II Rally Hospederias de Aragón: Un evento en alza

Enrique Marco06 may 2008
En sólo dos años el Rally Hospederías de Aragón ha logrado convertirse en una de las concentraciones automovilísticas más prestigiosas de nuestro país, con una excelente selección de coches clásicos.
Un evento en alza
En sólo dos años el Rally Hospederías de Aragón ha logrado convertirse en una de las concentraciones automovilísticas más prestigiosas de nuestro país, pues si en la primera edición sorprendió a todos por la buena nota alcanzada, en esta segunda ocasión todos los parámetros por los que se puede valorar un evento de estas características han ido al alza: mayor calidad de los vehículos seleccionados, una organización todavía más trabajada –a cargo, una vez más, de la Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos- y unos lugares visitados de enorme belleza. Gracias al patrocinio principal de Turismo Aragón y la Red de Hospederías –entidades a las que este año se ha sumado como empresa colaboradora Filtros Man- este evento turístico de carácter no competitivo ha brillado en el puente de mayo (del 30 de abril al 4 de mayo) con todo su esplendor.

a fondo II Rally Hospederias de Aragón 1

Dos grandes cambios se han vivido respecto a la primera edición. El primero de ellos ha sido ajeno a la organización, aunque ha ayudado mucho, y es que del borrascoso tiempo del año pasado hemos evolucionado en este II Rally hacia una climatología de lo más favorable. El segundo cambio importante ha sido la selección de hospederías, pues mientras la zaragozana del Monasterio de Rueda se repetía en ambas ediciones, el resto variaban para trasladarse este año a la provincia de Huesca, concretamente a Roda de Isábena y a San Juan de la Peña. Otro de los puntos repetidos fue el de la salida y parque cerrado (la céntrica plaza zaragozana de Santa Engracia), el de la exhibición en circuito (La Ciudad del Motor de Alcañiz) y el de vehículos admitidos (limitado a 30 participantes).
Pero vayamos a lo realmente impactante: la extraordinaria selección de automóviles. Nada menos que 8 piezas de museo de la primera mitad del siglo XX –Bentley 4.5 Le Mans (1927), Bugatti Type 40 Gran Sport (1928), Alfa Romeo Monza (1930), Chrysler Baguette (1930), Aston Martin Le Mans (1933), Jaguar SS100 (1937), Lagonda Rapide (1937) y Alfa Romeo 6C 2500 SS Flecha de Oro (1948)- junto a otros grandes deportivos algo más modernos pero igualmente espectaculares –Porsche 356, Aston Martin DB6, Mercedes 300 SL Alas de Gaviota, Ferrari 330 GT o Lamborghini 350 GT entre otros- consiguieron levantar miles de miradas tanto en el centro de Zaragoza como por las localidades por las que transcurrió el Rally.
Fueron 492 los kilómetros recorridos, una distancia significativamente menor que la del año pasado, lo que unido al buen tiempo reinante durante los 4 días, propició que el número de averías fuese en este segundo año muy inferior al del pasado. Otra de las ventajas de la citada reducción de la ruta fue que los participantes pudieron conocer y disfrutar con mayor tiempo los encantadores lugares por los que transcurrió el Rally, de modo que se pudieron realizar visitas culturales a los monasterios de Rueda y San Juan de la Peña, a la catedral de Roda de Isábena o a alguna de las localidades que se atravesaron.
El punto álgido del II Rally Hospederías de Aragón fue el día en el que se debía transcurrir por las reviradas carreteras del pirineo oscense. Atravesando pueblos como Campo, Ainsa, Boltaña, Broto, Bisecas –en los cuales la vistosa caravana despertó la admiración de los numerosos turistas que ahí se hallaban- se llegó finalmente a la localidad más conocida de esta zona: Jaca. Pocos transeúntes habían visto circular en alguna ocasión bólidos tan antiguos y “racing” como los Alfa Romeo Monza y Chrysler Baguette de los alicantinos Pastor y Aliaga o el Aston Martin Le Mans de José Ruiz-Thiery, tan valorados como los Bugatti Type 40 Gran Sport y Bentley 4.5 Le Mans de los catalanes Berenguer y Bascones, o tan elegantes como los Jaguar SS100 y Lagonda Rapide de Bascones Gleave y Montero. Aunque para espectacular, el Alfa Romeo 6C 2500 SS Flecha de Oro del italiano Pietro Navone, con el cual ha ganado alguno de los concursos de elegancia más famosos del mundo.
En la cena de gala que despedía el Rally el ambiente de satisfacción y de optimismo de cara a futuras ediciones reinaba en el restaurante de la Hospedería de San Juan de la Peña. En ese momento se entregaron los diversos premios y recuerdos que la organización tenía preparados. José Manuel Bernad, presidente de la AACD e impulsor de esta prueba, despedía el Rally agradeciendo la colaboración de políticos, autoridades y personalidades que han apoyado este proyecto; además de felicitar al completo equipo de asistencia y organización y, como no, a los agentes de la Guardia Civil que en todo momento velaron por la seguridad de esta querida caravana automovilística.
Distinciones:
Al más emblemático: Bentley 4.5 Le Mans de José Bascones
Al más “racing”: Aston Martin Le Mans de José Ruiz-Thiery
Al más bonito: Jaguar SS100 de Gerardo Bascones
Al mejor restaurado: Alfa Romeo Flecha de Oro de Pietro Navone
Al mejor conservado: Ferrari 330 GT de Francisco Palau
Al más espectacular: Mercedes 300 SL Alas de Gaviota de Cipriano Villoslada
Al más elegante: Lagonda Rapide de Ramón Montero
A los tripulantes más simpáticos: Alfredo Vázquez y Angeles Anglada en su Aston Martin DB6