Jaguar X Type 2.0D: El lujo se rinde al diesel

Diego Zotes19 nov 2003
El primer Jaguar con motor de gasóleo comparte las virtudes de sus hermanos de gasolina: es cómodo, ágil en carretera y muy elegante; pero además añade un nuevo concepto, la economía. El combustible es casi lo único que recuerda al motor diesel que hay bajo el capó.
Inicio
EL LUJO SE RINDE AL DIESEL

a fondo Jaguar X Type 2.0D 1

Por mucho que algunos critiquen la decisión de Jaguar al montar motores diesel a sus berlinas, lo cierto es que con los pies en el suelo no se puede objetar nada a una actitud que ya está suponiendo un importante impulso en las ventas del X-Type. Y es que en el segmento de berlinas medias "premium" se bate el cobre con rivales muy bien equipados en este tipo de mecánica, que por otra parte supone la mayor porción de ventas.

a fondo Jaguar X Type 2.0D 2

  El motor elegido es un cuatro cilindros de 2.0 litros de cilindrada, por lo que resulta algo novedoso para la marca, al tratarse del primer motor de menos de seis cilindros que habita en uno de sus coches y por ser además diesel. Con 130 caballos de potencia se encuentra en la línea media / baja de la categoría, mientras que los consumos lo colocan en el punto intermedio; pero la suavidad y bajo nivel de ruidos y vibraciones son sin lugar a dudas los mejores del segmento.
En marcha no parece diesel y de hecho cuando se subía alguien al coche durante la prueba no percibía normalmente síntomas de vibraciones o ruidos mecánicos fuera de lo normal en cualquier motor de gasolina.
El Jaguar X Type D en general no defraudará a quien desee todo el estilo y la imagen de Jaguar pero sin renunciar a la economía de una mecánica diesel moderna y refinada. El motor de procedencia Ford cumple muy bien, aunque se echa en falta una sexta velocidad que permita extraer de él lo mejor a cualquier ritmo y mejorar un poco los consumos en autopista.
Carlos Lera , Autocity.
18 de noviembre de 2003.