Infiniti M30d: Con 238 cv y por 54.250

a fondo Infiniti M30d 1
Enrique Marco02 nov 2010
Infiniti, la marca de lujo del fabricante japonés Nissan, acaba de poner a la venta su primera berlina diésel, con un motor 3.0 V6 de 238 cv.
Infiniti, la marca de lujo del fabricante japonés Nissan, acaba de poner a la venta su primera berlina diésel. Si bien este verano se introdujeron los nuevos Infiniti M, inicialmente sólo estaba disponible con un único motor 3.7 V6 de 320 cv. Ahora se añade el diésel 3.0 V6 de 238 cv y, ya a mediados de 2011, llegará el híbrido con motor de gasolina de 306 cv y eléctrico de 68 cv. Denominado como Infiniti M30d, la berlina de lujo japonesa se diferencia así de su máximo rival, el Lexus GS, que sí dispone ya de versión híbrida pero no diésel. No obstante, sus rivales más notorios son el Jaguar XF 3.0D, o las motorizaciones equivalentes de los conocidos Audi A6, BMW Serie 5 o Mercedes Clase E.
Recordemos que el Infiniti M30d es una berlina de 4,94 metros de longitud con un maletero de 500 litros. La alta calidad de fabricación es una de sus principales características, por lo que su precio es similar al de la mayoría de sus rivales. No obstante ofrece unas amplias posibilidades de elección a la hora de equipamientos, ya que entre el básico (54.250 €) y el “S Premium” (66.450 €) cuenta con otros tres niveles; cinco en total.
Esta primera mecánica diésel de Infiniti la conocemos ya de los todoterrenos EX30d y FX30d, con idéntica cifra de potencia: 238 cv. El propulsor V6 de tres litros de cilindrada ofrece un par de 550 Nm que se transmite a las ruedas traseras a través de una caja de cambios automática de siete velocidades y posibilidad de uso manual/secuencial (mediante levas tras el volante). Ofrece unas buenas cifras de prestaciones y consumos (6,9 segundos de 0 a 100 km/h y 7,5 l/100 km de consumo medio), aunque resultan ligeramente peores que las de sus máximos rivales antes mencionados. Tampoco la cifra de CO2 está muy contenida, ya que se queda en 199 g/km. Entre otras cosas le penaliza su peso, pues declara 1.845 kilos en esta versión diésel.
Donde sí destaca este Infiniti M30d es en sus terminaciones y equipamientos. Además de ser más exclusivo que la mayoría de sus rivales tanto por novedoso como por poco visto, esta berlina incluye de serie desde la versión más básica elementos como los faros bi-xenón, la pantalla táctil de 8 pulgadas con cámara de visión trasera, el volante de cuero calefactable, el acceso sin llaves, etc. Sobre esto, el M30d GT (57.850 €) añade la tapicería de cuero con asientos calefactados y ventilados o los inserciones en madera. Más completo todavía es el M30d S (60.350 €), que lo mejora con una puesta a punto deportiva que monta llantas de 20 pulgadas y suspensión deportiva, asientos deportivos y el sistema de dirección activa a las cuatro ruedas 4WAS. Finalmente las dos versiones “Premium” (S y GT) estrenan nuevas tecnologías como un asistente de control de ángulo muerto e intervención, que no sólo avisa de la presencia de obstáculo en el ángulo muerto, sino que es capaz de frenar las ruedas de forma selectiva para volver a su carril.