Lamborghini Super Trofeo: La copa más glamourosa

a fondo Lamborghini Super Trofeo 1
Enrique Marco30 oct 2008
Llega una nueva disciplina monomarca de competición a nivel europeo para la temporada 2009, que compartirá cartel con las citas más importanmtes del calendario, como el DTM, el WTCC o el FIA GT.
Si entre nuestros lectores se encuentra algún adinerado piloto que quiera correr la temporada 2009 por los principales circuitos europeos, y todavía no ha decidido con qué bólido hacerlo, le recomendamos que lea con atención la siguiente información. Ni la Ferrari Challenge, ni la Porsche Cup S, ni el Megane Trophy de las World Series by Renault ninguna otra copa monomarca ofrece una exclusividad tan extraordinaria como el nuevo Super Trofeo Lamborghini Blancpain.
Y además, esta copa monomarca compartirá cartel con las citas más importantes del calendario FIA: el DTM, el WTCC y el campeonato FIA GT. Normalmente este tipo de competiciones se suelen aliar con un solo campeonato, pero, por el contrario, Lamborghini ha preferido alternar diferentes certámenes. La buena noticia para los aficionados españoles es que podremos ver a estos Gallardo de competición en Montmeló, el 20 de septiembre de 2009, junto al DTM. Otros de los circuitos que visitarán los bólidos de Santa Agata Bolognese serán el de Monza, con el WTCC; y los de Spa y Silverstone entre otros, con el campeonato FIA GT.
Desde el próximo mes de noviembre se construirán 30 unidades de este Gallardo de carreras para que estén listos en su primera cita: el 3 de mayo de 2009, en Silverstone (UK). Su espectacular carrocería, en la que predominan vistosos elementos aerodinámicos, está decorada con el nombre de su patrocinador exclusivo: la firma de relojes suizos Blancpain. Para participar en este certamen habrá que tener licencia de competición internacional y, en principio, desembolsar los 200.000 euros que cuesta el bólido. Luego llegarán los gastos de desplazamientos y mantenimiento del vehículo, al margen de posibles accidentes o reparaciones.
Se trata de la primera copa monomarca en circuito que se disputa con un coche de tracción integral. Evidentemente la base sobre la que se ha concebido este bólido es el nuevo Gallardo LP560 4, al que se le han efectuados pequeños retoques en casi todos los apartados. La potencia se eleva hasta los 570 cv, una cifra abultadísima para una copa monomarca. El peso se reduce en 110 kilos, para quedarse en sólo 1.300 kilos, mientras que en su sistema de tracción se eliminan los controles electrónicos de ayuda a la conducción.
Finalmente, decir que en materia de frenos, cambio de marchas, escape, electrónica, suspensiones etc, se han realizado pequeños ajustes que le permitirán una mayor eficacia sobre la pista; mientras que para el equipo rodante se cuenta con unas llantas ligeras de 18 pulgadas y neumáticos de la marca Pirelli. En el interior, las pertinentes medidas de seguridad (con sus barras anti-vuelco, baquet, areneses, etc) y algunos indicadores específicos caracterizan a este espectacular coche de carreras de la marca italiana.