La viuda de Carlos Parra pide a Ortega Cano que no mencione a su marido:

Agencia EFE30 dic 2011
La viuda de Carlos Parra, que murió en un accidente de tráfico en el que estuvo implicado José Ortega Cano, ha pedido hoy al torero que, "en la medida de lo posible, se abstenga de mencionar" a su marido y a la familia en público, y que sus intervenciones no se usen para "lavar su imagen ante la sociedad".

En un comunicado enviado a través del abogado que representa a la familia de Parra, la viuda señala que hace la petición al torero "respetuosamente" y le emplaza a que sus intervenciones las haga en el juicio, porque sería "la mejor manera de ayudarnos".

La viuda, de nombre Manuela, reconoce que se les está haciendo "muy difícil" que "el señor que provocó el accidente" en mayo pasado, en referencia a Ortega Cano, mencione "una y otra vez" a su marido y se compadezca de ellos "cuando ni siquiera ha reconocido lo que todo el mundo sabe".

"Entiendan que es suficiente para todos nosotros tener que encontrarnos con él físicamente en nuestra localidad cara a cara", indica la viuda, antes de afirmar que esa situación ha provocado que la madre del fallecido se haya tenido que marchar a Bélgica en compañía de su otra hija.

Estas Navidades "se están convirtiendo en la más dura de nuestra vida por no podernos acompañar Carlos", indica la viuda quien asegura que sobrellevan su falta en la "más profunda intimidad, deseando salir adelante".

La Fiscalía de Sevilla ha pedido cuatro años de cárcel, seis de retirada del carné y el pago de 181.122 euros para Ortega Cano por conducir bebido, saltándose la línea continua y con "evidente peligro" hasta que colisionó con otro coche, en el que viajaba Carlos Parra.

La Fiscalía sostiene que Ortega Cano se encontraba "en condiciones no apropiadas para conducir" debido a la "previa ingestión excesiva de bebidas alcohólicas que le mermaban los reflejos", lo que le hacía conducir de manera "irregular, realizando maniobras arriesgadas para él mismo y los demás usuarios".

El accidente ocurrió poco después de las 22.00 horas del 28 de mayo de este año, cuando el torero había dejado a su hija en Villaverde del Río (Sevilla) y se dirigía a su finca Yerbabuena de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla).