La tensión política en China aún afecta a Toyota,que baja sus ventas un 11,7 por ciento:

La tensión política en China aún afecta a Toyota,que baja sus ventas un 11,7 por ciento 1
Agencia EFE02 abr 2013
Las ventas de la marca japonesa Toyota en China cayeron en marzo un 11,7 % interanual, lo que muestra que la firma sigue afectada por la disputa territorial que mantienen Tokio y Pekín desde septiembre, y que en algunos consumidores chinos ha producido un rechazo a las marcas niponas.

Las ventas del mayor fabricante mundial en el país asiático bajaron el mes pasado hasta 75.900 unidades, con lo que llegó a sumar entre enero y marzo un total de 184.700 vehículos vendidos, es decir, un 12,7 % por debajo de las cifras del primer trimestre de 2012.

A pesar de que en enero las marcas japonesas empezaron a dar por primera vez síntomas de recuperación en sus cifras mensuales, el resultado parece que fue engañoso, ya que el parón vacacional de una semana por el Año Nuevo chino, que depende del calendario lunar, fue en enero en 2012 y en febrero este año.

Lo prolongado de la crisis de ventas desde que Japón nacionalizó las islas Diaoyu, llamadas Senkaku por Tokio, hace ya siete meses, están reavivando la preocupación en el sector por la imagen de las marcas japonesas en China, asegura hoy el diario oficial Shanghai Daily.

Según este medio, el descenso de las ventas obligó a los tres grandes fabricantes japoneses a reducir su producción en China a cerca de la mitad durante febrero: un 52,3 % en el caso de Nissan, un 48,3 % en el de Toyota y otro 43,4 % en el de Honda.

A pesar de su caída respecto de 2012, las firmas niponas empezaron a remontar en los últimos meses gracias a importantes descuentos e incentivos a la compra para combatir el sentimiento antijaponés, aunque de todas formas las tres siguen registrando pérdidas en sus cifras interanuales.

Durante 2012 las ventas anuales de Nissan en China retrocedieron un 5,3 %, hasta 1,18 millones de unidades; las de Honda cayeron un 3,1 %, hasta 598.577, y las de Toyota se hundieron un 4,9 %, hasta 840.000 vehículos, lo que movió a la firma a reducir su objetivo para 2013 hasta las 900.000 ventas.

Según la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China, debido a este sentimiento antijaponés entre los consumidores chinos, la cuota de ese mercado que ocupan las marcas niponas equivalía en diciembre pasado a cerca de un 17 % del total, por debajo del 19 % que acaparaban hasta finales de agosto.

El Gobierno de Japón anunció en septiembre la compra a un empresario privado de tres de las islas Diaoyu/Senkaku, lo que fue visto en China como una provocación y una violación de su soberanía, y dio lugar a violentas protestas antijaponesas en distintas ciudades, que obligaron a detener temporalmente la actividad de numerosas multinacionales niponas.