Jaguar X Type Wagon: Un espacio de lujo

Diego Zotes24 feb 2004
Ya se puede comprar un familiar a la última moda con todo el estilo y refinamiento de Jaguar. Buen espacio trasero para disfrutar del tiempo libre, motores gasolina y diesel, tracción delantera o total y precios en línea con los familiares exclusivos de mayor éxito.
Inicio
ESPACIO DE LUJO

a fondo Jaguar X Type Wagon 1

Una de las categorías que más crecimiento ha experimentado en los últimos años es la de los familiares, wagon, touring o como quieran llamarlos. El caso es que este tipo de coche ya no se vende ni se compra como el vehículo ideal para el propietario de un pequeño negocio ni para las familias numerosas, que ya tienen excelentes monovolúmenes para cubrir sus necesidades de espacio, y más bien se ajusta a la idiosincrasia y necesidades de un público cada vez más joven. Su imagen, más desenfadada que la de la berlina, sugiere un estilo de vida deportivo, lo que junto al carácter práctico que supone disponer de mayor espacio y versatilidad de carga está conquistando a cada vez más compradores en toda Europa.

a fondo Jaguar X Type Wagon 2

Jaguar no ha dejado pasar la oportunidad de entrar en este mercado del mismo modo que tampoco dejó pasar la oportunidad del diesel, y como en aquel caso el producto está a la altura de sus duros y experimentados competidores.
  Todo lo que en los laterales queda por detrás de la puerta delantera ha sido rediseñado para crear un coche de líneas compensadas. Se ha aprovechado que el pilar de la luna posterior no se apoya en las puertas traseras para ampliar el marco superior de estas y mejorar la facilidad de acceso a las tres plazas. En el interior no resulta especialmente amplio por anchura para tres ocupantes, pero dos pasajeros disfrutan de suficiente espacio, beneficiándose además de la mayor altura del techo.
Los asientos traseros pueden retirarse completamente o por partes asimétricas permitiendo un volumen máximo de 1.415 litros, que en condiciones normales queda en 445, claramente por encima del nuevo Volvo V50, ligeramente mejor que los BMW Serie 3 y Audi A4 pero todos ellos notablemente por debajo del Mercedes Clase C y sus 470 litros. La profundidad del espacio de carga es buena pero la altura justa. En parte esto se debe a que bajo el piso del portaequipajes esconde una bandeja que aprovecha el espacio que deja la rueda de repuesto para ocultar objetos. Incluso posee una toma oculta para recargar, por ejemplo, cámaras o teléfonos lejos de miradas indiscretas.
El portón ofrece una buena boca de carga, pero además la luneta trasera también se puede levantar por separado facilitando el acceso a la bandeja enrollable o al propio maletero para recoger o guardar objetos pequeños. Este elemento, al igual que la red que separa el espacio de carga del habitáculo y los raíles sobre el techo, son parte del equipo de serie en el X Type Wagon y sin embargo comunes en las listas de opciones de sus competidores.
La gama de motores comprende el silencioso 2.0 diesel de 130 caballos y dos seis cilindros en uve de gasolina, con cilindradas de 2.5 y 3.0 litros y 194 ó 231 caballos de rendimiento. El motor diesel sólo se ofrece con tracción delantera mientras que las dos versiones de gasolina disponen de tracción total. Además se puede elegir entre tres acabados con diferentes niveles de equipamiento: Classic, Executive y Sport. El control de estabilidad es la única pega que se puede poner a la dotación básica del coche, ofreciéndose como opción en toda la gama por 540 euros.
El acabado Classic es el punto de partida y está disponible con motor diesel o 2.5 gasolina. Se puede distinguir exteriormente por tener los embellecedores de los parachoques pintados en el color de la carrocería.
El acabado Executive, accesible con cualquiera de los tres motores, posee estos y otros detalles cromados, además de un equipamiento interior muy cuidado que incluye tapicería de cuero y asientos de regulación completamente eléctrica, ordenador de viaje y control de crucero entre otros detalles, aunque el Classic no está ni mucho menos mal dotado, ya que cuenta con acabados en madera, climatizador digital, radio y CD, cierre con mando a distancia, asientos con altura regulable eléctricamente o llantas de aleación entre otros.
El acabado Sport no deja dudas sobre su inclinación, con la parrilla frontal pintada en el color de la carrocería que recuerda a los modelos de altas prestaciones de la casa, que llevan el apellido "R", y las llantas de 17 pulgadas. Está disponible con el motor diesel o con el 3.0 litros de gasolina y las suspensiones poseen una configuración deportiva que sin embargo no perjudica la comodidad gracias a la combinación de una limitada inclinación lateral en curvas con una excelente absorción de los baches.
Esta impresión se puede hacer extensiva al resto de versiones, cuyas suspensiones más suaves no se quejan ante una conducción decidida. El fabuloso aislamiento de los ruidos de rodadura es otra virtud que se agradece en viajes, y los técnicos de Jaguar han trabajado para impedir que una zona trasera muy amplia y sin paredes pudiera estropear el excelente comportamiento acústico logrado en el modelo de cuatro puertas.
Carlos Lera, Autocity
24 de febrero de 2004.