Infiniti M56: En primavera de 2010 con motor diésel

a fondo Infiniti M56 1
Enrique Marco17 ago 2009
La próxima primavera la gama europea de Infiniti contará con un nuevo modelo, el cual, por primera vez, ofrecerá una mecánica diésel.
La próxima primavera la gama europea de Infiniti contará con un nuevo modelo, el cual, por primera vez, ofrecerá una mecánica diésel. Así lo anunció la marca de lujo perteneciente a Nissan el pasado fin de semana en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach (California, USA). Y es que, cada vez va siendo una alternativa más frecuente eso de presentar los nuevos vehículos en concursos de elegancia o festivales del motor, en lugar de los clásicos salones del automóvil. El coche no es totalmente nuevo, ya que el anterior Infiniti M se vende en Estados Unidos desde hace unos años. Pero ahora, además de renovarse profundamente, la marca japonesa ha anunciado que lo comercializará también en Europa Occidental, mercado en el que contará con un diésel V6 de altas prestaciones: el M56. La otra mecánica disponible -M37- se espera que sea V6 de gasolina como la del G37, es decir, un 3,7 litros de 320 cv. Para otros países, en lugar del diésel se contará con un V8 gasolina de unos 400 cv.
En la actualidad la gama Infiniti cuenta en España con un deportivo en versión coupe y cabrio, dos vehículos 4x4 tipo SUV y una berlina; pero, como ahora acabamos de desvelar, en 2010 contará con una segunda berlina. Este nuevo Infiniti M (M37 y M56 en principio) se posicionará un escalón por encima del actual G37 berlina; es decir, al nivel de los clásicos Audi A6, BMW Serie 5, Mercedes Clase E o Jaguar XF, y con el Lexus GS como máximo rival directo.
Según el comunicado de la marca, el Infiniti M presenta un diseño inspirado en el reciente prototipo Essence, con un marcado carácter. Destacan las formas pronunciadas y musculosas, así como un interior de altísima calidad. Entre el equipamiento, todavía sin especificar, se adelanta que llevará el sistema de seguridad SCP (Side Collision Prevention), mediante el cual se advierte de otros vehículos durante las maniobras de cambio de carril, e incluso se mueve el propio coche hacia el centro del carril por el que circulaba originalmente.