Kia Pro Ceed GT: GTI a precio de saldo

kiagtap_958bf97e419bc6ee5091becb6.jpg
Raúl Toledano28 oct 2014
Kia ha sabido ganarse al público más joven con el Pro Ceed de nueva generación, que tiene como adorno final esta versión deportiva GT, cuyo motor gasolina turboalimentado de 204 cv de potencia y su PVP de 23.185 euros nos permiten hablar de unas prestaciones a precio de saldo.
Los compactos de altas prestaciones, también conocidos como GTI (turismos de tracción delantera con motores vitaminados), son por tradición los deportivos más populares del planeta. Principalmente porque sus precios permiten no solamente soñar con ellos, sino con conducirlos en propiedad algún día. Y en esta ecuación, precio-deportividad, el nuevo rey es el Kia Pro Ceed GT, el primer GTI en la historia de la marca coreana que desde septiembre del año pasado es el modelo más competitivo de la categoría.
Derivado del compacto de la casa, el Ceed de 2ª generación (año 2012), el Pro Ceed sigue siendo la carrocería de tres puertas (4,31 metros de largo y 1,43 m de alto) de la gama, pero se diferencia del modelo saliente fundamentalmente en dos aspectos: el diseño, ahora más personal, agresivo y juvenil; y la gama mecánica, con este escalón de potencia de 204 cv denominado "GT" para el 3p (en otros países también se combina con el compacto de 5p). Un reposicionamiento de la marca y del modelo que directamente aspira a ganarse a los más jóvenes que anhelan con comprarse un GTI.Sin discusión, es el compacto deportivo más barato del mercado
El Pro Ceed GT, que comparte plataforma con su primo coreano Hyundai Veloster (186 cv), es el GTI más barato del mercado: 23.185 euros (descuentos oficiales incluidos). La economía es la gran baza de un modelo que, por dimensiones, es una alternativa no solamente a modelos del segmento C (Golf GTI, Focus ST, León FR, Alfa Giulietta QV, DS4 THP 200), sino también a coches de 200 cv más pequeños (segmento B) como los DS3 Racing, Peugeot GTi, Renault Clio RS o Ford Fiesta ST.
a favor- Chasis e imagen- Precio y equipamiento- Usabilidaden contra- Motor- Visibilidad trasera- Equipo de frenos
Frente a los primeros, lo dicho, el precio (con márgenes mínimos de 5.000 euros en el precio base) marca la diferencia; y frente a los segundos, los 380 litros de maletero y unas plazas traseras insólitamente amplias y relativamente fáciles de acceder gracias a sus grandes puertas laterales lo dotan de un usabilidad muy superior. Eso sí, ojo con aparcar en batería, si el coche contiguo está muy próximo cualquier operación se complica.Sus cotas interiores y su maletero de 380 litros permiten una usabilidad que otros GTI's no tienen
Salvando las distancias recuerda al León FR, cuando éste era una versión deportiva dentro de la gama y no un acabado como es ahora con opciones mecánicas diversas. Las siglas GT bien podrían ser la futura codificación de los acabados deportivos de Kia. Mientras tanto, el Pro Ceed GT es una versión cerrada, esto, con un nivel de equipamiento de serie muy copioso (asientos deportivos Recaro, navegador, faros de xenón, llave inteligente, techo solar panorámico) que deja únicamente en opción la pintura metalizada (488 euros) y con una única combinación mecánica (motor gasolina 1.6 GDi, tracción delantera y cambio manual de seis velocidades).
Estéticamente, el GT es fácilmente distinguible del resto de la gama Pro Ceed. Ahí están los cuatro pilotos de LED para la iluminación diurna agrupados en los extremos del paragolpes ensanchado, o una parrilla delantera con diseño de malla; los faldones de las puertas y las llantas en negro brillante de 18” con neumáticos Michelin 225/40 y pinzas de freno en color rojo, sobre el lateral; o los paragolpes posteriores también abultados con la pertinente doble salida de escape cromada incrustada a cada lado del difusor y el prominente alerón superior, en la zaga.
