto uso de todos sus mandos, como por su forma de avanzar. El cambio automático es suave y contribuye a la conducción cómoda y relajada, si bien no es tan rápido como los modernos sistemas de doble embrague. Lo que no se le puede pedir a un monovolumen de este tamaño es agilidad, pues lógicamente ni puede ofrecer unas aceleraciones fulgurantes ni cambiar de trayectoria con deportividad. Es un vehículo que conviene conducir con calma, mimando a los pasajeros de las plazas traseras y recompensándoles con todas las comodidades que ofrece su habitáculo a un ritmo tranquilo. Eso sí, por buenas autopistas es posible circular bastante rápido, con un alto grado de comodidad y seguridad, y sin que los consumos se disparen.

voyager_xint_e8e11b70fec840281bae1e30a.jpg