III Rallye Hospederías

0
En varias ocasiones y en diversos lugares se pudo escuchar por parte del público la expresión ?qué espectáculo! cuando la caravana del III Rally Internacional Hospederías de Aragón para Clásicos Deportivos se acercaba. Tanto en las tres capitales de provincia en las que se montó el parque cerrado (Teruel, Zaragoza y Huesca), como en las cuatro Hospederías que se visitaron (Allepuz, Illueca, Rueda y San Juan de la Peña) o, sobre todo, en el circuito de Karting de Motorland (Alcañiz), el espectáculo que supuso ver en acción a estos magníficos representantes de la historia del automóvil fue asombroso. Sólo llevamos tres ediciones de este Rally Hospederías, pero es tal el grado de satisfacción de los participantes, organización, patrocinadores y público, que todo apunta a que el puente del 1 de mayo de 2010 este evento, con el decidido apoyo de Turismo Aragón, celebrará su cuarta edición.
Hay espectáculos que cuesta verlos, e incluso otros que cuesta sólo imaginarlos, porque lo cierto es que muy pocos aficionados al mundo del automóvil habrían soñado alguna vez con admirar un Bugatti Type 37 con 81 años de antigüedad derrapando en las curvas del circuito de Alcañiz, a un Hispano Suiza de 1922 con motor de 8.000 centímetros cúbicos arrancando todas las mañanas a la primera y realizando etapas de más de 200 kilómetros sin rechistar, o a un precioso Alfa Romeo 2300B Mille Miglia de 1938 con varios premios internacionales en su haber circulando majestuosamente por el centro de las tres ciudades visitadas. Son sólo tres de los ejemplos que cuesta imaginar, pero el espectáculo de ver 30 joyas como estas, todas ellas en grupo y atravesando Aragón, es como un gran sueño hecho realidad.
Esta tercera edición se estrenó con varios cambios respecto a las ediciones de 2007 y de 2008. En primer lugar la salida del día 30 de abril se realizaba desde Teruel, en la plaza del Torico, y no desde Zaragoza, como en los dos años pasados. Tampoco hubo ninguna ruta de relax, pues cada una de las tres etapas contaban con más de 200 kilómetros, que sumaron 728 kilómetros en total. Pero quizá el mayor cambio fue el de elevar la categoría del Rally a Internacional. Pilotos italianos, franceses, belgas y suizos se mezclaron en esta ocasión con los españoles, entre los que figuraban catalanes, madrileños, valencianos, vascos, andaluces, navarros, riojanos, asturianos y, por supuesto, aragoneses.
Conservando el concepto turístico inicial de este evento, en el III Rally Hospederías no hubo ninguna clasificación oficial, ya que no se trata de una prueba de competición, ni de regularidad, sino de una ruta que pretende mostrar al público una cuidada selección de los mejores coches clásicos deportivos del mundo, y a la vez dar a conocer la estupenda red de Hospederías de Aragón, unos establecimientos hoteleros que derrochan encanto e historia. Sí hubo diversas distinciones, como la que obtuvo el Ferrari 275 GTB4 de Pietro Navone como vehículo mejor restaurado, la del Pegaso Z-102 de José María Bregante como vehículo más exclusivo o la del Osca Maserati de Franco Adamoli como vehículo más racing.
Del resto de vehículos, no por ser más conocidos resultaron menos admirados. Por ejemplo, los cuatro Porsche 356 inscritos, en sus diferentes versiones, fueron muy elogiados por su belleza y estado de conservación; los Mercedes SL, con otras cuatro unidades, deslumbraron con su elegancia, sobre todo el 300 Roadster de 1957 restaurado a la perfección; o la gran cantidad de descapotables británicos de las marcas Aston Martin, Jaguar, MG o Triumph, que revivieron el concepto de ‘coche para disfrutar de la conducción’ de aquellos años.
En definitiva, un magnífico rally turístico que año a año va ganando puntos en todos los apartados. En el de los participantes, cada vez con mayor número de importantes coleccionistas y personalidades del mundo del automóvil clásico; en el de los vehículos, todos ellos muy buenos y con algunas verdaderas joyas cuyos precios de cotización son astronómicos; en el de la organización, con mayor número de efectivos y el imprescindible apoyo de la Guardia Civil de Tráfico; y en el de la ruta, con un buen número de kilómetros por acogedoras carreteras y paradas en lugares de gran encanto. Como en las dos ediciones pasadas, no se registraron incidentes ni accidentes, aunque sí diversas anécdotas y algunas averías, la mayoría de ellas subsanadas en tiempo récord por la valiosísima asistencia mecánica de la AACD. De hecho, sólo dos de los vehículos inscritos tuvieron que acabar la ruta en grúa.
Sólo nos cabe esperar que el Gobierno de Aragón, a través de su Departamento de Turismo, siga apostando por este Rally; así como que el club organizador (la Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos, con su presidente José Manuel Bernad a la cabeza) continúe con su buena labor organizativa. ¡Enhorabuena a la AACD, a Turismo Aragón y la fantástica red de Hospederías!
Distinciones:
Al más emblemático: Bugatti Type 37 de Joan Andrés BerenguerAl más racing: Osca Maserati de Franco AdamoliAl más bonito: Alfa Romeo 1750 GS de Juan Pablo LecocqAl mejor restaurado: Ferrari 275 GTB4 de Pietro NavoneAl mejor conservado: Mercedes 230 SL PagodaAl más espectacular: Hispano Suiza Boulogne de Francisco SoléAl más exclusivo: Pegaso Z-102 de José María BreganteAl más elegante: Alfa Romeo 2300B Mille Miglia de Alain LecocqA los tripulantes más simpáticos: Cipriano Villoslada y Montserrat Aizpun en su Mercedes 300 SL RoadsterAl la mejor trazada en circuito: Giovanni Spinna con su Maserati IndyPremios especiales:
Al Osca Barquette de Vives DidierAl Porsche 356B Carrera 2 Cabrio de Walter Ankli

