Infiniti Q50: Sustituto del G37

infinitiqportada_4539689425bf980769407a054.jpg
Raúl Toledano15 ene 2013
La berlina mediana de Infiniti Q50 será el primer modelo de la marca de lujo japonesa en adoptar la nueva nomenclatura comercial ‘Q’, sustituyendo al anterior G37 a partir de este mismo verano para posicionarse como un sedán deportivo de lujo a la altura de  los premium alemanes del segmento D
Presentado estos días en el Salón de Detroit, el nuevo Infiniti Q50 es el primer modelo resultante de la nueva estrategia comercial del fabricante de lujo del Grupo Nissan. Este cambio de rumbo en la denominación de la gama Infiniti se resume en que la letra ‘Q’ acompañará a las berlinas, coupés y cabrios, mientras que las siglas ‘QX’ corresponderán a los crossover, modelos todos ellos que paulatinamente se irán renovando en los próximos años. 
A partir de aquí, el nuevo Infiniti Q50 es una berlina considerada mediana, es decir, que competirá en el segmento D, pero que por dimensiones (4,78 metros de longitud, 1,82 m de anchura, 1,44 m de altura, con una batalla de 2,85 m) es claramente más grande que todos sus posibles rivales (europeos, Mercedes Clase C, Audi A4 y BMW Serie 3,  y japonés, Lexus IS) acercándose al tamaño del segmento E, berlinas de representación como A6 o Serie 5 que coquetean con los cinco metros de longitud.El nuevo Infiniti Q50 es notablmente más grande que sus potenciales rivales premium
El Infiniti Q50 es un modelo renovado en diferentes aspectos, por ejemplo en el diseño. Más acorde a los gustos del cliente europeo –de hecho, recuerda súbitamente al BMW Serie 3, sobre todo en su trasera-, el nuevo Q50 ofrece un aspecto exterior  más musculoso en buena medida gracias a una prominente rejilla delantera (al estilo Lexus IS) que alcanza a unos fluidos grupos ópticos encuadrados claramente dentro de unas aletas delanteras separadas por sendas nervaduras en los extremos del capó.
El lateral es continuista respecto al G37 que sustituye, siendo un sedán discreto y elegante, con ángulos poco marcados y una cintura ascendente hacia una zaga sobre la que desciende una línea de techo también suavizada y que concluye en un pequeño spoiler trasero sobre la tapa de maletero, justamente por encima del logo Infiniti y una moldura cromada que nuevamente alude a la marca japonesa y que sirve de nexo de unión con unos faros traseros en disposición horizontal y forma curvada. De serie, las llantas son de 17 pulgadas (opcionalmente de 19”) y los retrovisores exteriores incluyen intermitentes.

infinitiqapoyo_0adc576f9918b809de2c73a16.jpg

Precisamente en los retrovisores exteriores se incluye una de las novedades tecnológica del modelo: una pequeña cámara que es el cerebro para la alerta de cambio involuntario de carril y el asistente de mantenimiento de carril, esto es, que cuando el sistema detecta que nos salimos del carril delimitado o incluso perdemos la trayectoria natural de la marcha, actúa (o corrige) sobre la dirección para devolvernos a la trayectoria correcta.
El habitáculo del Q50, como en los actuales Infiniti, destaca por un salpicadero envolvente sobre las dos amplias plazas delanteras, que, como en la parte trasera, se benefician de unos materiales y terminaciones de alta calidad, con plásticos blandos y cuero dominando casi la totalidad del espacio interior. Además, en materia de equipamiento destaca la doble pantalla digital y táctil en el centro del salpicadero, la habitual en la zona más alta para funciones de navegación y una más novedosa justamente por debajo para la climatización, parámetros todos ellos ajustables y programables a través del sistema “i-key” con las preferencias de cuatro conductores distintos.

infinitiqapoyo_794425c7e9e0ac9c212cb7bc3.jpg

Es seguro que en Estados Unidos el nuevo Infiniti Q50 se venderá con dos tipos de motorizaciones: una de gasolina y otra híbrida. La primera será un bloque V6 de 3.7 litros (como el vigente G37) con 328 cv de potencia y 364 Nm de par motor máximo. Por su parte, la opción híbrida con baterías de iones de litio está basado en un bloque V6 3.5 litros y un motor eléctrico auxiliar que en conjunto desarrollan un máximo de 360 cv, como en el actual M35h. Estas mecánicas se podrían combinar con tracción trasera o híbrida, y siempre con en cambio automático-secuencial de siete relaciones, sin olvidarnos de diferentes ajustes dinámicos que varían la respuesta de la dirección, el motor y la transmisión.Gasolina o híbrido, el Infiniti Q50 siempre será con cambio automático y con la posibilidad de ser tracción trasera o integral