La llovizna provoca muchos más accidentes de circulación que el aguacero:

Agencia EFE24 oct 2011
La llovizna o fase inicial de la lluvia provoca muchos más accidentes de tráfico que el apogeo de la lluvia o aguacero, según un informe conjunto del Real Automóvil Club de España (RACE) y del fabricante de neumáticos Godyear.

Ambas parte apelan a las estadísticas de siniestralidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) que en 2010, de los accidentes atribuidos a las condiciones climatológicas adversas (el 14,5 % de un total de 85.503), el 68,8 % lo fueron inducidos por las condiciones deslizantes en la calzada que provoca esa primera fase de lluvia o llovizna, mientras que un 13,8 % tuvieron su causa en la falta de visibilidad que genera el aguacero.

La falta de mantenimiento, alargar la renovación y una elección inadecuada de los neumáticos se presentan como las situaciones de mayor riesgo de accidente.

Ello es así porque disminuye la adherencia del vehículo con la calzada y aumenta la distancia de frenado, con el consiguiente riesgo de colisión, salida de la calzada o atropello.

En carretera, en 2010 los accidentes por llovizna se situaron en 4.460, un 15,6 % más que los 3.856 de 2009, de los cuales 148 fueron con víctimas mortales (+8,8 %)

En el medio urbano, se contabilizaron 4.079 accidentes por esa lluvia fina en 2010, un 32 % más que en 2009, de los cuales 21 fueron con víctimas mortales (+31,2 %).

El RACE y Goodyear destacan que el mayor aumento porcentual de este tipo de accidentes se da en las zonas urbanas, ya que se reduce la percepción del riesgo a baja velocidad, por lo que la siniestralidad se concentra en peatones que son inconscientes de la pérdida de efectividad de la frenada en suelos deslizantes por el barrillo que mueve esas primeras gotas.

Goodyear significa que el neumático más adecuado para combatir los efectos deslizantes de la llovizna es el de invierno por su mejores condiciones de agarre.

El RACE recuerda que en la actualidad circulan por las calles y carreteras españolas más de un millón de vehículos con los neumáticos desgastados, según los informes recogidos en el trámite obligatorio de las inspecciones técnicas de vehículos (ITV).