La normalidad en las carreteras protagoniza el arranque de la Semana Santa:

Comienza la primera fase de la operación especial de tráfico de Semana Santa 1
Agencia EFE11 abr 2014
La primera fase de la operación especial de Tráfico con motivo de la Semana Santa, período en el que se prevén hasta 12,5 millones de desplazamientos, ha arrancado hoy con normalidad y escasas retenciones en las carreteras españolas.

Serán once días en los que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil vigilará especialmente las carreteras secundarias, donde además de los radares ya habituales fijos -hay 500 repartidos en las convencionales y en las vías de alta capacidad- se colocarán la mayoría de los 250 móviles, además del radar Pegasus instalado en un helicóptero.

La primera fase comenzará a las 15.00 horas de hoy y concluirá a las doce de la noche del Domingo de Ramos, con 3 millones de desplazamientos, una cuarta parte de ellos en la zona centro (Madrid, Extremadura y Castilla-La Mancha sobre todo), mientras que un 20 por ciento tendrán como destino el Levante.

Para garantizar la fluidez y seguridad de esos movimiento 10.000 agentes de la Guardia Civil estarán de servicio estos días, así como los más de 13.000 empleados de las empresas de conservación y los 600 funcionarios de los centros de gestión de tráfico.

La DGT, como dijo ayer su máxima responsable, María Seguí, se ha planteado como reto no superar las 26 muertes en carretera de la Semana Santa del pasado año y, para ello, pondrá el ojo en las carreteras secundarias, porque es allí donde se produce el mayor porcentaje de fallecidos.

Según los datos de Tráfico, el 85 por ciento de las personas que han perdido la vida en lo que va de año murió en las vías convencionales, donde se superan más los límites de velocidad y, además, 'en gran cuantía', en palabras de Seguí.

Pero además de vigilar la velocidad, Tráfico intensificarán los controles preventivos de alcohol y drogas y de la utilización de los dispositivos de seguridad como el casco, el cinturón o los sistemas de retención infantil. Su uso reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente.