IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil:

Diego Zotes26 jul 2000
Inicio
Los Gallitos de Gasóil
El Peugeot 206 HDI ha venido a disputar al Seat Ibiza su liderazgo "tdi", al menos a la versión de 90 CV, con la que se iguala, uniendo ambos un nivel de prestaciones, funcionalidad y economía por encima de la media de su categoría, como también lo están por precio, superando ambos con creces los dos millones de pesetas. Dentro de la fiebre compradora que registra el mercado por los turbodiesel de inyección directa -explicable en términos de prestaciones y economía de consumo, aunque no tanto por precio de adquisición-, los polivalentes de menos de 4 metros no se mantienen ajenos a ella, máxime cuando la oferta ha aumentado con nuevos rivales (Fiat Punto JTD, Renault Clio dTi, Peugeot 206 HDI, etc), que han puesto fin al reinado en solitario de las dos versiones TDi del Seat Ibiza, la brillante de 90 CV y la deportiva de 110 CV. Y de éstos, es el 206 HDI el que disputa, por potencia y par, el liderazgo de su clase al Ibiza TDi de 90 CV.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 1

Diseño
Nuevos y distintos
Tras su nuevo "look", el Ibiza ha ganado en aspecto y presencia, aunque no en habitabilidad. El prestigio TDi sigue siendo un poderoso argumento comercial, pese a que ahora su precio no resulta tan competitivo como antes; el nivel ensayado Sport se va a los 2,5 millones de pesetas, prácticamente el mismo del TDi 110 CV en nivel Signo, y no se puede decir que lo justifique su equipamiento, con el ABS y el aire acondicionado opcionales. En carrocería 3 puertas (también la hay en 5, en el mismo nivel o en el inferior Stella, por casi 300.000 pesetas menos) ofrece una aceptable polivalencia, con un buen maletero y una buena cota posterior de anchura para tres plazas ocasionales.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 2

Por su parte, el 206 Peugeot juega la carta de la audacia; 5 cm más corto que el Ibiza (3,83 m frente a 3,88) y con su misma batalla (2,44 m), su diseño es mucho más afilado, pareciendo más pequeño de lo que realmente es (es 1 cm más ancho y alto que el Ibiza). Su imagen es mucho más curvilínea con el frontal en forma de escualo, entre los faros rasgados y la gran toma de aire en el paragolpes. Como el Ibiza lleva molduras protectoras en ellos -y también en los laterales, de las que carece el Ibiza- y los faros se prolongan por las aletas, lo mismo que los grupos ópticos posteriores, en un puro alarde de diseño.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 3

Habitabilidad
Habitabilidad; mejor el Seat
Pero es en el interior donde los alardes de diseño pasan mayor factura. Si el 206 es más resultón por fuera que el Ibiza, por dentro éste le supera sensiblemente en habitabilidad. Delante los dos son amplios, pero detrás, el 206 se queda apenas en 1,24 m de ancho real útil (1,26 a nivel de banqueta) mientras que el Ibiza suma 1,32, ocho cm decisivos para que la 3ª plaza ocasional no quede tan forzada.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 4

Y si hablamos del maletero, aunque la capacidad oficial va pareja (245 litros el Peugeot por 250 el Seat) la realidad es que los 245 litros del 206 (unos 255 reales) quedan lejos de los 290 reales del Ibiza.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 5

Sin embargo hay un punto en el que el 206 se quita la espina frente al Ibiza; la posición del conductor. No es que sus asientos sean modélicos (pecan de cortos de banqueta), pero es que los del Ibiza son mucho peores. Sin apoyo lumbar, la forma inferior del respaldo fuerza a una posición "flotante" de la parte baja de la espalda, y como son bastante duros, ésta no llega a apoyar del todo. El resultado es un notable cansancio de espalda en viajes largos y un continuo ajustar y desajustar el respaldo, sin conseguir nada. Estaba mejor resuelto el respaldo delantero en el anterior Ibiza, lo que demuestra como se puede estropear algo bien hecho por el simple afán de cambiar por cambiar.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 6

En cuanto al salpicadero, el tacto de los plásticos del 206 no es precisamente su fuerte (aquí le supera el Ibiza), pero su distribución de capilla y consola central es más acertada, hay más huecos portaobjetos y la guantera es mucho mayor. Y eso que la unidad probada (XS) no lleva el portaobjetos oculto bajo el asiento del acompañante
El Ibiza, aunque ahora lleve guantera a pesar del airbag de acompañante, está peor aprovechado, y eso que cuenta con buenos detalles (hueco a la izquierda del conductor, ahora sin tapa, bolsas en lateral de los asientos, etc). A cambio, presenta una gran pantalla multifunción, bastante desaprovechada mientras no se monte el equipo de navegación.
Motores
Máxima Brillantez, pero ventaja HDI
Si desde su aparición el Ibiza TDi de 90 CV ha sido el líder diesel de su categoría, esta segunda generación ha sufrido algunas modificaciones antipolución (sus especificaciones son algo distintas, con la potencia máxima a sólo 3.750 rpm, frente a 4.000 antes, aunque Seat siga sin reflejarlo oficialmente), que han suavizado un poco sus reacciones. Si añadimos el ligero -pero perceptible- aumento de peso, se explica la leve disminución de sus brillantes cronos, que lo siguen siendo, pero ya no tan contundentes como antes.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 7

