Jeep Commander: El anti Hummer

a fondo :: Jeep Commander 1
Diego Zotes28 mar 2006
Su estética de líneas rectas y formas cuadradas le aportan la fortaleza y robustez de los Jeep de antaño. Listo para enfrentarse a los más grandes de la categoría… ¡qué tiemble el Hummer H3 porque ha llegado el Commander!
El anti Hummer
Su estética de líneas rectas y formas cuadradas le aportan la fortaleza y robustez de los Jeep de antaño. Listo para enfrentarse a los más grandes de la categoría ¡qué tiemble el Hummer H3 porque ha llegado el Commander! Un SUV de lujo de siete plazas con unas prestaciones en asfalto y campo envidiables, gracias a sus dos potentes mecánicas disponibles: un 5.7 V8 HEMI de 326 cv y un 3.0 V6 CRD de 218 cv
En la ofensiva por incrementar su gama de productos en el mercado europeo en los próximos dos años, Jeep amplía su oferta disponible a cuatro modelos. Tras quince años conviviendo con el Wrangler, Cherokee y Grand Cherokee, la marca americana nos da a conocer al nuevo miembro de la familia, el Commander
Se trata del primer Jeep con siete plazas repartidas en tres filas de asientos de altura ascendente -modo teatro- para ofrecer una correcta visibilidad a todos los ocupantes. A primera vista recuerda al Grand Cherokee de los años 80. Una estética cuadrada con un imponente frontal y un parabrisas demasiado vertical que acusa la aerodinámica, pero rescata el auténtico espíritu de los primeros Willys o Wagoneer.
El interior es refinado y si la parte inferior del salpicadero nos puede recordar a algún otro modelo de la marca, la superior es totalmente nueva y destaca por los 16 tornillos tipo Allen que lo franquean para dotarle de un aire más robusto si cabe. La correcta calidad visual se ve favorecida por los tres techos solares que descubren la primera y segunda fila de asientos. Otro aspecto significativo es la incursión de sujetavasos en todas las plazas, así como el regulador del climatizador independiente que incorporan las plazas traseras
El Jeep Commander estará disponible desde el 1 de abril en los concesionarios españoles en un único nivel de acabado, Limited:
- Jeep Commander 3.0 V6 CRD: 51.350 euros
- Jeep Commander 5.7 V8 HEMI: 59.400 euros
Como opciones quedan la pintura metalizada (640 euros), el enganche del remolque (768 euros), el DVD (1.792 euros) y el navegador (2.368 euros). También se oferta el pack DVD + navegador por 3.008 euros.
Mikel Elorza, Autocity.
28 de Marzo de 2006
Motores y equipamiento
El Commander comparte plataforma con el Grand Cherokeey pese a parecerlo no es mucho más grande que éste. Sus dimensiones permanecen casi inalterables y sólo gana tres centímetros de largo y seis de alto. Así, sus medidas son 4.784 mm de longitud, 1.899 mm de anchura y 1.826 mm de altura.

a fondo :: Jeep Commander 2

No existe la versión cinco plazas, pero la segunda y tercera fila de asientos son totalmente abatibles y nos permite no sólo pasar de siete a cinco o dos plazas, sino también ampliar la capacidad del maletero de 170 a 1028 o hasta los 1951 litros máximos con un suelo de carga absolutamente plano. La tercera fila también es abatible en proporción 50/50 ganando en modularidad. Debajo de la carrocería del coche, a la altura del maletero, se esconde una rueda de repuesto de igual tamaño a las que monta de 17 pulgadas. Detalle a agradecer en un todoterreno, ya que la tendencia equivocada a incluir rudas de "galleta" o kit reparapinchazos limitan las capacidades off road en caso de pinchazo.
Sus cualidades on road son acertadas gracias a una correcta puesta a punto en asfalto, pero sin perder su eficacia off road. Y es que para asegurarle dichas prestaciones los ingenieros de Jeep han dotado al Commander de de los sistemas 4x4, suspensiones y grupo propulsor del Grand Cherokee.
Bajo el capó esconde dos potentes propulsores ya conocidos por todos. En gasolina está disponible el 5.7 V8 HEMI de 326 cv - en el que ya hemos comprobado en otros modelos del grupo Daimler Chrysler un bajo nivel de consumo y unas prestaciones de altísimo nivel -, pero la verdadera joya es el diesel de origen Mercedes 3.0 V6 CRD de 218 cv, un turbo de geometría variable y cuatro válvulas por cilindro. Ambas motorizaciones montan una caja de cambios automática de 5 velocidades con secuencial.
El diseño tradicional y la imagen clásica se fusionan con una tecnología de primera que dota a este SUV de lujo de control de presión de los neumáticos, control de tracción a cualquier velocidad (TCS), programa electrónico de estabilidad (ESP) con sistema electrónico de mitigación del balanceo (ERM), asistencia de frenada de emergencia (BAS), ABS, así como sensores delanteros y traseros de aparcamiento. Pero en materia de seguridad el equipamiento no acaba aquí e incluye airbags de cortinilla en las tres filas de asientos, airbags frontales, cinturones con tres puntos de tres anclajes, sistema Isofix para sillitas de niños y el conocido sistema de tracción Cuadra Drive II que coge prestado de su hermano Grand Cherokee.
Los responsables de Jeep pretender vender entre 500 y 600 unidades de aquí a finales de año de este modelo que se producirá en la planta que la marca americana tiene en Graz, Austria, y donde ya se fabrican otros modelos de la casa Daimler Chrysler: 300 C, Voyager o Grand Cherokee.