Jeep Grand Cherokee Overland: Un todoterreno auténtico

portada_jgc_601728b71b1483f56075fbbf7.jpg
Enrique Marco30 nov 2012
El Jeep Grand Cherokee Overland es un todoterreno de lujo, pero no al estilo de los conocidos y prestigiosos SUV alemanes, sino con unas aptitudes para cualquier tipo de terreno y condición climatológica evidiables. Asociado al motor diésel de 241 cv puesto a punto por Fiat Powertrain, y al selecto acabado Overland, este rey de los 4x4 cuesta 68.054 €.
La evolución de los todoterrenos ha sido espectacular durante las últimas décadas, y nos ha traído lujosísimos y comodísimos vehículos que funcionan muy bien en asfalto, aunque no sean muy indicados para el campo. Existen marcas legendarias que todavía comercializan todoterrenos puros que, eso sí, se han transformado totalmente en materia de refinamiento, pero sin perder algunas aptitudes campestres. Uno de los más claros ejemplos de verdaderos todoterrenos puros y duros, y además de lujo, es el nuevo Jeep Grand Cherokee, que en su acabado Overland y con el motordiésel de 241 cv se convierte en una interesante opción para determinados perfiles de cliente. El pasado verano probamos la versión más básica, el Grand Cherokee Laredo 3.0 CRD de 190 cv (50.332 €), mientras que ahora nos subimos a la tope de gama: Grand Cherokee Overland 3.0 CRD de 241 cv (68.054 €). Vamos a ver qué nos ofrece y cómo va.
a favor-Todoterreno de verdad-Presencia imponente-Lujoso y equipadoen contra-Peso elevado-Caja de cambios veterana
Inicialmente cuando uno piensa en la compra de un todoterreno grande de lujo rápidamente le pueden venir a la cabeza los BMW X5, Mercedes ML o Volkwagen Touareg entre otros. Por su nueva imagen refinada y equipamientos selectos, el Jeep Grand Cherokee Overland bien podría ser un rival de estos prestigiosos SUV alemanes, pero por vocación y comportamiento los competidores más directos por concepto habría que buscarlos en el Land Rover Discovery 4 y en el Toyota Land Cruiser 200. El Jeep, el Land Rover y el Toyota son todoterrenos de verdad, mientras que los mencionados SUV alemanes son “de la nueva hornada”, en la que se consigue que vayan bastante mejor en carretera pero que no sean tan aptos para el campo.
Si comparamos el Jeep Grand Cherokee Overland con las versiones más próximas de los Land Rover y Toyota vemos que el modelo americano sale muy bien parado, ya que el británico (Discovery SDV6 HSE de 255 cv, 65.820 €) es todavía más pesado y con unas cifras de prestaciones y consumos peores; mientras que el japonés (Land Cruiser 200 4.5 V8 D-4D de 286 cv, 85.900 €) sí es tan rápido como el Jeep debido a su enorme y poderoso motor, pero resulta más torpe y de mayor consumo. Otras marcas, como Nissan y Mitsubishi, que también siguen haciendo todoterrenos auténticos, no disponen de versiones tan selectas y que por tanto sean homólogas a nuestro protagonista de hoy, aunque en todo caso los Pathfinder y Montero sí podrían ser una alternativa al Grand Cherokee Laredo de 190 cv.

