La nueva estrategia de Saab: Estamos de regreso

a fondo La nueva estrategia de Saab 1
Raúl Toledano25 mar 2010
Tras siete semanas con las máquinas paradas, Jan Ake Jonsson, consejero delegado de Saab, anunció que la firma sueca implantará su propia estructura comercial en España en un plazo de seis meses
Estamos de regreso
Tras siete semanas con las máquinas paradas, Jan Ake Jonsson, consejero delegado de Saab, anunció que la firma sueca implantará su propia estructura comercial en España en un plazo de seis meses. Así, la marca adquirida hace un mes por Spyker Cars tras la firma del contrato de compraventa con el gigante General Motors (GM), espera retomar el ritmo de ventas, especialmente en el mercado europeo, más tarde se centrará en Estados Unidos, tras un pésimo 2009, cuando en España vendió apenas 1.500 unidades debido a la crisis global, la no renovación de sus productos y los rumores sobre su futuro.
No obstante, la intención de la compaa es mantener su actual red comercial -50 concesionarios- para lo que sus esfuerzos se centrar᭡n en aumentar rápidamente las ventas en España y recuperar los niveles previos a la crisis. "España llegó a ser nuestro cuarto mercado con 5.000 o 5.500 unidades anuales, e incluso teníamos previsiones de llegar a 10.000 coches", apuntó Jonsson, quien, en todo caso, precisó que el tamaño de la red dependerá de los resultados comerciales. A día de hoy necesitamos de estos 50 concesionarios, recordó Jonsson. En este sentido su homólogo de Spyker Cars, Victor Muller, se congratuló de tener un plan de negocio conservador que implica que los objetivos de ventas, se habla de 100.000 ventas mundiales en este 2010 y 120.000 para el próximo año, sean asumibles. Sólo una nueva caída de la economía mundial podría poner en peligro estas expectativas, algo que no se espera, apuntó.
Para finales de mayo se lanzará en toda Europa la berlina 9-5, más tarde llegará a Estados Unidos, introdujo Muller, que destacó en este nuevo modelo su increíble par motor, funcionalidad, materiales de madera y acabados. Queremos que Saab disminuya su desventaja respecto a las marcas Premium, añadió. Tras esta primera bala, vendrán más productos: los crossover 9-3X (2010) y 9-4X (2011), el nuevo 9-3 (2012) y también llegará el prototipo presentado en el Salón de Ginebra de este año, el Aero X, deportivo biplaza. Desde luego, y más tras las sensaciones transmitidas por los directivos de Spyker y Saab, el objetivo fijado es llegar a 2012 sin pérdidas, cuando se empezará a producir el buque insignia de Saab: el 9-3. Creemos que 2011 será el primer año con rentabilidad, obteniendo los primeros beneficios ya en 2012, dijo Muller, para quien la independencia de Saab de GM ha llegado en "el mejor momento posible", a la vez que confirmó la posibilidad de fabricar un modelo más pequeño para completar la gama.
Sigue planeando sobre esta operación la sombra de cómo una empresa de automoción tan pequeña como Spyker Cars puede adquirir a una de relativo prestigio y volumen como Saab. Y es que Spyker Cars, que compró la escudería de F1 Minardi y que un año más tarde desapareció del Gran Circo, ha adquirido Saab por un valor de 54 millones de euros en metálico y 326 millones en acciones. ¿Es realmente éste su valor? ¿Hay detrás de esta operación otros intereses que no sean los de sanear Saab? Muller sale rápidamente al paso de cualquier rumorología. Spyker no pretende dirigir el negocio de Saab. Una empresa tan pequeña como la nuestra no podría hacerlo, pero sí que podemos aportar nuestros conocimientos en productos Premium, dijo. Muller, que habla de tormenta perfecta en el sector de la automoción véase, una crisis con tantos tentáculos que ha afectado a los gigantes más que a ningún otro-, sacó pecho de la actual situación de Saab: Ninguna otra marca amenazada de desaparecer ha recibido el apoyo de tanta gente para salir de una situación de adversidad. Saab ha perdido su genética, su ADN, desde que en octubre de 2008 GM anunció su intención de venderla. Los fieles de Saab empezaron a temer por su desaparición. Existió incertidumbre. Pero eso se acabó, estamos de regreso.