La mayoría de los niños con discapacidad viajan de manera insegura en coche:

La mayoría de los niños con discapacidad viajan de manera insegura en coche 1
Agencia EFE11 jul 2012
La mayoría de los más de 60.000 niños que hay en España con alguna discapacidad viaja de manera insegura en el automóvil, según un estudio realizado por la Fundación Mapfre y presentado hoy en una rueda de prensa.

Julio Laria, director general del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación, ha señalado que sufrir parálisis cerebral, espina bífida, autismo o incluso ser un bebé prematuro incrementa la inseguridad vial infantil y el riesgo de tener una lesión grave en un accidente de tráfico si no se utilizan las medidas adecuadas.

Entre los motivos que explican la falta de prevención que a este respecto existe en España, el experto ha destacado el escaso asesoramiento que ofrecen los médicos a los padres o tutores sobre los sistemas de retención más adecuados para sus hijos, que en muchos casos han sufrido intervenciones quirúrgicas, padecen displasia de cadera, falta de control de la cabeza y cuello, o son ciegos o sordos.

A todos estos factores se une la falta de apoyo psicológico a las familias para que sepan viajar de la manera más tranquila posible con aquellos niños que tienen discapacidad psíquica, así como la escasa oferta existente y el acceso insuficiente a sistemas de retención especiales, y el alto coste de los mismos.

Para mejorar la seguridad de estos niños, el informe destaca las siguientes medidas. Entre las que van dirigidas a los padres, se hace especial hincapié en que las familias consulten al pediatra sobre cuáles son las necesidades específicas del niño antes de tomar cualquier decisión acerca de las alternativas de movilidad de sus hijos.

Jesús Monclús, experto en Seguridad Vial Infantil, ha recomendado a los padres que opten por sentarles en asientos orientados hacia atrás, los más seguros, especialmente para los 'niños de cristal' (con una fragilidad excesiva en los huesos) y que eviten solicitar certificados médicos que eximan a los pequeños de la obligatoriedad de usar sillas infantiles y el cinturón de seguridad.

Otro tipo de propuestas, dirigidas a fabricantes, legisladores y profesionales médicos, van en la línea de ampliar la oferta de sistemas de retención en el mercado español y a examinar en detalle qué modelos o tipos de asientos deberían estar disponibles a la venta.

También es necesario, según los expertos, analizar las soluciones de movilidad que existen en otros países con el fin de adaptarlas a las necesidades españolas, así como promover iniciativas que favorezcan la subvención de los asientos específicos y permitan el préstamo temporal de los mismos.

Laria ha destacado que es necesaria una mayor colaboración entre los profesionales médicos, las administraciones y los fabricantes para atender e informar a las familias de forma adecuada mediante la creación de un protocolo-guía que contemple la mayor parte de casos posibles.

El informe se ha presentado en el marco de la jornada 'Sistemas de retención infantil para niños con discapacidad', donde han participado expertos en seguridad vial y médicos especialistas.