Por su parte el 206 HDI toma el motor de 1.997 cc HDI de PSA, pero aquí sin "intercooler" (el radiador del aire de admisión), como en los Citroën Xsara y Peugeot 306. Pérdida traducida en 20 CV menos, pero su par máximo (21,4 mkg a 2.000 rpm) iguala el del Ibiza TDi, que sí lleva "intercooler", compensando así los 101 cc de menos. Lo que no puede compensar el Seat es la ventaja principal del 206 HDI, que es su inyección por "common rail" en vez de bomba rotativa, que le permite mayor suavidad de giro y silencio, y al tiempo, más capacidad para subir de vueltas, "quid" esencial de la superioridad de este motor sobre el del Seat.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 8

Prestaciones y Consumo
Prestaciones y consumos: gana el 206
Los dos anuncian 180 km/h de velocidad punta, que el Ibiza logra sin dificultad (181 en la unidad probada), aunque su aceleración (su peso en vacío es ya de 1.100 kg) ya no es tan brillante, aproximándose más a las cifras oficiales, que antes rebajaba ampliamente (los 34,3 segundos en el km desde parado son ahora casi reales -34 justos- cuando antes rozaba los 33). Su consumo sigue siendo muy bajo, y aunque en ciudad ya se acerca a los 7 litros cada 100 km, en carretera a buen ritmo no pasa de 6, bajando de 5,5 en conducción turística. Frente a él, el Peugeot 206 HDI, con 50 kg menos y mejor aerodinámica, junto a unos desarrollos más cortos (con una 5ª de 43,9 km/h por 1.000 rpm frente a los más de 47 del Ibiza), impone su supremacía, aunque sin distanciarse mucho.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 9

Con unos desarrollos finales algo más cortos en las tres marchas superiores, y bastante más en 1ª y 2ª, sus aceleraciones y recuperaciones son excelentes, aventajando en 5 km/h al Ibiza en velocidad punta y acelerando de 0 a 100 km/h en menos de 12 segundos (11,5) y 33,3 en el km desde parado (más o menos como el primer Ibiza TDi de 90 CV). Y aunque en carretera no se despega fácilmente de él a cruceros de 130/140 km/h, si subimos a 150 km/h, vemos que al 206 aún le sobra "fuelle" para subir deprisa al filo de los 160/170, mientras que el Seat empieza a acusar cierto cansancio, manifiesto a partir de los 170 km/h de contador (unas 3.800 rpm en 5ª). Con su inyección rotativa, el motor del Ibiza se "clava" a 4.000 rpm, incapaz de superar las 4.100/4.200 rpm, mientras que el HDI sube hasta 4.500 rpm, en que surge el corte de inyección. Sin ser tan acusada la diferencia como la que hay entre el 1.9 TDi de 110 CV y éste, el HDI marca su superioridad motriz desde 3.000 a 4.500 rpm, mientras que de 1.500 a 3.000 rpm) las diferencias se anulan, incluso con cierta ventaja del Ibiza TDi, neutralizada por el desarrollo más corto del 206 HDI.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 10

Respecto a consumos, nos ha sorprendido muy gratamente el Peugeot, que ha logrado rebajar los del Ibiza, algo sorprendente para los que conocen bien la frugalidad de los motores TDi del grupo VAG. Pese a su menor desarrollo, el 206 HDI no ha pasado de 6,5 litros/100 km en circuito urbano, igualando la cifra de conducción rápida. Pero es que a un crucero de paseo en autovía (90/100 km/h) ha bajado de 4,5, y en el normal (120/130 km/h, media de 118) se ha quedado en 5,3, subiendo algo más de un litro en conducción rápida (media de 146 km/h) con un máximo de 7 casi a tope. Si aumentamos el ritmo, las diferencias entre ambos se reducen, pero en uso normal, incluso rápido, el 206 HDI siempre gasta algo menos. Y aunque los dos son auténticos "mecheros", hacía tiempo que ningún motor de la competencia "mojaba la oreja" en este aspecto a los 1.9 TDi del grupo VAG
Comportamiento
Comportamiento; bien el Ibiza, mejor el 206
Tales prestaciones se prestan a una conducción deportiva, que el buen bastidor del Ibiza admite sin problemas, con una amortiguación más bien dura en este nivel Sport y una estabilizadora delantera de 20 mm. El Ibiza TDi Sport calza de serie llantas de aleación de 6 x 15 pulgadas, con neumáticos 185/55VR15, de excelente respuesta en seco, a cambio de perder progresividad en mojado. Con discos de freno ventilados delanteros de 257 mm y tambores traseros, frena bastante bien, con un eficaz ABS (opcional) muy bien tarado. La dirección es un poco dura, ideal en carretera, aunque ya un poquito pesada en maniobra, girando poco para su tamaño. El cambio ha mejorado en precisión, pero aún es algo lento y de recorridos largos, sobre todo frente al más preciso del 206 HDI.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 11

