La planta de PSA en Vigo producirá un sedán intermedio entre el C3 y el C4:

Agencia EFE25 sep 2011
La planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo producirá para todo el mundo una versión tipo sedán (tres volúmenes) que será un modelo intermedio entre el C3 y el C4, según anunció, en una entrevista a EFE, el director general de la filial española de Citroen, Alfredo Vila.

Con este anuncio, Vila aclara las características del modelo que fue adjudicado a primeros de año a la factoría gallega, con intención de ser comercializado en países emergentes, pero que también extenderá su venta a países de la zona occidental de Europa, entre ellos España, a finales de 2012.

"Este coche no va a salir a precios de marcas "low-cost", pero sí va a ser un vehículo despojado de determinadas opciones y equipamientos que lo harán más accesible económicamente; va a estar en una horquilla de precios superiores a los "low-cost"", precisó Vila.

El responsable de Citroen en España anuncia otras variaciones del modelo con configuraciones más baratas que se destinarán a los llamados mercados emergentes.

PSA Peugeot Citroen traslada la producción de este modelo a Vigo, pues la versión tres cuerpos que se comercializaba en la anterior gama C4 se montaba en Argentina.

Otro Citroen lleva el destino de la planta madrileña de Villaverde y, en este caso, según Vila, se trata de un modelo del segmento medio, con un tamaño entre el C3 y el C4, conceptos muy novedosos y que se espera empezar a vender a partir de 2014.

El modelo de Citroen asignado a la planta madrileña, precisó Vila "no es tan popular y sorprenderá cuando se vea; no es pequeño, pues es una berlina de tipo medio".

La nueva capacidad productiva de Citroen en España se culmina con la versión eléctrica del comercial Berlingo, radicada también en Vigo.

Sobre las ayudas puntuales a la compra de vehículos, Vila se reconoció no partidario de ellas, dado que "lo único que hacen es adelantar la demanda y no resuelven el problema".

En esta cuestión, Vila está más favor de establecer medidas más estructurales que tiendan a optimizar la calidad del parque automovilístico español, como bonificaciones en el IVA de hasta cuatro puntos para los propietarios de coches con niveles de emisiones Euro 3.

"Con la retirada de los coches más contaminantes -prosiguió Vilatendríamos una medida de carácter estructural extendida en el tiempo que paulatinamente mejoraría el ratio de posesión de los vehículos y bajarlo, por lo menos, hasta los siete años que tenían en 2007, y no los diez de la actualidad".

Citroen, según su director general, espera cerrar el año con 86.700 vehículos vendidos, que equivalen a un cuota del 9,4 % sobre un mercado total de 920.000 unidades entre turismos y comerciales, desglosados en 810.000 de los primeros y 110.000 de los segundos.

El año que viene Citroen confía en mantener una cifra similar, ya que Vila entiende que seguirá el crecimiento del canal de flotas de empresa, lo mismo en el de las compañías de alquiler, pero el de particulares presenta síntomas peores que el actual ejercicio.

"Confiamos que el Gobierno puede tomar algunas medidas, no sólo de cara al sector, sino a la economía general, que hagan que en la segunda parte de año haya una reacción, porque si estamos por debajo de los 820.000 unidades batiremos récords negativos", añadió Vila

El directivo no ocultó su satisfacción por la buena acogida que ha tenido la línea DS de Citroen en su primer año de comercialización y aseguró que su filosofía es "demostrar que una marca generalista sabe hacer coches de calidad".

Sobre el DS3, indicó que este año se venderán unas 1.550 unidades y el que viene en el entorno de las 2.300; del DS4 apuesta por 2.600 en 2012.

Para el próximo DS5, que estará en el mercados en febrero, hay una apuesta de 3.000 unidades por la implicación que va a tener en el canal de ventas de flotas de empresa como coche de directivo, ya que "podemos dar un plus a clientes exigentes y es una buena solución para tener un coche de alta calidad".