La DGT trabajará para reducir los accidentes durante la jornada laboral:

La DGT trabajará para reducir los accidentes durante la jornada laboral 1
Agencia EFE06 oct 2012
La Dirección General de Tráfico (DGT) 'tiene que trabajar' sobre el problema de los accidentes durante la jornada laboral, 'porque cada vez más el grueso del problema de la seguridad vial son los accidentes que ocurren yendo, viniendo y durante el trabajo', ha dicho hoy a Efe su directora, María Seguí.

'El principal problema de seguridad vial es el accidente en relación al trabajo, y el principal problema de accidentes de trabajo es el accidente de coche', ha señalado Seguí, que ha participado en Málaga en unas jornadas sobre seguridad vial del sindicato CSIF con una ponencia sobre los accidentes 'in itinere'.

Por ello, 'es hora de que comulguen esos dos universos que han estado independizados' y ser conscientes de que 'el problema es sólo uno, porque la persona es sólo una y sus desplazamientos son los que son'.

En este sentido, ha apuntado que la intervención de la DGT 'es la misma en ambos mundos y tiene que ver con los mismos principios que se vienen promulgando siempre, la optimización del número de viajes, utilizar las vías y el vehículo más seguros, el respeto a los límites de velocidad y el uso constante de los mecanismos de retención'.

Además, en el caso concreto del entorno laboral hay que 'vigilar especialmente' el consumo 'de alcohol, drogas y medicamentos', y evitar 'las distracciones y el cansancio'.

Al preguntársele por la subida del límite de velocidad en autopistas y autovías a 130 kilómetros por hora, ha señalado que es 'un aspecto que acaba acaparando titulares', pero 'el problema de la siniestralidad no es ése', y 'lo más importante ahora es obedecer los límites que existen'.

'Las condiciones necesarias para que pudiera contemplarse (la subida del límite de velocidad) ya están descritas y tienen que ver con asuntos medioambientales, presupuestarios y de la misma mejora de la siniestralidad vial', ha subrayado a Efe Seguí.

Por el contrario, sí se bajará el límite a 90 kilómetros por hora en vías convencionales 'por razones de seguridad y porque el ochenta por ciento de los fallecidos ocurren en carreteras secundarias'.

'Es necesario reforzar la atención hacia ese entorno en el que cualquier incidente tiene consecuencias más graves, porque hay poco espacio para la maniobra y para resolver el problema de otro modo', ha añadido la directora general de Tráfico.