jgc_xlat_30d3d59633e396ff9259bc2e8.jpg

Una vez situado frente a la competencia, y asumiendo que con los 2.347 kilos que pesa el Jeep Grand Cherokee no puede ofrecer un comportamiento en carretera tan dinámico como el de los prestigiosos SUV alemanes, vamos a centrarnos en las múltiples virtudes que sí posee este espectacular vehículo. Este modelo de legendario nombre y tradicional marca es el primero desde que el Grupo Fiat es propietario del conglomerado italo-americano. Por ello, el motor que monta ya no es de origen Mercedes, como en la pasada generación de Grand Cherokee, sino que se trata de un VM Motori puesto a punto por Fiat Powertrain. El resultado es muy bueno, y este 3.0 CRD de 241 cv de potencia y 550 Nm de par, siempre asociado a un cambio automático de cinco velocidades, rinde de maravilla y poco o nada tiene que envidiar al de sus rivales.Nueva mecánica V6 diésel de 241 cv puesta a punto por Fiat Powertrain
Accedemos al Jeep y lo primero que llama la atención es su elevada altura, si bien para acomodarse en él se puede seleccionar la posición más baja de la suspensión neumática (de serie con este equipamiento Overland). Volante de cuero y madera, tapicería de piel, salpicadero de excelente presentación, navegador de serie…. Son algunos de los elementos que nos confirman que estamos ante un vehículo de muy alta gama; mientras que su enorme techo panorámico (de serie en el Overland) aporta un plus de alegría y luminosidad al habitáculo. Sin duda el Grand Cherokee es muy espacioso para cinco pasajeros, y además conserva un gran maletero de 782 litros que se pueden ampliar a 1.554 litros si abatimos la fila trasera.

jgc_xint_5ab7381f098abdce880b8e87e.jpg

En materia de equipamiento, estamos ante la versión tope de gama, y por ello nos encontramos con elementos muy lujosos o avanzados tecnológicamente que viene de serie. Tiene un completo sistema multimedia con navegador de pantalla táctil de 6,5 pulgadas, cámara de visión trasera, entradas USB y equipo de música de 9 altavoces y 506w; sistema de arranque y entrada sin llave; volante calefactado, asientos ventilados y calefactados con regulación eléctrica y memoria; portón trasero de apertura eléctrica; faros bixenón inteligentes con función cortas/largas; o control de velocidad adaptativo entre otras cosas.De serie esta versión Overland viene muy bien equipada
En materia técnica, decir que además de la suspensión neumática, el Grand Cherokee Overland cuenta con el sistema de tracción “Quadra Drive II”. Tanto los modos de conducción de la suspensión como de la tracción se pueden manejar desde los mandos ubicados en el interior de la consola central, tras la palanca de cambios. Aquí nos encontramos con una ruleta que nos permite seleccionar cualquiera de los modos de uso y que viene acompañada por unos botones para conectar la reductora, el control de descensos u otros botones para graduar la altura de la suspensión. Sin duda alguna, este Jeep Grand Cherokee Overland ofrece una conducción “a la carta” para cualquier tipo de terreno y condición climatológica.

Ya en acción, en asfalto, este Jeep nos transmite una alta dosis de delicadeza. El motor responde con contundencia y con finura, y la caja de cambios –aunque no es de las más modernas y rápidas- pasa de una marcha a otra con total suavidad. Eso sí, rápidamente percibimos que llevamos entre manos un coche grande y pesado, y aunque esta versión cuente con suspensiones con modo deportivo y llantas de 20 pulgadas con neumáticos 265/50 R20, el Grand Cherokee es un vehículo para tomarse las cosas con tranquilidad, pues si bien en buenas carreteras podemos correr mucho, en zonas viradas no muestra mucha agilidad. Esto es algo lógico en un coche de su tamaño, concepción y peso; y de hecho es igual o mejor en este apartado que sus dos rivales directos antes mencionados.

jgc_xtras_21df133cd197520767f3e3657.jpg

Analizando las prestaciones nos damos cuenta lo eficaz que resulta su motor 3.0 CRD de 241 cv y 550 Nm de par desde 1.800 rpm, ya que a pesar de su elevado tonelaje (casi 2,5 tn) es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 8,2 segundos y de alcanzar los 202 km/h. Por lo que se refiere al consumo, podemos decir que está bastante contenido para lo que es el coche, ya que 8,3 l/100 km no son mucho. En ciudad aparecen las dificultades típicas de maniobrabilidad de un vehículo que mide 4,82 metros de largo, 1,94 metros de ancho y 1,76 metros de alto. Ahora bien, si salimos al campo, pocos obstáculos pueden detener al Grand Cherokee, y donde otros modernos SUV deberían darse la vuelta, el Jeep continúa gracias a su favorable esquema y cotas, así como a su sofisticado sistema de tracción y suspensiones. A pesar de su tamaño y peso, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h muy rápido: 8,2 segundos