La patronal de autoescuelas pide sosiego en la actualización de conocimientos:

La patronal de autoescuelas pide sosiego en la actualización de conocimientos 1
Agencia EFE10 dic 2013
La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha pedido hoy a la opinión pública española huir de la demagogia en los debates que se susciten a propósito de la necesidad de actualizar el conocimiento entre los conductores con diez o más años de titularidad de carné.

En un comunicado, la CNAE invita a la sociedad española a debatir con calma, y basándose en los dictámenes de los expertos, la necesidad o no de establecer algún tipo de control sobre los conocimientos de los conductores'.

En sus puntualizaciones, esta patronal recuerda que en Europa ya existe normativa que obliga a los conductores profesionales que se dedican al transporte por carretera de personas o mercancías a actualizar cada cinco años sus conocimientos.

A ello se une, según la CNAE, que en la Comisión y el Parlamento europeos hay diversos grupos de trabajo que debaten la conveniencia o no de implantar un sistema de reciclaje para todo tipo de conductores.

Recuerda la CNAE que el origen de la polémica se halla en unas declaraciones de la directora general de Tráfico, María Seguí, en la Convención Internacional de Autoescuelas, que se celebró en Toledo del 6 al 8 de diciembre.

La CNAE señala que la directora general no expuso esta posibilidad en ningún momento de su intervención y en la misma línea el Ministerio del Interior, hoy mismo, ha negado tal posibilidad.

Reconoce, en cambio la fuente informante, que Seguí indicó que ya no son los conductores jóvenes quienes más se matan en las carreteras sino los mayores de 45 años y que el perfil actual del conductor que muere en un siniestro vial es el de un varón en torno a los 46 años.

También aludió a la necesidad de evaluar de modo constante los conocimientos relativos a la conducción, sin entrar en detalles sobre posibles fórmulas.

La CNAE también recuerda un estudio del año 2009, patrocinado por esta patronal y la aseguradora Zurich, en el que se concluía que sólo el 3,5 % de los conductores españoles hubiesen aprobado un test de conducir del permiso B de haberse tenido que examinar entonces.