KW Dodge Challenger: Acento alemán para el muscle car

a fondo KW Dodge Challenger 1
David Ordás06 jul 2009
KW nos trae una preparación más efectiva que espectacular, que toma como base el Dodge Challenger SRT8, para mostrarnos su particular visión del muscle car por excelencia.
Parece que los preparadores de suspensiones tienen predilección por los muscle cars americanos para mostrarnos todo su potencial. Antes fue Eibach, que nos presentó con el Eibach Dodge Challenger Project Car unos de los show cars más deseados del 2009 y ahora es KW, que casualidad o no, escoge como base el mismo Dodge Challenger SRT8, para mostrarnos su particular visión de uno de los muscle cars más deseados.

Aires nuevos para los muscle cars

Solo los modelos más populares de los llamados muscle cars americanos han continuado su producción a través de los años, hasta llegar a los modelos actuales. En el caso del Dodge Challenger, uno de los muscle car más representativos de los años 70, volvió a la producción 35 años después en una esperadísima reedición.
Estas nuevas versiones con las que estos míticos deportivos americanos afrontan el siglo XXI, siguen siendo fieles al concepto original, manteniendo los poderosos motores V8 como insignia, y contando con una estética actualizada, pero manteniendo como no, cierto aire retro.

El motor de 6.1 litros SRT HEMI V8 es el motor de aspiración atmosférica más potente jamás montado en un Challeger, y con su potencia de 425 cv, y unos impresionantes 570 NM de par máximo, es capaz de acelerar de 0 a 100 en solo 4,5 segundos. Con estas cifras, los ingenieros de KW no han creído necesarias más mejoras que un kit de admisión directa K&N, y un nuevo sistema de escape completo firmado por Magnaflow, para mejorar la respiración del poderoso V8.

Mejores prestaciones y estética

El preparador germano KW ha puesto toda la carne en el asador para mejorar el comportamiento del nuevo Dodge Challenger, y por eso le ha dotado de un sistema de amortiguación de altura variable, cuyo rebaje se puede ajustar de 10mm a 50mm, y con el que se logra un buen compromiso entre deportividad y confort de rodadura.

Para aprovechar al máximo la eficacia de la nueva suspensión, se ha apostado por unas nuevas llantas HRE de 22 pulgadas, con 10 pulgadas de garganta para el eje delantero y 11 pulgadas para el trasero, lo que permite montar neumáticos Dunlop SP Sport Maxx, en medidas 265/35 ZR 22 y 295/30 ZR 22 respectivamente.

Las mejoras estéticas se podrían calificar de ligeras, sino fuera por la utilización del sistema de puertas estilo lambo. El fabricante Alemán LSD, especializado en sistemas de apertura de puertas vertical, es el responsable de esta mejora, que consigue un efecto estético único, manteniendo los mismos parámetros de seguridad que el sistema original.