Es hora de subirnos al interior para examinar al Pro Ceed GT. Antes de arrancarlo, observamos alrededor, y más allá de los espectaculares asientos Recaro forrados en piel vuelta y cuero, las referencias a la versión GT (en volante, umbrales de puertas y respaldos), las costuras en color rojo o los pedales en aluminio, el habitáculo es reconocible cien por cien. Junto a los impresionantes butacones -el del conductor con ajuste lumbar eléctrico-, el otro detalle más vistoso está en el cuadro de mandos con una pantalla que puede configurarse de dos maneras distintas con un botón ("GT") en el volante (que también incluye de serie calefacción). Pues bien, si apostamos por la más deportiva, desaparece el velocímetro de aguja tradicional y la velocidad se proyecta en número y a los lados sendas celdas informan sobre la presión del turbo y la curva del par motor.
Estamos prácticamente toda la semana conduciendo el Pro Ceed GT con esta configuración -que modifica la asistencia de la dirección, endureciéndola-, y enseguida apreciamos que es un GTI que destaca por lo cómodo y suave que es. A nivel de suspensiones, se nota "más duro" que un Ceed o Pro Ceed normal, pero su buena puesta a punto para el mercado europeo denota un compromiso entre dinamismo y confort muy a ponderar como coche de diario. Por su parte, el motor es silencioso, haciéndose notar únicamente en aceleraciones contundentes. La visibilidad trasera, penalizada por el diseño de la carrocería, es el gran hándicap desde el puesto de conducción, aunque una cámara trasera (de serie) de excelente resolución mitiga el problema.A nivel de suspensiones, se nota ''más duro'' que un Pro Ceed normal, pero en ningún caso compromete el confort
La mecánica tiene una cilindrada de 1.6 litros, inyección directa de gasolina, y turbocompresor de doble entrada ("TwinTurbo") que desarrolla 204 cv de potencia y 265 Nm de par motor. Echamos algo en falta de potencia por debajo de las 1.700 rpm, pero a partir de ahí y hasta alcanzar las 5.000 rpm, la aguja del cuentarrevoluciones sube con bastante elasticidad. Más allá de un cambio manual de seis velocidades con recorridos algo imprecisos y ligeras holguras, la puesta a punto del motor es coherente con lo que pretende ser: un GTI confortable y no radical como pudieran ser los Astra OPC o Mégane RS. Y es que con 230 km/h de velocidad máxima y 7,7 segundos de 0 a 100 km/h no se puede hablar del compacto más rápido (incluso es más lento que los subcompactos tipo Clio RS y compañía por la mejor relación peso/potencia de éstos), pero sí de unas prestaciones suficientes para divertirse sin necesidad de arruinarse.Sin ser el GTI más rápido, el motor ofrece un equilibrio muy razonable entre prestaciones y consumos
Y es que, además de su precio, el Pro Ceed GT destaca por su notable economía de uso. Gasta poco carburante en relación a su potencia: 8,5 litros mezclando kilómetros por ciudad y carretera en una conducción moderada, sin grandes aceleraciones. Eso sí, como ocurre con estos motores compactos de gasolina sobrealimentados, es una mecánica muy sensible a incrementar el consumo si nos cebamos con el acelerador. Además tiene como desventaja que no monta la tecnología Start&Stop, como la mayoría de sus rivales.Con este Pro Ceed GT Kia busca imagen y prestaciones a un precio razonable, pero no la radicalidad de algunos adversarios
Por último, para resumir las características deportivas del bastidor recurriremos al refranero popular: mucho pollo para tan poco arroz. El chasis del Pro Ceed GT ofrece la dureza justa para no sacarte las muelas y al mismo tiempo sujetar a carrocería en apoyos fuertes. Goza de una estabilidad lineal sobresaliente. Las reacciones en plena curva son predecibles y, a pesar de unos frenos sin mucha mordiente (los delanteros ventilados), se puede conducir rápido siendo de esos GTI obedientes donde primero entra el eje delantero y después el trasero (que apenas se insinúa). A esta neutralidad en su comportamiento (el pollo) le falta un poco de motor (el arroz), pero seguramente eso hubiera incrementado la factura y la radicalidad; y en ninguno de los dos casos ésa era la intención del fabricante coreano.