Kia Ceed 5p 1.6 GDI automático: Sorprendente de principio a fin

kiaceedpportada_d80e2a914c31eb61cd930d7e1.jpg
Raúl Toledano25 abr 2013
Probamos a fondo uno de los compactos que más está dando que hablar desde su llegada en 2012: la segunda generación del coreano Kia Ceed 5 puertas, no revolucionario, pero sí tan mejorado en lo que se ve (diseño, acabados y equipamiento) y en lo que se siente (motor gasolina GDI 136 cv con cambio automático DCT) por su agradable funcionamiento, que sorprende de principio a fin
Que el segmento C en ocasiones resulta soso y que las marcas buscan en él asegurar sus ventas y cumplir con sus objetivos es una realidad que nadie pierde vista: hay mucho fondo de armario donde elegir y pocas diferencias en el escaparate. Pero todavía existen modelos de muy distinto estatus que sorprenden, sino por lo que son, por lo que han dejado de ser. Un ejemplo sería el nuevo Mercedes Clase A, y otro, con precios y posicionamiento diferentes, es el nuevo compacto 5 puertas Kia Ceed.Todavía hay compactos que sorprenden, sino por lo que son, por lo que han dejado de ser; el Ceed 5p es uno de ellos
Los coreanos de Kia, con el Sportage apretando las clavijas al resto de SUV compactos, renovaron en 2012 su segundo modelo más vendido (la gama Kia Ceed se completa con las carrocerías de tres puertas “Pro Cee’d” y familiar “Sportswagon”) con un salto de calidad a todos los niveles que pone en apuros a cualquiera de sus posibles alternativa: Hyundai i30, Toyota AurisHonda Civic, Mazda 3, Renault Megane, Seat León, Opel Astra y un largo etcétera hasta culminar en el mismísimo VW Golf.
Con los siete años o 150.000 kilómetros de garantía que Kia ha convertido en su claim de marca, el nuevo Ceed es mucho más que eso, alcanzando, por lo menos esa es la intención, el lado más emocional del potencial cliente, algo que con el primer Ceed no ocurría. Por lo tanto, el diseño exterior es otra baza a explotar en este Ceed. Es sugerente y deportivo (de morro bajo) por la nueva y agresiva parrilla frontal y por unas ópticas afiladas con iluminación diurna de LED (un plus de exclusividad respecto a otros rivales). La silueta lateral se beneficia de unos pasos de ruedas ensanchados y una cintura ascendente hacia la zaga que potencia el diseño de cuña del ‘hatchback’ coreano, que en la zaga aporta unas líneas más fluidas, con un pequeño spoiler trasero que incluye la luz de freno central coronando un portón prominente y la utilización de LED también en los faros traseros.
a favor- Imagen - Relación calidad/precio - Espacio interior- Agrado conducciónen contra- Motor gasolina GDI- Suspensión blanda- Cambio DCT lento
Ha cambiado tanto su imagen exterior que la primera idea es pensar que también habrán variado bastante sus dimensiones exteriores. Pues no tanto. La batalla es la misma que antes: 2,65 metros. Aumenta el ancho de vías, delante y detrás, para dar cabida a llantas de hasta 17”, y también la longitud en 5 centímetros (4,31 m). Por el contrario, tanto a lo ancho como a lo alto, el Ceed 5p 2012 decrece un centímetro.
Esta silueta más deportiva viene acompañada de una mejora en el aprovechamiento de su espacio interior. Delante se viaja con mucha amplitud y comodidad: el salpicadero no es invasivo y el parabrisas, poco inclinado, acentúa esa sensación de espacio. Además, el acceso a estas plazas viene facilitado por un buen ángulo de apertura de las puertas y una posición de las banquetas no excesivamente baja. Los asientos, tapizados en tela y con ajustes manuales en nuestra unidad de prueba, son de un mullido muy agradable al paso de los kilómetros, sin destacar en exceso por sus sujeciones laterales.Espacio, visibilidad, buen acceso y cómodos asientos son las credenciales en la parte delantera de este Ceed
En la fila trasera, incluso con el techo de cristal panorámico del Ceed que nos cede Kia, el compacto coreano destaca por su altura, y en un segundo término por una notable anchura de puerta a puerta. En cuanto al espacio para estirar las piernas es correcto, beneficiándose los pasajeros traseros del hueco que existe bajo las butacas delanteras. Como en la mayoría de los turismos de este segmento, la plaza central por su estrechez y dureza es sólo aprovechable para emergencias, aunque en el caso del Ceed tiene la virtud de que el piso es casi plano.

