Interior aclara que la multa por conducir bajo los efectos de drogas será de 1.000 euros:

Interior aclara que la multa por conducir bajo los efectos de drogas será de 1.000 euros 1
Agencia EFE03 ene 2014
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha aclarado hoy que la multa por conducir bajo los efectos de las drogas será de 1.000 euros.

Fernández Díaz ha querido disipar las dudas que sobre estas sanciones se han originado después de que la Comisión de Interior del Congreso decidiera suavizar las multas previstas en el proyecto para reformar la ley de tráfico y dejarlas en los actuales 500 euros frente a los 1.000 propuestos.

A través de una enmienda pactada entre PP y CiU, la comisión aprobó finalmente que solo se multara con 1.000 euros cuando la tasa de alcoholemia duplicara el máximo legal permitido o cuando el conductor fuera reincidente.

Como en el proyecto el consumo de drogas estaba equiparado al del alcohol, la comisión no entró a debatir cómo quedaban las sanciones por conducir drogado, aunque el ministro ha querido hoy subrayar que se multará con 1.000 euros, a no ser que en el trámite del Senado, al que ha llegado ya el proyecto de ley, se modifique.

Respecto a los cambios en los límites de velocidad, el titular de Interior ha insistido en que el máximo en autovías y autopistas seguirá siendo 120 kilómetros por hora y que el proyecto abrirá la posibilidad de que el posterior reglamento amplíe hasta 130 solo en determinados tramos y condiciones, todavía no decididos.

Lo que sí tiene claro Interior es que los límites máximos se reducirán en las vías secundarias, donde pasarán de 100 a 90 km/h en la mayoría de carreteras convencionales o de 90 a 80 km/h.

Para Fernández Díaz, el acuerdo con CiU para las multas por alcohol y para rebajar de 18 a 16 años la edad que fijaba el proyecto inicial como obligatoria para llevar el casco de la bici en ciudad, no supone que el Gobierno haya reculado porque ninguno de los dos cambios 'desnaturalizan' la iniciativa.

Sobre todo porque, tal y como ha asegurado, la voluntad del Ejecutivo ha sido siempre buscar el mayor consenso posible en una política de Estado como es la de la seguridad vial.