Jaguar C-X16: Biplaza híbrido con soluciones de futuro

a fondo Jaguar C-X16 1
David Ordás08 sep 2011
El Salón del Automóvil de Frankfurt ha sido el lugar elegido por Jaguar para dar a conocer su último Concept, el C-X16 que combina un motor V6 turbo de 380 CV con un eléctrico de 95 CV, para conseguir unas prestaciones de escándalo
Si hacemos caso a las palabras de Adrian Hallmark, director de Jaguar Cars, el C-X16 es la visión de un deportivo Jaguar del siglo XXI, que aúna las características propias de Jaguar, como son su diseño sensual, su agilidad felina y su rendimiento, con la sostenibilidad que tendrán los coches deportivos del futuro. De lo que no hay duda tras un simple vistazo al nuevo Concept de la marca inglesa, es que este biplaza consigue, al menos en el apartado estético, transmitir toda la esencia de los deportivos Jaguar, con una imagen moderna e intemporal que tiene muchos puntos en común con el Jaguar CX75 que ya nos sorprendía en el pasado Salón de París.
Desarrollar un vehículo híbrido plantea muchas posibilidades en el apartado técnico y en especial en el aspecto motriz, pero en Jaguar no estaban dispuestos a perder las señas de identidad que un auténtico deportivo de la marca del felino debe tener. Por eso el C-X16 mantiene la clásica fórmula de motor delantero y tracción trasera con una distribución de peso 50:50 que garantiza un comportamiento deportivo y equilibrado.
El sistema híbrido experimental se compone de dos motores, por un lado el de combustión interna, un innovador propulsor V6 turbo de 3 litros que produce 380 CV y 450 Nm, y por otro, el motor eléctrico de 70 kW (95CV) y 235 Nm. Sumadas ambas potencias, nos encontramos con que el C-X16 tiene un rendimiento máximo de 475 CV y 685 Nm, unas cifras contundentes que prometen unas prestaciones sobresalientes. Más aún si tenemos en cuenta que su carrocería esta construida enteramente en aluminio, y que el poderoso deportivo está dotado de la nueva caja de cambios de 8 marchas ZF con cambios Quickshift.
Pero lo realmente sorprendente es conseguir este rendimiento con unas cifras de emisiones de CO2 de solo 165g/km, que dejan claro que en el futuro los deportivos podrán ser tan ecológicos como los vehículos convencionales.
Innovador resulta el control que puede tener el conductor sobre el sistema híbrido, para el que se han incorporado al volante botones Push to Pass para intervenir en la activación de la propulsión híbrida. Con este sistema, inspirado en el sistema KERS de la Fórmula 1, el conductor puede elegir cuando suplementar la potencia del motor de combustión con el empuje extra del propulsor eléctrico.
Un sistema de recuperación de energía que se encarga de cargar la batería de litio de 1.6kWh, montada tras los asientos para contribuir a la correcta distribución de pesos. Gracias a ello el sistema híbrido permitirá, en condiciones de baja exigencia, circular con propulsión exclusivamente eléctrica a una velocidad máxima de 80 km/h.
El interior está a la altura de lo que podríamos esperar de un deportivo de Jaguar del siglo XXI, con materiales de primera calidad como el cuero, el tejido Alcantara, el aluminio anodinado y la fibra de carbono. El color elegido para el interior, un llamativo Rojo Bermellón, pone de manifiesto la intención de Jaguar de resaltar la deportividad en un cockpit que combina la disposición de los mandos de la cabina de un avión a reacción, con interruptores y elementos clásicos que nos recuerdan a los Jaguars históricos de carreras.

a fondo Jaguar C-X16 2

Una combinación increíble de tecnología y ADN deportivo que la marca del felino ha puesto sobre la carretera con este C-X16, en el que seguramente se inspirarán para sus próximos deportivos de producción.