Listado de participantes

LISTA DE PARTICIPANTES:
Francisco Solé (Marbella): Hispano Suiza Boulogne de 1922 Joan Andrés Berenguer (Barcelona): Bugatti Type 37 de 1928 Juan Pablo Lecocq (Bélgica): Alfa Romeo 1750 GS de 1930 José Ruiz Thiery (Madrid): Aston Martin Le Mans de 1933 Alain Lecocq (Bélgica): Alfa Romeo 2300 B Mille Miglia de 1938 Gregorio Elías (Logroño): Triumph Roadster 2000 de 1948 José Antonio Guiu (Zaragoza): MG TD de 1951 Pilar Urrutia (Zaragoza): MG TF de 1954 José María Bregante (Gerona): Pegaso Z-102 de 1955 Vives Didier (Francia): Osca Barquette de 1955 Miguel Ángel Artiach (Bilbao): Mercedes 190 SL de 1955 Moisés Morandeira (Zaragoza): Triumph TR3 de 1956 Franco Adamoli (Italia): Osca Maserati 750 S de 1957 Cipriano Villoslada (Navarra): Mercedes 300 SL Roadster de 1957 Antonio Castillo (Madrid): Jaguar XK 150 Cabriolet de 1958 Jacques Braneyre (Francia): Jaguar XK150 Cabriolet de 1958 Andrés Castro (Madrid): Jaguar XK150 Cabriolet de 1960 Jesús Bagués (Zaragoza): Mercedes 190 SL de 1960 Walter Ankli (Suiza): Porsche 356 Cabrio de 1962 Albert Castelló (Barcelona): Ferrari 250 GTO de 1963 Ramón Rafart (Barcelona): Mercedes 230 SL Pagoda de 1964 Gregorio Esteban (Teruel): Triumph TR4 de 1964 Manuel González (Madrid): Porsche 356 de 1964 Francisco Ferriol (Valencia): Porsche 356 de 1964 José Ramón Pardo (Gijón): Porsche 356 Cabrio de 1964 José Manuel Bernad (Zaragoza): Jaguar E-Type 4.2 Cabrio de 1966 Francisco Palau (Barcelona): Ferrari 330 GT de 1967 Pietro Navone (Italia): Ferrari 275 GTB4 de 1969 Giovani Spina (Italia): Maserati Indy de 1970 Roberto Mateu (Valencia): Alfa Romeo Montreal de 1971

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.