Jornadas de conducción Abarth: Al volante de los Abarth 595

portadaabarthconduccion_8bcac9b7cb0ac7a6c0966e5da.jpg
Enrique Marco26 sep 2014
Nos ponemos al volante de los Abarth 595 gracias a la iniciativa de la marca italiana y a la escuela de conducción Sportdrive. Con estas actividades los clientes y potenciales clientes de la firma del escorpión aprenden y se divierten a partes iguales en diferentes trazados de nuestra geografía.
La gama Abarth 2014 es una de las más pasionales del mercado y sus clientes, en la mayoría de los casos, grandes amantes de la conducción deportiva. Por este motivo la deportiva firma italiana celebra a menudo eventos en circuito en los que da a conocer las últimas novedades de la marca a un grupo seleccionado de clientes o potenciales clientes. En Autocity tuvimos la oportunidad de participar en uno de estos eventos, por lo que nos desplazamos hasta el circuito internacional de karting de Zuera (Zaragoza) para comprobar cómo se viven este tipo de acciones promocionales.
La escuela de conducción Sportdrive es la encargada de impartir estas breves clases de conducción con una parte teórica y otra práctica. La jornada comienza con un briefing en el que se dan unos rápidos consejos de cómo ponerse al volante así como de qué forma han de abordarse las curvas desvelando cuál es la trazada correcta. En nuestro caso el experimentado piloto Andy Soucek fue quien realizó la pequeña charla previa a las experiencias en pista, aunque la sorpresa fue la presencia de Albert Llovera, famoso piloto andorrano que participa en diferentes disciplinas automovilísticas y que cuenta con el patrocinio de Abarth.

xa_abarthconduccion_d37c56a710aa2f829fafbacf2.jpg

En el momento de pasar a la acción los participantes se dividen en tres grupos, cada uno de ellos con un monitor, monitores todos ellos con una considerable experiencia en competición. Mientras unos realizan ejercicios de slalom otros prueban sus reflejos con las “pruebas de esquiva”, casos prácticos que pueden aportar experiencia al alumno y mejorar así su nivel de seguridad y habilidad. Pero la prueba que todos esperan en la de rodar en circuito, en la que realmente se puede correr y percibir las reacciones del coche.

xb_abarthconduccion_89b673f2e7baf8149fb2e0f26.jpg

Para la ocasión se disponía de los Abarth 595 con el motor 1.4 T-JET de 160 cv. Con el cambio secuencial las recomendaciones de los monitores nos instaban a “pilotar” en modo automático, si bien el que lo prefería podía cambiar con las levas del volante. La diversión al volante de estos pequeños deportivos es total desde el minuto uno. Nada más arrancar nos invade el generoso sonido y percibimos claramente el notable empuje del motor turbo de este coche, que acelera de 0 a 100 km/h en poco más de 7 segundos. Debido a su bajo peso, su corta distancia entre ejes, la puesta a punto de la dirección y las llantas de 17 pulgadas, el tacto del Abarth 595 es de lo más directo y deportivo, proporcionando al afortunado conductor una diversión similar o superior a la que se puede obtener con deportivos de mucha mayor potencia y precio.Con el Abarth 595 el tacto es tan deportivo y el peso tan ligero que no se echa en falta más potencia
Tras estas breves “clases de conducción” los comentarios que escuchamos de los asistentes fueron muy positivos; y en todo caso el comentario generalizado era el de: “se me ha hecho muy corto”. Y es que los Abarth enganchan, y cuando un aficionado a la conducción deportiva entra en pista con un bólido de este tipo es normal que no se quiera bajar, pues el placer que se experimenta al volante de un coche como el 595 Competizione es extraordinario. Sin duda alguna, una excelente iniciativa por parte de la marca Abarth y un buen trabajo de la escuela de conducción Sportdrive.

xc_abarthconduccion_579ecedd3bda6b13f9e716ae5.jpg