Lamborghini Gallardo LP: Con 550 cv a las ruedas traseras

a fondo Lamborghini Gallardo LP 1
Enrique Marco01 jul 2009
Lamborghini lanza una serie limitada a 250 unidades que destaca, principalmente, por sustituir la tracción integral por una clásica y purista propulsión trasera.
Con 550 cv a las ruedas traseras
La prestigiosa marca Lamborghini no para de sorprendernos, pues además del prototipo Estoque, del reciente Murciélago LP 670 Super Veloce y del impresionante Reventón, la gama Gallardo está presentando últimamente curiosas versiones. A mediados de 2008 se lanzó la evolución LP 560-4, sobre la cual, a finales del año, se desarrolló el coche de competición del Super Trofeo y una curiosa modificación de coche-patrulla para la policía italiana. Pero los responsables de la firma del toro no descansan, y ahora nos desvelan su última versión: el Gallardo LP 550-2 Valentino Balboni. El señor Balboni no es un laureado piloto, ni un antiguo dueño de la marca, sino un piloto-probador de la casa que se acaba de jubilar tras más de 40 años trabajando en la empresa, y que ha sido el encargado de poner a punto muchos modelos desde la década de los 60, cuando se comercializaba el famoso Miura.
Así pues, siguiendo los consejos de este experimentado trabajador de Lamborghini, se lanza una serie limitada a 250 unidades que destaca, principalmente, por sustituir la tracción integral, ya habitual en la gama, por una clásica y purista propulsión trasera. Quizá para poder traccionar con garantías, la potencia máxima se ha disminuido ligeramente (de 560 a 550 cv), aunque el peso también se ha visto reducido hasta los 1.380 kilos. De este modo, el comportamiento del Gallardo LP 550-2 VB promete ser más vivo y divertido, aunque a la vez más delicado y quizá menos eficaz.
Pero el toque de Balboni sobre el Gallardo no se ha reducido a la supresión de la tracción 4x4. En la nueva propulsión se cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado tarado al 45%, el cual se combina con unos controles electrónicos de ayuda a la conducción debidamente modificados. La caja de cambios es manual, aunque opcionalmente puede llevar la automática E-Gear. También otros aspectos como la suspensión se han puesto a punto de forma específica, y los frenos pueden ser opcionalmente de material carbón-cerámico.
Con el mismo motor 5.2 V10 las prestaciones no podían variar mucho, y así, el LP 550-2 declara una velocidad punta de 320 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos. Eso sí, los consumos han bajado ligeramente hasta los 13,3 l/100 km de media. Ahora, más que asemejarse a los Gallardo LP 560-4 o al Audi R8 V10, el nuevo bólido es más cercano a los Porsche 911 GT2 o Ferrari F430 Scuderia, que como éste cuentan con propulsión trasera.
Finalmente, en cuanto a la decoración y el equipamiento, las 250 unidades que se comercialicen vendrán con la franja central blanca y dorada que atraviesa longitudinalmente todo el coche, la cual está inspirada en los coches de carreras de los años 70. Mientras, para el color de fondo, además de este naranja típico de la marca existen otras siete tonalidades. En su interior predomina la piel negra, pero su estilo se rompe con una consola central blanca a juego con las bandas de los asientos, salpicadero y tiradores de puertas. Su precio para Europa es de 162.000 euros antes de impuestos, lo que en el mercado español se traducirá en algo más de los 200.000 euros que cuesta el Gallardo LP 560-4 convencional.