Con un excelente comportamiento general, el Seat se ve sin embargo superado dinámicamente por el Peugeot, menos subvirador (se va menos de delante) y de reacciones más dulces sobre mal piso, donde sus neumáticos de 175/65 HR 14 en llantas -también de aleación- de 5,5 x 14 botan menos. Aunque el comportamiento es muy noble en ambos, el Ibiza es algo más "cabezón", aunque los nuevos reglajes de suspensión permiten ahora mayor rapidez en los cambios de apoyo y algo más de progresividad al límite. Pero el 206 HDI, con estabilizadoras de igual diámetro (19 mm) en ambos ejes (detrás el Ibiza la lleva de 18 mm) es más ágil, y eso pese a una dirección un poco más lenta y llevar menos goma y llanta.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 12

Agilidad que quizá no todos sepan apreciar, sobre todo en lo relativo al tren trasero, ciertamente muy sujeto en los dos, pero que al límite puede llegar a ser en el 206 un pelín sobrevirador (o sea que deslice en curva más que el delantero). Aquí el Ibiza resulta más fácil de conducir para el conductor normal, ya que su eje trasero se muestra menos vivo y receptivo a los cambios de gas. Con neumáticos Goodyear NCT3 Touring, menos adherentes pero más progresivos (sobre todo en agua) que los Michelin Pilot del Ibiza, el 206 HDI puede llegar a tener un moderado carácter sobrevirador, positivo siempre que se contenga lo justo, pues dado lo mucho que anda este 206, si nos excedemos podemos llegar a tener que contravolantear, algo que no es del agrado de todos los conductores. Pero aprovechándolo bien, la salida en curva lenta puede ser mucho más rápida que con el Ibiza.
En cuanto a frenos, y pese a que su tacto inicial no es tan franco como el del Ibiza, los discos ventilados delanteros de 266 mm del 206 aguantan mejor el trato duro que los del Seat, que frena mejor en frío que en caliente, al revés que el Peugeot.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 13

Equipamiento
Equipamiento; bien, con pequeñas reservas
Con el nuevo "look" el Ibiza ha mejorado también en calidad y en su equipamiento, con unos mandos más ergonómicos de alzacristales eléctricos (en las puertas, y no junto al freno de mano, como el 206). Hay buenos detalles en los dos (doble airbag, espejos exteriores eléctricos y calefactados, llantas de aleación, faros antiniebla, cierre centralizado con telemando, etc) y otros menos (en el Ibiza, la desaparición de la miniguantera con tapa del lado del conductor, guantera principal ahora sin cerradura, espejo exterior derecho de menor tamaño que el del conductor, etc). Pero lleva ordenador de a bordo (el 206 HDI no) y airbags laterales (opcionales en el Peugeot), siendo opcional en los dos el ABS (aunque a un precio abordable, 85.000 pesetas en el Seat y 75.000 en el Peugeot) y el aire acondicionado (con climatizador automático en los dos). El radiocassette es de serie en ambos, pero el del 206 lleva mandos al volante (el del Ibiza no) y el Seat ofrece además de serie la alarma antirrobo, y en este nivel Sport, dos relojes adicionales (voltímetro y termómetro de aceite) aunque en una atípica posición inferior.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 14

Por precio, con 2.460.000 pesetas para el Ibiza TDi 90 CV (que con ABS se pone en 2.545.000) y 2.228.000 para el 206 HDi (2,3 millones con ABS), los dos empiezan a pasarse de tarifa, aunque el Peugeot está algo más ajustado para lo que ofrece. Porque con aire acondicionado el 206 se queda al filo de los dos millones y medio, pero el Seat pasa ya de 2,7, un precio francamente alto no sólo frente a los nuevos polivalentes de similar motorización, sino incluso frente a compactos de la categoría superior como el Ford Focus, Renault Mégane o su propio hermano el Seat León.

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 15

Características Técnicas
Características Técnicas

a fondo :: IBIZA TDI VS. 206 HDI : Los gallitos del gasóil 16