KTM X-BOW R: Todavía más radical

a fondo KTM X-BOW R 1
Enrique Marco29 sep 2010
Actualmente KTM trabaja en el X-BOW R modelo 2011, un bólido que promete todavía más. Por el momento apenas se han dado datos de esta nueva versión R, la cual se pondrá a la venta durante 2011.
Cuando en 2008 la firma de motocicletas austriaca KTM sorprendió al mundo entero lanzando un coche, que más que un coche era un "juguete para adultos", fueron muchos los que pensaron que dicho proyecto sería “flor de un día”. Pero nada de eso, el KTM X-BOW se ha hecho un hueco en el reducido y selecto club de los automóviles de colección, de capricho o de pura diversión; y para 2011 se prepara una nueva evolución.
Este singular vehículo, que prácticamente no tiene rivales, sólo se podría comparar a algunas otras excenstricidades como el Caterham o el Lotus 2-Eleven (este último sólo para circuitos). Recordemos que estamos ante un biplaza sin techo homologado para circular por carretera; eso sí, con ciertas incomodidades. Evidentemente el KTM está indicado para disfrutar en circuito o, con mucho cuidado, en alguna que otra carretera solitaria de montaña. Y complementando al X-BOW de calle, la casa austriaca también comercializa una versión de competición. Ahora bien, son caprichos caros, pues para acceder a uno de estos hay que pagar algo más de 60.000 euros.
Actualmente KTM trabaja en el X-BOW R modelo 2011, un bólido que promete todavía más. Por el momento apenas se han dado datos de esta nueva versión R, la cual se pondrá a la venta durante 2011. Estos días la marca austriaca está realizando pruebas en el exigente trazado alemán de Nurburgring, tests a los que pertenecen estar primeras fotografías oficiales del X-BOW R 2011.
Como su predecesor, su corazón será un 2.0 turbo del grupo VW, pero en lugar de desarrollar 240 cv, como hasta ahora, elevará su potencia hasta los 300 cv. Dicho motor proviene del Audi S3, y combinado con su contenido peso de 790 kilos promete unas prestaciones de escándalo. El actual, con 60 cv menos, acelera de 0 a 100 km/h 3,9 segundos; por lo que es previsible que esta nueva evolución baje unas décimas y se acerque así al tiempo de los deportivos más afamados del momento (al estilo de los Ferrari 458 Italia, Mercedes SLS AMG, Porsche 911 GT2 RS, etc).