Jaguar XE: Bautizo de la nueva berlina

jaguarberlina_87640c85d1c04f09d0a5d603c.jpg
Raúl Toledano05 mar 2014
A mediados de 2015 Jaguar tendrá una nueva berlina de lujo bautizada en Ginebra como Jaguar XE. Se colocará por debajo de los actuales XF y XJ. Competirá en el segmento D con una nueva familia de motores diésel y gasolina y un chasis monocasco realizado completamente en alumino.
Jaguar pretende competir en la categoría de las berlinas medias de lujo o segmento D premium. Con nombres y apellidos, esto significa que la marca perteneciente al Grupo TATA se mida a los BMW Serie 3, Mercedes Clase C, Audi A4 o Lexus IS. La nueva nomenclatura de la berlina compacta de la firma inglesa será Jaguar XE, que se posicionará dentro de la gama por debajo de las berlinas grandes (XF) y de representación (XJ) que actualmente comercializa. Con esta nueva estrategia, Jaguar pretende dar otro empujón a sus resultados comerciales en un segmento más accesible dentro de lo que es el mercado premium.Competirá contra las berlinas premium del segmento D
El futuro Jaguar XE, denominación confirmada por la marca en el Salón de Ginebra, derivará de la nueva plataforma modular Da7 presentada durante el pasado Salón de Frankfurt sobre el concept C-X17. Comenzará a producirse a finales de este año para arrancar sus ventas a mediados de 2015. Para ser competitiva, Jaguar volcará una serie de soluciones técnicas sobre él que puedan hacerlo más accesible sin perder un ápice del refinamiento y la deportividad de la que hacen gala siempre sus modelos. Será el primer modelo de su segmento en incorporar un bastidor monocasco realizado íntegramente en aluminio. El empleo exhaustivo de este material brinda una combinación de ligereza y rigidez que se traslada directamente al comportamiento, rendimiento y la eficiencia del futuro XE, según la marca.

apoyo_6b7f4d7ea9fe56a9994f9a891.jpg

El otro gran baluarte del Jaguar XE será la nueva familia de motores diésel y gasolina denominada Ingenium, bloques de cuatro cilindros y dos litros de cilindrada que se adaptarán tanto a una disposición longitudinal como transversal así como a la transmisión de la potencia al eje trasero o a las cuatro ruedas. No se habla de potencias concretas, pero sí de mecánicas capaces de ofrecer velocidades máximas de hasta 300 km/h y emisiones por debajo de los 100 gramos de CO2 por kilómetro.La nueva familia de motores diésel y gasolina, con cilindradas de dos litros y velocidades de 300 km/h