Jaguar Serie XK XKR vs Porsche 911 S: Comparativa

Autocity10 jul 2005
¿Elegancia o eficacia? Una cosa no excluye a la otra. Cada uno de estos cabrios destaca claramente por uno de estos dos conceptos.
Inicio
¿Elegancia o eficacia? Una cosa no excluye a la otra. Cada uno de estos cabrios destaca claramente por uno de estos dos conceptos.

a fondo Jaguar Serie XK XKR vs Porsche 911 S 1

p>Si tuviera que elegir entre uno de estos descapotables para mis vacaciones en Marbella o Ibiza lo tendría realmente difícil. Para el primero de los destinos me quedaría con el Jaguar, más elegante e indicado para cenar en Puerto Banús y seguir luego hasta la discoteca de Olivia Valere, pero echaría de menos el Porsche a la hora de "subir" a Ronda por su revirada y divertida carretera.
p>   Para la Ibiza actual, dominada por millonarios disfrazados de hippies, me llevaría el Porsche, perfecto para tomar el aperitivo en la Marina Botafoch o para llegar a las magníficas fiestas de Pachá, pero seguro que me acordaría del Jaguar a la hora de conducir cómoda y tranquilamente hacia alguna de las maravillosas calas de la isla. Una elección muy difícil que afortunadamente -no sé si es un consuelo de vulgar mortal- no tengo que hacer. Pero tengo que dejar de soñar y volver al trabajo, afortunado trabajo éste que me permite disfrutar de estas dos joyas, aunque no me las pueda llevar de vacaciones.
p>Muy, muy poderosos
Elegante, sofisticado y más cómodo por configuración del espacio interior y de suspensiones, el Jaguar es un verdadero aristócrata del lujo. Su exquisito interior no desentona sea cual sea el entorno en el que nos encontremos. El magnífico motor V8 emite un agradable y poderoso sonido matizado por el curioso acorde de su sistema de sobrealimentación, una auténtica sinfonía Jaguar. En el lado negativo, para aprovechar sus abundantes caballos, está su cambio de marchas, efectivo en modo automático pero incómodo si se quiere utilizar como manual por lo difícil que resulta "acertar" con la marcha que queremos seleccionar, ya que no hay un escalonamiento bien marcado en el recorrido de la palanca.
p>El Porsche es mucho más funcional y efectivo, casi como una zapatilla deportiva de alta tecnología. No renuncia al lujo, pero lo que más llama la atención en su interior es que todo está enfocado hacia la deportividad, desde el cuadro de relojes hasta la forma de los pedales. El bronco e inconfundible sonido de su motor boxer es una música reconocible desde hace décadas en los 911 y toda una garantía de facilidad de conducción en cualquier circunstancia, desde que la electrónica llegó a la marca alemana. Su juventud también queda reflejada en los más modernos sistemas de seguridad, pues incluye arcos antivuelco desplegables y unos innovadores airbags de ventana, algo inédito hasta ahora en un cabrio y dos elementos con los que no cuenta el Jaguar.
p>Con cualquiera de los dos podemos ir muy rápidos -no hay más que ver las cifras de aceleración-, pero el Porsche se muestra más ágil en prestaciones puras y en zonas reviradas gracias a su menor peso y tamaño más recortado, mientras que el Jaguar resulta especialmente placentero en las carreteras más amplias, apoyado en unas suspensiones algo más suaves y con una mejor insonorización.