I Rally de Hospederías: Éxito en su primer año

a fondo I Rally de Hospederías 1
Enrique Marco04 may 2007
La primera edición del Rally Hospederías de Aragón, que recorrió la red de hospederías de Zaragoza y Teruel, dejó un estupendo sabor de boca general y podría convertirse en breve en una referencia en España.
El pasado día 1 de mayo, en el Monasterio de Rueda (Zaragoza), finalizó la primera edición del Rally Hospederías de Aragón, evento turístico que recorrió la red de Hospederías de Zaragoza y Teruel, y que logró dejar un estupendo sabor de boca a todos los participantes, al público, a la organización y a los patrocinadores. Ya en la cena de gala del lunes día 30, en la hospedería situada en Sástago, el viceconsejero de Turismo del Gobierno de Aragón, Javier Callizo, manifestó su intención de seguir apostando decididamente por futuras ediciones de este rally. De modo que, con el empeño de la entidad organizadora, la Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos, y el apoyo de Turismo Aragón, esta prueba podría colocarse en poco tiempo como una de las más prestigiosas de cuantas se celebran en España.
Desde la tarde-noche del viernes 27, numeroso público se citó en la céntrica plaza Santa Engracia para contemplar los 30 vehículos inscritos en el I Rally para Clásicos Deportivos Hospederías de Aragón. Automóviles de enorme valor histórico y económico que databan de los años 30, espectaculares deportivos Ferrari de los 70, elegantes roadsters británicos de los años 60 o musculosos ejemplares americanos como el Corvette o el Cobra hicieron las delicias de los curiosos y amantes al automovilismo que acudieron al lugar del Parque Cerrado. Tras ello, a la mañana siguiente, salieron todos los participantes en dirección a Alcañiz, para visitar la Ciudad del Motor de Aragón y, posteriormente, trasladarse al Parador Nacional de la ciudad bajoaragonesa.
Aunque según los gustos de cada uno las miradas de cada aficionado se pudiesen dirigir a cualquiera de los 30 vehículos, hubo dos que destacaron por encima de todos: el Bugatti Tipo 40 Gran Sport del año 1928 conducido por Joan Andrés Berenguer, y el Aston Martin Le Mans del 33 de José Ruiz Thiery; ambos magníficos ejemplares de cortas series y prácticamente únicos en España.
Ya en el estupendo circuito de Karting de Alcañiz, y bajo una fuerte lluvia, los diversos Ferrari de las Series 308/328 deleitaron a los espectadores con su conducción deportiva y delicada debido a lo resbaladizo del firme, aunque no menos que el Corvette C3 del oscense Sergio Castellar o el Lotus Elan S2 del barcelonés Joaquín Cumellas. Tras la comida en el parador, desde Alcañiz a la primera de las hospederías en visitar, la de La Iglesuela del Cid, se recorrió el tramo más duro del rally, ya que los 125 kilómetros transcurrieron por sinuosas carreteras que, combinadas con la incesante lluvia, provocó que se echara la noche encima y que alguna de las mecánicas dijera basta y tuviera que ser socorrida por la asistencia.
A la mañana siguiente la climatología mejoró un poco, y permitió disfrutar a los participantes de la enorme belleza del maestrazgo turolense. Tras 216 kilómetros de etapa, cambiamos de provincia para llegar a Calatayud, con comida en la hospedería Mesón de la Dolores, y posterior cena y alojamiento en la hospedería del Castillo del Papa Luna, en Illueca. En Calatayud, algunos de los deportivos más potentes y exclusivos fueron detenidamente admirados, como el Aston Martin DB6 del 68 de Alfredo Vázquez o el Ferrari 365 GTC del 69 de José Bascones.
En la última de las etapas, la del lunes día 30, se comenzó con mejor tiempo, pero un chaparrón con granizo incluido no perdonó a los participantes. En esos momentos, sólo nos caben palabras de admiración, hacia pilotos como José Ruiz Thiery, quien con su Aston Martin de 75 años de antiguedad (un modelo sin capota) soportó estoicamente la inclemencias climatológicas y llegó siempre a punto al final de cada etapa, demostrando grandes de dotes de conducción y cuidadosa puesta a punto de su bólido. No tuvo la misma suerte en esta etapa entre Illueca y Sástago con parada en el pueblo de Goya, Fuendetodos- otro de los equipos más entrañables del rally, el de César Oliver y Susi Navarro, cuyo Talbot Lago T15 de 1938 rompía su motor y les obligaba a llegar a meta en taxi.
Tras la cena de gala en la extraordinaria hospedería del Monasterio de Rueda, con la entrega de recuerdos a todos los participantes y premios a los vehículos mejor restaurados, más elegantes, más bonitos, etc, al día siguiente, una vez desayunados, se produjeron las emotivas despedidas entre participantes y organizadores. Fueron 700 kilómetros de aventuras, en las que no se produjo ningún incidente, aunque sí numerosas averías y anécdotas. Una vez terminado el rally, el deseo común de todo el que de alguna forma participó en el evento era el mismo: esperar que en 2008 se pueda organizar una segunda edición. La meta parece muy posible, ya que muchos detalles contribuyeron a dar un alto prestigio al evento, como lo fue el entusiasmo y presencia de altos cargos del Gobierno de Aragón, la inestimable y continuada colaboración de la Guardia Civil de Tráfico, la buena nota lograda por la organización, y, como no, el encanto de los lugares recorridos y el tremendo atractivo de los vehículos inscritos.
Distinciones:
--Al más racing: José Ruiz Thiery (Aston Martin Le Mans)
--Al más emblemático: Joan Andrés Berenguer (Bugatti Tipo 40 Gran Sport)
--Al más elegante: César Oliver (Talbot Lago T15)
--Al mejor conservado: Cesar García Cano y Fausto Saavedra (Ferrari 412)
--Al mejor restaurado: Jaime Banús (Austin Healey Mk-3)
--Al más bonito: Antonio Castillo Olivares (Jaguar XK 150)
--Al más espectacular: Alfredo Vázquez (Aston Martin DB6)
--A la piloto femenina: María Mercedes García (Morgan Plus 4 1600)
--A los tripulantes más simpáticos: José Bascones y Patricia Gleave (Ferrari 365 GTC)
--Al mejor trazando en circuito: Javier Grau (Ferrari 308 GTB QV)