KTM X-Bow: Nacido para disfrutar

Enrique Marco14 mar 2007
El fabricante de motocicletas acaba de presentar su primer coche en el Salón del Automóvil de Ginebra, del que se fabricarán 100 unidades con motor 2.0 TFSI de 220 cv, de origen VW, capaz de alcanzar los 100 km/h en 3,9 segundos.
Nacido para disfrutar
El fabricante de motocicletas KTM está pasando por un periodo de éxitos fantástico. Además de su tradición en la fabricación de motos de Enduro y Motocross desde hace 50 años, últimamente arrasa en el Dakar, consigue importantes triunfos en el Campeonato de Mundo de Velocidad, incrementa las ventas del orden del 25% cada año, y ahora, en el Salón del Automóvil de Ginebra, ¡acaba de presentar su primer coche!

a fondo KTM X-Bow 1

Hablamos el KTM X-Bow, un biplaza con tecnología de competición y homolgado para circular por la calle que promete su máximo rendimiento en circuito y carreteras de montaña. En principio ya se ha dado el visto bueno a la construcción de 100 unidades, que se comenzarán a vender en 2008, pero responsables de KTM anunciaron que a finales de abril de 2007 ya decidirán si construyen más series, y que si hay demanda tienen capacidad para hacer entre 500 y 1.000 X-Bow al año. El precio dependerá del mercado, pero en cualquier caso superará los 40.000 euros.
Sin techo, sin puertas, sin parabrisas, sin maletero el KTM X-Bow es un deportivo para disfrutar al máximo del pilotaje; quedando todo lo demás en un plano secundario. Que nadie piense que KTM se iba a lanzar a la fabricación de un automóvil a lo loco, nada de eso, para su primer vehículo ha contactado con los mejores proveedores, como lo demuestra la procedencia del motor (Grupo VW-Audi), del chasis (Dallara), de la amortiguación (WP Suspension) o los frenos (Brembo).
Mide 3,67 metros de largo, 1,87 metros de ancho y 1,16 metros de alto; siendo su distancia entre ejes de 2.430 mm. El chasis Dallara está construido en fibra de carbono y permite que todo el conjunto sólo pese 700 kilos. Por su puesto, la propulsión es a las ruedas traseras. De esta forma, con un cambio manual de seis velocidades, y unido a un motor 2.0 TFSI de 220 cv de potencia y 300 Nm de par, se consiguen unas prestaciones estupendas: aceleración de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y 217 km/h de velocidad máxima; una capacidad de aceleración idéntica a la de todo un Porsche 911 Turbo.
KTM aporta interesantes datos que dan buena prueba de su capacidad de frenada, y es que el X-Bow para detenerse circulando a una velocidad de 100 km/h sólo necesita 33,1 metros. Destacan también los neumáticos, en medida 205/40 R17 delante y 235/40 R18 detrás. Si se llegan a construir más de 100 unidades del KTM X-Bow ya se piensa en las opciones que podrá tener, tales como cambio secuencial tipo DSG o potenciación de hasta 300 cv.