kiaceedpapoyo_628d9695fc44c59fadf7cb930.jpg

El espacio de maletero es otra de las agradables noticias al testar la segunda generación del Ceed. Sin superar los 400 litros como los colosos de la categoría Citroën C4 y Honda Civic, el compacto coreano cubica unos interesantes 380 l (por los 340 de antes) con formas muy geométricas, pasos de rueda poco invasivos y un piso de carga no muy alto que facilita las maniobras de carga. Además, la banqueta trasera es abatible en configuración 60/40, ampliando la capacidad de carga hasta los 1.318 l.
Los 380 litros de maletero es una de las mejores cotas del segmento
Antes de pasar al apartado dinámico, hay que detenerse en los acabados del Ceed II, diseñado, desarrollado y producido en Europa. Se nota mucho la mano alemana en él. La legibilidad del cuadro de instrumentos no tiene comparación con su antecesor. Los plásticos blandos en las zonas altas del salpicadero y puertas sustituyen a los plásticos duros de la anterior generación. La consola central flotante está orientada hacia el conductor y brillantemente resulta, en la parte alta con la pantalla a color táctil que incluye el sistema de navegación y en la zona baja los mandos de la climatización. Y las soluciones encontradas por Kia para habilitar espacios portaobjetos son variadas y acertadas: dos portavasos centrales, amplias guanteras o hasta el portagafas situado en el techo, a la altura del plafón de iluminación central.
Nuestro acabado intermedio Drive que al asociarse con el cambio automático de doble embrague “DCT” añade de serie el “Pack Comfort”, valorado en 1.000 euros y que incluye el techo panorámico y los sensores de parking trasero, supone un desembolso de 18.000 euros, sensiblemente más barato que la mayoría de sus rivales y con una dotación de serie que cumple las expectativas del target del segmento C generalista: control de estabilidad, seis airbags, anclajes ISOFIX, asistente de arranque en pendiente, radio CD con mandos al volante, sistema de navegación, climatizador bizona, control de velocidad crucero, bluetooth, conexión USB, retrovisores exteriores plegables, llantas de 16” y ópticas de LED traseras; echando de menos las luces y los limpias automáticos, Star/Stop o el control de presión de neumáticos.De media, la gama Ceed es más barata que la competencia; nuestro Ceed 5p Drive con el Pack Comfort ofrece por 18.000 € una amplísima dotación de serie
Recientemente, Kia ha anunciado las versiones más deportivas y potentes “GT” de 204 cv para Ceed y Pro Ceed. Nosotros nos tendremos que conformar con el motor gasolina 1.6 GDI de 136 cv de potencia asociado al cambio automático de doble embrague DCT con seis relaciones, un conjunto motor/transmisión que da lo mejor de sí mismo a medio régimen, con muy poca fuerza a bajo régimen y con un empuje progresivo a medida que nos acercamos a la zona roja del cuentarrevoluciones. No tiene una aceleración destacable, le cuesta subir de vueltas, y su consumo tampoco es excesivamente bajo, homologando 6,1 l/100 km (cifra ya muy alta en relación a otros motores gasolina de similar potencia de la competencia) y que en conducción real, mixta, ligera y en los márgenes de la legalidad, se acercan peligrosamente a los 8 litros de media.
A nivel de comportamiento, el Ceed se apoya en un eje delantero tipo McPherson y uno posterior multibrazo, y según la marca contribuye a que la rigidez torsional del chasis haya crecido un 45%. La dirección, eléctrica, tiene tres programas de funcionamiento – Confort, Normal y Sport- variando el grado de asistencia entre uno y otro, siendo la primera de ellas la primera de ellas muy recomendable para la circulación urbana. El cambio automático DCT nos convence en viajes largos, pero no tanto en una conducción urbana porque en las primeras marchas tienda a patinar, retardando el engranaje de primera a segunda y de ésta a tercera.

kiaceedpapoyo_b35e0fb8e88b8becd80dd6d7c.jpg

Por lo demás se puede hablar de un tacto de conducción de alta calidad, muy agradable y gratificante para el que se sienta ante el volante. El Ceed es un coche muy estable, con un carácter rutero incuestionable gracias a una amortiguación que absorbe sobradamente las irregularidades del asfalto, a la finura de su motor, y a la solidez con la que rueda por todo tipo de vías aislando muy bien al pasaje. Peca de una suspensión algo blanda que le impide ser un compacto más ágil, sobre todo en los cambios de apoyo más exigentes. Pero aun así es un coche que apretándole más, en una conducción más deportiva, no es significativamente subvirador: las inercias a salirse de la trayectoria son controlables, y rara vez entra en funcionamiento el ESP.El Ceed, con un alto agrado de conducción, es más estable que ágil